Somos un Movimiento Internacional dentro de la Iglesia Católica, en la búsqueda de Justicia e igualdad para mujeres y hombres en la inclusividad según la propuesta de Jesús de Nazaret

Este es el barrio, donde viven las dos nuevas diaconas, Barrio Solferino, Manizales-Caldas.

Recogen el agua llovida. Las escaleras, son un “poco” peligrosas, para subir al segundo piso.

Libre y voluntariamente, Maria del Carmen López, y Maria Bernarda Salazar (chilena) piden ser admitidas en el Movimiento ARCWP-Suramerica. Miran el documental: Humo rosa sobre el Vaticano. Leen y firman la Constitución. Aceptan ser ordenadas al ministerio del Diaconado en el Rito Católico Romano.
Maria del Carmen López,en la lectura del Evangelio. Compartiendo la Homilia,
MC firmando la Constitución.

La ceremonia se ha realizado, de manera sencilla, en privado, debido al ambiente, que se vive en esta región.

*Presbitera católica romana.

Anuncios

Manizales, abril 18 del 2019.

 

SE DERRIBAN LAS ESTRUCTURAS Y SUS JERARQUIAS:

“Mateo 25: 50-51”, en ese momento, la parte del templo se rasgó en dos, de arriba abajo, y la tierra tembló y las rocas se partieron “.

Orando, leyendo y reflexionando con los ojos de la mujer, vamos a ir al rescate de la historia e iremos tejiendo la historia oculta, que se encuentra en la igualdad y la semejanza de las hijas e hijos de Dios (Génesis 1:27), en equidad y justicia.

Llama la atención, el momento de la muerte de Jesús, el lugar del templo fue rasgado en dos. Muchas restricciones han sido para entrar en el Templo de Jerusalén, muchas divisiones y separación total, Santuario del Santuario, que no ha sido posible sino en el Sumo Sacerdote una vez al año. Sacerdote de Cristo es el Único Sumo, que con su sacrificio y la muerte, el velo de la marginación de arriba abajo, abriendo el paso para que entremos todos el cuidado, el Santuario, mujeres, hombres, ancianos y niños de todos los tiempos , de todas las culturas, de todas las etnias, de igual manera de manifestar de los cielos, no de una cuestión de unos pocos, sino que se trata de una experiencia universal y global. del proyecto de amor de Jesús.

”(Lc 1,52), con esto, el evangelio se traduce en la experiencia de la unidad que permite dejar de lado el tema Temas relacionados con las relaciones humanas con el poder, el tener y el placer y adentrarse en la experiencia de la humildad y la libertad, lo que significa dejar a un lado los prejuicios y descubrir el futuro de Jesús es un servidor / al estilo de las primeras cristianas el bien de aquellos que han sido entregados como hermanos y hermanas.

Por esta razón, cuando se piensa en el testimonio de Jesús, en el largo de su vida, en la actualidad, en la práctica, en la experiencia, se puede decir, raya, con el perfil, y en el sentido humano. ¿Qué es un mensaje de esperanza y de amor? ¿Cuál es el problema? como yo los he amado. De ahí que algunos momentos de su vida, como la parábola del samaritano, rompan fronteras y muros, antihumanas. Si bien es cierto, algunas de sus actitudes son mucho más allá de las normas que corrompen el encuentro del amor que Él nos enseñó, por ejemplo: Curó en día sábado, comió con publicanos y pecadores, hablo con mujeres en la calle. Sació el hambre a más de 5.000, sin contar las mujeres y los niños. Instrumento, capacitó y educó, Sermón de la montaña.Dejo instrucciones de cómo relacionarnos con Dios-Padre-Madre (El Padre Nuestro). No se guardó antes de la corrupción y los abusos del clero, (“colocan cargas pesadas …” (Mateo 23: 4) y se eliminaron las mesas de negocio en el Templo.

