Somos un Movimiento Internacional dentro de la Iglesia Católica, en la búsqueda de Justicia e igualdad para mujeres y hombres en la inclusividad según la propuesta de Jesús de Nazaret

Archivo para julio, 2014

PARA EL SACERDOCIO FEMENINO: “LA PUERTA ESTA CERRADA” Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*

 

images

 

Es casi imposible mirar una puerta cerrada, que no llame la atención y que se haga centro de curiosidad, para quienes se encuentran frente a ella. La puerta bien puede ser la del sótano, o la de la buhardilla, estas puertas despiertan gran intereses tanto a chicos como a grandes.

 

Detrás de cualquiera  puerta que este cerrada, depende de dónde la estemos mirando, si estamos fuera de la puerta, no vemos lo que sucede dentro, y si estamos dentro, no podemos ver lo que sucede afuera.

 

Cuando esa “puerta” se abra, uff, cómo nos encontraremos de sorpresas! El símbolo de la puerta es genial! Está llena de historias, cuentos y leyendas, ahí no solamente hay cosas “viejas”, ahí también se “tejen” historias nuevas!

 

No hay puerta cerrada que no sea abierta, en algún momento. Alguien la tiene que abrir, no importan quien lo haga, puede ser un adulto mayor, una mujer, un varón, un joven, o un niño. Lo puede hacer de día o de noche, en cualquier época o estación del año, y lo que a todos/as preocupa, es que si es con permiso o sin permiso.

 

Es interesante pensar en la puerta, como la puerta de las ciudades. El día que se abra, será la puerta de la Justicia  (I Reyes 7:7) delante de toda la Comunidad! Que estará atenta y ansiosa de conocer el acontecimiento que ahí sucederá, igual como sucedió en el caso de Rut 4:1-12, que se rompieron los esquemas de la sociedad patriarcal racista, de ese entonces, por sugerencia de Noemí, apoyada por Rut y por Booz!

 

Recojo las palabras del Papa Francisco: “una iglesia sin mujeres es como el COLEGIO Apostólico sin María”.

 

En todo lo que ha dicho Francisco, hay mucha tela para cortar, nosotras como mujeres, encantadas estamos listas; con el hilo y la aguja para bordar, dialogar y compartir con nuestros hermanos varones, la teología femenina dentro de la Iglesia sobre el sacerdocio femenino, a fin de complementar esa parte que Francisco reconoce con mucha humildad: “no hemos hecho una profunda teología de las mujeres”.

 

“A ti Pedro daré las llaves del Reino de los cielos; lo que ates en la tierra quedará en el cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo”. Mateo 16:19.

 

¿Buscabas las llaves para abrir la puerta? Ya sabes quién las tiene. Las tiene Pedro=Francisco, obispo de Roma.

 

Ha quedado totalmente descartado, que la culpa la tenga la Esencia Divina, según el texto, ha quedado muy claro; “lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo” (Mateo 16:19). O se atreverán a decir que este texto por no traerlo a colación los otros evangelistas, no es un texto original, confiable, histórico y por lo tanto es de dudosa procedencia? Que es una interpolación que hizo la Comunidad o seguidores de Mateo. Todo es posible, pero “lo escrito, escrito esta”, dijo Pilatos.

Bien lo ha dicho el obispo de Bilbao la cuestión “no esta abierta” y tampoco  “no se pueden explicar en un minuto” tiene toda la razón es que son muchos milenios de “tradición”…

Seguimos esperando. Estamos abiertas al dialogo, en la puerta de la ciudad, en la puerta de la Justicia. Rut 4:1-12.

 

*Presbitera católica romana

 

http://evangelizadorasdelosapostoles.wordpress.com/2014/07/24/para-el-sacerdocio-femenino-la-puerta-esta-cerrada-olga-lucia-alvarez-benjumea-arcwp/

DANDO PUNTADAS PARA UNA ECLESIOLOGÍA COMUNITARIA, PARTICIPATIVA E INCLUSIVA. Mateo 28:8-18   Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*

logo-arcwp5

Y nos a tocó a las mujeres hacerlo. Dice el texto: Muchachas; “vayan a llevar la noticia a mis hermanos. Díganles que se dirijan a Galilea, allí podrán verme” Mateo 28:10.