Jesús, nunca se proclamó sacerdote, ni obispo, ni diacono, fue un hombre más, un creyente que, con la autoridad y el sentido de la equidad y la justicia, el suministro de la humanidad de las esclavitudes que impiden obtener la felicidad. Para él, el poder radicaba en la capacidad de amar y de servir, por esta razón, la tarea de quienes han sido llamados a su servicio no es la de otorgar títulos, sino también la vida con la comunidad.

Algunos ejemplos de la vida de Jesús.

La Última Cena, como Santa Misa, Sagrada Eucaristía, Santa Cena, fue una comida judía, que resalta la condición humana; partiendo y compartió el pan (comida) y dio vino, partiendo con sus familiares, amigos, amigos, diciendo en el presente: “este es mi cuerpo” = este es Yo, esta es mi Persona, refiriéndose al pan. Presentando el vino dijo: “Esta es mi Sangre es mi vida, Nueva Alianza de compromiso y servicio liberador para todos ustedes”.

Dios, se hizo humano, en Jesús. En cada Eucaristía entrega su humanidad. Él había dejado lo que “sagrado”, lo “divino” en el cielo, se abajó, para enseñarnos un ser humano, sencillos, libres, justos. Eso fue, sigue y sigue siendo el Verbo Encarnado. En su Testamento nos dejó esta recomendación: “Hagan esto en Memoria mía, hasta que Yo regrese”.

Es imposible pensar que Dios cometió un error, o se contradiga. No se hizo, si su mensaje hubiera sido la exclusión, la marginación, el desprecio, el mal resultado, el resultado, el abajarse al ser humano, para “divinizar” a unos y otros / as no.

No es un error interpretar el signo del rasgado de arriba a abajo del templo del Templo, como el mensaje de Jesús nos deja al entregar su Espíritu a Dios Padre-Madre. Se rompen las estructuras, el poder religioso, se derriban las leyes, se derrumban las jerarquías quedando solo el aire fresco del Espíritu, purificando los ambientes del cielo y la tierra, sin que nadie lo ataje ni lo impida, ni la propiedad que Lo comió: “sopla donde quiere y como quiere” (Juan 3: 8).

El siglo II dC es su historia lógicamente escrito por los hombres, detectamos a una medida que el grupo de los cristianos fue creíble en la necesidad de jerarquizar a los líderes. Pero, ninguno de los evangelios ha dejado como referencia el tipo de controles y la jerarquización de los líderes tal como hoy conocemos. Si bien es cierto, Pablo habla de obispos, presbíteros y diáconos, concibe como personas que se basan en los dones y los carismas.

Por esta razón se tiene que reconocer que los seguidores de Cristo, no tiene como punto de unión un Templo, una Sinagoga, una Parroquia, un salón, o los ministerios jerarquizados; el Padre de Rvdo, la Madre de Rvda, el Señor Obispo, SE … la unidad que siempre se ha buscado: la Palabra y el Amor, a través de la construcción de la Comunidad, y esto es en la casa, así nos Los primeros cristianos en Hechos de los Apóstoles, no una sino varias veces. Por eso, la experiencia de nuestro Movimiento, es Casa-Iglesia.La experiencia no es fácil, es difícil, porque es más fácil, construir templos, salones, acompañar a “rezar” lo rezado, sin prepararnos, reflexionar la palabra, visitar las familias, invitar a la casa, a tomar un agua de panela, para hablar de Jesús, Aquel que fue “Resucitado, Aquel a quien Felipe le dijo: ” Muéstranos el Padre, y con eso está bastará “. Y Jesús le responde:” ¿Tanto tiempo con ustedes como todavía no lo he visto? Esa respuesta es clave para saber qué se está refiriendo.

Muchas veces nos hemos dicho que no tenemos vocaciones, que la Iglesia se está derrumbando, que vemos los conventos se están acabando. Jesús se escapó de esos espacios tan “sagrados”, ahora, y por las calles, como un inmigrante, un sudoroso, un vestuario, un rasgo y un sucio, un hambre, un enfermo, un lugar donde vivir, un desplazamiento, un desarraigado de su cultura, de su familia. . Vuelve y surge la pregunta: “¿Tanto tiempo con ustedes, y aún no hemos visto?”.

¿En que hemos demostrado nuestro testimonio? ¿Qué testimonio estamos dando? ¿Por qué nuestras frases, no convencen? ¿Será que solo decimos frases de cajón aprendidas de memoria, y repetimos frases de otros / as, será que se escuchen las lenguas, que hasta el momento nadie ha sido interpretado, eleva y engloba con su imaginario, o nos escampamos bajo el paraguas de otros, sin ningún esfuerzo? ¿Porque creemos que podemos camuflarnos y pasar desapercibidas / os ante el enemigo? Sin aclarar, sin preguntar creando quizás confusión entre la gente?

“No tengan miedo” (Mac. 16: 1-8), dijo el joven vestido de blanco, a las mujeres que fueron a la tumba vacía. El mensajero de Dios, el conocimiento y conocimiento de nuestras angustias y sufrimientos, además de tener miedo hace mucho tiempo, nada se escucha. Solo sabemos que hay que quitar una enorme piedra, que no podemos con ella.

Lo que vivimos en nuestro ministerio es precisamente cómo quedamos pensando, cómo vamos a quitar semejante piedra. El solo escuchar que ha sido resucitado y que la tumba está en un lugar seguro, un pánico y salimos corriendo y protegido, donde nadie nos ve ni nos pregunten nada.

¿En qué queda mi compromiso para mostrar a Dios Vivo en mi vida? Para invitar a mis hermanos / as, y decirles: “¿Cómo se comenta, se toma y se bebe, este es mi cuerpo, esta es mi sangre”? Es capaz de asumir las palabras de Jesús, en aquel: “¿Es así?” “¿Quien me mire te vea”.

Después de estos comentarios y reflexiones, nuestro Movimiento abre sus puertas para recibir dos candidatas al Diaconado, en este día significativo. Ellas, (Maria del Carmen López y Maria Bernarda Salazar) con su testimonio, quedan con el desafío, muestran el rostro de Dios, siendo mensajeras del Reino de Dios, allí donde vayan. AMÉN. 

 

* Obispa católica romana ARCWP

La imagen puede contener: 8 personas, incluido Blanca Azucena Caicedo C, personas sonriendo, personas de pie, niños y exterior
                               Padre Genaro, anglicano presidiendo la procesion de Ramos.
La imagen puede contener: 2 personas, personas de pie, boda e interior
La imagen puede contener: 3 personas, incluido Blanca Azucena Caicedo C, personas sonriendo, personas de pie e interior
La imagen puede contener: 1 persona, sentado y exterior
                                           La Comunidad donde estan oficiando.
La imagen puede contener: 2 personas, personas sentadas y exterior
       Iglesia anglicana Santa Maria del Camino,en Piedecuesta-
Santander del Sur. 

 

 

Remitido al e-mail

La familia de FUNDALATIN, Comunidad Ecumenica, reunida en nuestra Sede hemos realizado la Liturgia del Domingo de Ramos,.Ha presidido la Eucaristia la Rvda. Maria Eugenia Russian.

Sin atavios clericales, con el apoyo de la Comunidad, la cual ya llevamos más de 10 años reuniéndonos, celebramos la Eucaristia in persona Christi.
(Cf. S. Th., III, 78, 1.) Es decir las palabras de la consagración no son nuestras son de Cristo, y es en su nombre y bajo su mandato que nos reunimos y lo hacemos.

Cada Eucaristia es una alabanza y gloria a Dios, por eso decimos y proclamamos: “TODO ES TUYO, OH DIOS, Y DE LO QUE ES TUYO TE DAMOS”

Remitido al e-mail.

 

LA ASOCIACIÓN DE MUJERES PRESBITERAS

CATÓLICAS ROMANAS. ARCWPSURAMERICA.

 

INVITA A LA CELEBRACIÓN

 

DEL DIACONADO

De

 

MARIA DEL CARMEN LÓPEZ LÓPEZ

Y

MARIA BERNARDA SALAZAR SALAZAR

 OBISPA QUE ORDENA

 + OLGA LUCIA ÁLVAREZ BENJUMEA

ABRIL 18 DEL 2019

 LUGAR:

En la Carrera 6 Nro. 52-09.

Barrio Solferiro

MANIZALES, CALDAS-COLOMBIA

 

Resultado de la imagen para JESUS ​​LAVANDO LOS PIES 

CONSTITUCIÓN DE LA ASOCIACIÓN DE PRESBITERAS CATOLICAS ROMANAS.
DECLARACIÓN DE LA VISIÓN
La Asociación de Mujeres Sacerdotes Católicas Romanas está comprometida con un modelo de ministerio ordenado en una comunidad inclusiva de iguales en la Iglesia Católica Romana.
PARTE I. MISION
La Asociación de mujeres sacerdotes católicos, por lo tanto, responde a esta llamada del Espíritu Santo, en nuestro tiempo, por el medio de la preparación, por el orden y el apoyo a las mujeres y por los hombres cualificados, los estados de la vida ¿Quiénes son? Son bienvenidos.
Por nuestra vida y ministerio dentro de una comunidad de iguales, somos respetuosas de las diferencias entre las personas.
En la tradición de nuestros místicos y profetas, desafiar el dominio de los sistemas patriarcales a través de la promoción de las prácticas de igualdad que nos llevan a reconocer y defender la justicia en el nombre de todas las personas, local y globalmente, y en el Nombre de las necesidades urgentes de eco-justicia para nuestro planeta.
PARTE II. VALORES
Creemos:
1) Igualdad
Creemos que las mujeres y los hombres son los mismos que se hacen iguales y todo por Dios y que los bautizados también pueden representar un Cristo. Ordenamos mujeres y hombres en la sucesión apostólica como una cuestión de justicia y fidelidad en el Evangelio. Porque la igualdad es un derecho humano, estamos llamados a trabajar para el cambio estructural, un sistema que elimine la discriminación y el sexismo en la iglesia y en el mundo.
2) justicia
Nos esforzamos por vivir como los responsables de la justicia en relación con el derecho a la libre, a los demás, y para la tierra. Conscientes de la interconexión de todo, creemos que la acción a favor de la justicia es un elemento constitutivo de los evangelios. Porque entendimos cómo las estructuras son justas son marginar a las personas sobre la base de la clase, la raza, el género, la orientación sexual, y los servicios mentales y físicos, colaborar para crear sistemas que incluyan a todos y que sean correctos en las tradiciones de la justicia social dentro de nuestra iglesia.
3) Responsabilidad
La responsabilidad es un sello distintivo de nuestro compromiso con el liderazgo circular. Somos corresponsables de vivir nuestra visión de un ministerio sacerdotal renovado en una comunidad de iguales. Estamos llamadas a ser abiertas
Al espíritu como nuestro movimiento evoluciona y crece. Como modelos de potenciación, estamos unidos en la visión y la misión, respetuoso de las diferencias, y abrimos al debate en el curso y la oración en la actualización de esta responsabilidad.
4) colegialidad
Nuestra visión es vivir como una comunidad de iguales en la toma de decisiones como una organización y dentro de todas las comunidades de fe. Tomamos decisiones mediante el uso de un modelo circular que incluye el consenso y / o voto democrático de todos los miembros. Rechazamos todas las formas de dominación y control.
5) La obediencia profética.
Hemos sido llamados por el Espíritu para leer los signos de los tiempos y la respuesta en la solidaridad con los derechos humanos y los movimientos por la justicia de nuestro tiempo. Como discípulos de Jesús, nos encontramos en los márgenes con los márgenes, abogando por la justicia en nuestra iglesia y en el mundo. Iluminada por la tradición mística y profética, utilizamos los puntos de vista de la evolución, feminista, la liberación, la mujer y las mujeres en el desarrollo espiritual y ministerial profesional.
6) Espiritualidad.
La espiritualidad está en el corazón de nuestro compromiso con Dios. Estamos llamados hombres y mujeres de oración y acción. Toda la vida es el sacramento, un signo de la presencia de Dios que responde nuestra santidad como co-creadores de la comunidad de la vida. A través de la conciencia y el activismo, trabajamos por un mundo más justo, la iglesia y el mundo pacífico e igualitario donde todos los seres crecen juntos. Como miembros de la comunidad de los bautizados, somos conscientes de que toda la Iglesia celebra los sacramentos. Presidimos en las liturgias sacramentales en la comunidad de las comunidades igualitarias, incluyendo todos los que son bienvenidos a la experiencia extraordinaria del amor de Dios.
7) Compasión
La compasión nos permite como sanadores para entrar en el camino de los demás en tiempos de rotura del corazón, dolor y pérdida. En todas nuestras comunicaciones, nos esforzamos por la comprensión profunda, y la respuesta con la apertura de la música.
EN RESUMEN
La Asociación de Católicas Romanas Mujeres Sacerdotes (ARCWP) es una comunidad internacional dentro de la Internacional Católica Movimiento Mujeres Sacerdotes. Como comunidad de discípulos iguales, nuestro llamado es, ante todo para seguir a Jesús el Cristo, nuestro modelo de liberación, y para crecer en la unidad con todo en el corazón de Dios. Conscientes de nuestra conexión profunda entre sí, y para la comunidad de la creación, nuestra misión es vivir Evangelio, la justicia y la inclusión de la ordenación de mujeres y hombres como iguales y socios en la Iglesia Católica Romana.

NOTA: Si tienes dudas, preguntas comunicadate con nosotras: apcrsuramerica@gmail.com

Fuentes : http://www.arcwp.org

http://www.apcrsuramerica.com

“¿Donde queda la iglesia dónde ustedes celebran?” Esta es una pregunta, que siempre nos hacen después de alguna reunión donde hemos compartido nuestra experiencia como presbiteras. No es fácil desaprender lo aprendido, y menos cuando se trata de normas que se han convertido en tradición, ya que se nos hace más fácil enseñar oraciones y devociones, pues enseñar a repetir implica muy poco esfuerzo y lleva a la vida de “fe” por un camino cómodo y simple, con miedo, pero nuestra tarea va más allá, tenemos que invitar a escudriñar el mensaje de Jesús en el Evangelio, a apropiarnos de la Palabra para convertirla en vida y en seguridad. ¿Son entonces las practicas devocionales malas? Podría decirte hoy que no, practica tus devociones, no hay problema, bien lo dice el apóstol Santiago muéstrame tu fe sin obras, que con mis obras te mostrare mi fe, pues la fe en términos del evangelio significa llevar el mensaje de Jesús a lo más profundo del corazón para hacer una conversión de las actitudes, para que nuestra vida sea signo de sanación, por eso hoy debemos hacernos una pregunta, ¿Cómo cristianos no tenemos la obligación de evangelizar? ¿Acaso la actividad misionera no es llevar el mensaje de Jesús a nuestros hermanos/as de una forma actual y transformadora? ¿Te has puesto a pensar cómo lo vas a hacer? La respuesta siempre es la misma: “Siii, claro, tengo material, he leído, la gente está reunida allá en la Parroquia, es una ventaja pues ya está congregada”. Interesante lo que decimos, “ya está congregada” puede ser en tal o cual templo. Pero ¿Hemos pensado, a que se congrega la gente? Esa inmensidad de gente que parece brotar de la tierra, por esta época cercana a la Semana Santa. Hay hambre de escuchar el mensaje de Jesús. Ellos/as no han venido a escuchar lo mismo del año pasado…ni lo de ayer, sino lo de hoy. Hay una palabra en la lengua de Jesús –arameo- que me fascina: “haimánútá”. Esta palabra igual que nos sucede en el español, que una palabra puede significar varias cosas, a esta palabra le sucede lo mismo, pero tenemos que ver cómo se aplica, dónde, cómo y qué quiere decir. “Haimánútá” ha sido traducida como “fe”. Pero, no se refiere a “fe”. El desconocer la lengua de Jesús, nos ha hecho perder sus gestos y actitudes. Por eso hoy estamos todavía queriendo saber qué fue lo que Jesús nos dejó dicho. Regresemos a la palabra “Haimánútá” para descubrir sus encantos y el mensaje de Jesús. Esta palabra quiere decir “seguridad”, lo que nos protege, es lo que hace que tengamos VIDA. Jesús como buen sanador la uso varias veces, por ejemplo, cuando curó a la mujer que sufría de sangre (Lucas 8:48) Dijo: “Ánimo, hija mía haimánútá te ha dado la vida”, A la mujer pecadora: “Tu haimánútá te ha dado las vidas” (Lucas 7:50), a Bartimeo “el ciego”: “Ve, tu haimánútá te ha dado las vidas” (Marcos 10:52), Al leproso que regreso a dar las gracias. “Levántate y vete; tu haimánútá te ha dado las vidas” (Lucas 17:19), al ciego de Jericó (Lucas 18:42) “Ve, tu haimánútá te ha dado las vidas”. ¿Acaso se nos ha olvidado que Jesús, vino a traernos Vida y Vida en abundancia? (Juan 10:10). Ante su promesa, no nos pide que tengamos fe, sino seguridad. Por qué seguimos predicando la Cruz, en la forma como lo hemos escuchado, un signo de muerte y dolor, ¿no es la Cruz una invitación a salir de la muerte? Hoy me pregunto, con ustedes, sobre el Miércoles de Ceniza, ¿qué nos diría Jesús? ¡Somos polvo, o, somos hijas/os de la Vida! Esto, es para trabajar y comentar en pequeñas comunidades, en el estadio no se puede, en las grandes basílicas y templos, no se puede, nos quedamos cortas/os, en anunciar el Evangelio. No olvidemos, que el mensaje de Jesús, no se dio en un templo, no confundamos la Sinagoga (salón de reuniones) con el Templo, sino en las casas, entre familiares, amigos y vecinos, eso es lo que hoy se llama Casa/Iglesia, pequeñas comunidades, que se reunían y reúnen para escudriñar la Palabra de Dios. Sin duda las primeras comunidades, tal como las narran los Hechos de los Apóstoles, eran espacios de fraternidad, donde se reunía la familia cristiana para recordar el acontecimiento de Jesucristo, para hacer vida las palabras de amor que Él enseño y para transformar los miedos y angustias en esperanza y seguridad. No podemos dejar que las masas, las grandes celebraciones nos llenen de euforia y escalofrío, no dejemos que el templo nos haga olvidar que es la iglesia/comunidad, la que hace vida a un Jesús que vive y exige de nosotros la acciones simples que pueden transformar el mundo, vidas que se convierte en un evangelio que camina con los pobres y necesitados y que es capaz de renovar la mente y la conciencia de aquellos que se han alejado del proyecto de Dios. Desde aquí debemos pensar ¿cuál fue la gran preocupación de Jesús como sanador? La respuesta nunca se hace esperar, tu preocupación fue la de sanar el mundo y dar Vida. Si nosotros queremos continuar con la tarea de Jesús, debemos evangelizar, pero no podemos empecemos por el templo, eso sería “ensillar sin traer las bestias” o mejor dicho “hacer una casa en el aire” como el vallenato del Maestro Rafael Escalona, sería hacer de la misión una simple conservación de sillas calientes y no un salir a las fronteras humanas para dar vida y enseñar la verdad del evangelio. Les dejo pensando, yo sigo también pensando, investigando, reflexionando y orando en estos días santos, recordando mis debilidades en la vida pasada, que no repetiré, mi haimánútá desde que la descubrí, no me dejará volver a caer en esa frivolidad. Nuestro haimánútá crece y se fortaleza con la sabiduría=hekmá, es decir la experiencia de la vida, como seres humanos.

Felices Pascuas, Jesús vive, y nos da su Vida, Vida en abundancia.

Juan 10:10 *Presbitera católica BIBLIOGRAFÍA:“¿DONDE QUEDA LA IGLESIA DÓNDE USTEDES CELEBRAN?” Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP. * Vicente Haya: Descolonizar a Jesucristo. Ed. Mexico.2018

Nube de etiquetas