¿Qué hay en Galilea tan importante que Jesús quiere que sea allá? Ni más ni menos, allí está la Comunidad necesitada, la Comunidad, que necesita escuchar el mensaje de liberación, anunciado por Jesús. La Comunidad que todavía está en espera de que se le tenga en cuenta. Que se le pregunte, que se le consulte, que se le escuche, que se le atienda. Una Comunidad, que pueda preguntar, una Comunidad que cuestiona, una Comunidad que hace  sugerencias.

 

Eso es tener sentido de la Eclesiología. Esta palabra no se conoce, ni menciona, ni da a conocer en el templo. Es una palabra rara y extraña, para las personas que asisten al templo, para mujeres, hombres,  ancianos/as,  jóvenes, adultos y niños/as. Es una palabra que no se explica, porque raya con los asuntos del poder contantiniano.

 

Jesús, no ha querido hacer nada sin contar con el resto de la Comunidad, Él tiene mucho que compartir antes de llegar a la casa del Padre: ”No me retengas, porque no he ido a mi Padre. Anda, ve y diles a mis hermanos que voy a mi Padre, que es también el Padre de ustedes; a mi DIOS, que es también el Dios de ustedes”;  Juan 20:17.

 

Qué mensaje más claro y sonoro!

 

Es toda una propuesta orgánica para una Constitución estructural; comunitaria, participativa e inclusiva. No nos podemos equivocar en el llamado al atender una Comunidad: “No me eligieron ustedes a mí; fui yo quien los elegí a ustedes. Y los he destinado para que se pongan en camino y den fruto abundante y duradero” Juan 15:16.

 

Qué maravilla! Si bien puedo entender, no nos podemos auto elegir, ni como presbíteros/as, diaconas/os, obispos/as. Y más claro, aun, no nos podemos “auto-elegir” por amistades, o roscas, o prebendas. O si aquí me dice; no, me voy a buscar a otro lado.

 

 

Uy! Por DIOS! que pensar o decir, de aquellas comunidades que no crecen? ¿Qué no se fortalecen? ¿Qué no cambian?  ¿Qué no progresan? ¿Qué pasa que el Reino de Dios nos avanza?

 

El hacer Eclesiología, es tener dinamismo, es tener vida, es estar continuamente en proceso de apertura y renovación. Es no, al estar estancados/as, repitiendo vicios caducos, obsoletos, que solo conducen a la no vida.

 

En la Eclesiología sugerida por Jesús, no se da pie, para la exclusividad, ni para el egoísmo, ni el individualismo.

 

Quién debe elegir a un/a  diacono/a? La Comunidad y los ordenados/as.

 

Quién debe elegir a una/o presbítero/a? La Comunidad y los ordenados/as.

 

Quien debe elegir a un/a obispo/a?  La Comunidad y los ordenados/as.

 

 

Que no quede solo escrito en acuerdos y documentos, que se viva y practique.

Si hiciéramos lo contrario, estaríamos cayendo en los rasgos del clericalismo, y vicios del patriarcado machista.

 

En la Eclesiología propuesta por Jesús, no hay cabida, para ningún tipo de exclusivismo, ni siquiera matriarcal. Ni de etnia, ni de cultura, ni de sexismo, ni de género. Es una Eclesiología de carácter inclusivo:

 

“Ya no hay distinción entre judío y no judío, ni entre esclavo y libre, ni varón y mujer” En Cristo Jesús, todos ustedes son uno”

 Gálatas 3:28

 

¿Dónde podemos saber más acerca de la Eclesiología?  En el Evangelio de Jesús, en los Hechos de los Apóstoles, en las Cartas de Pablo…

 

Es una delicia leer Hechos y las Cartas de Pablo, donde encontramos todo un compartir de su misión. Con quiénes se reunieron, de qué hablaron, qué decidieron, qué planes tenían, con quienes se encontraron, en casa de quien estaban, conocer los nombres de quienes estaban ahí, que se dan los saludos que enviaron, que se cuentan los últimos acontecimientos de la realidad que viven.

 

Eso es el vivir y el sentir de la Iglesia, haciendo Eclesiología.

 

Si alguien quiere agregar algo más, o comentar puede hacerlo. Estamos todos/as invitados/as.

 

 *Presbitera católica romana.

 

BIBIOGRAFIA:

La Biblia Hispanoamericana.1a Edición. Ed. Verbo Divino. Sociedades bíblicas unidas. España 2013

 

http://evangelizadorasdelosapostoles.wordpress.com/2014/07/23/dando-puntadas-con-agujas-para-una-eclesiologia-comunitaria-participativa-e-inclusiva-mateo-288-18-olga-lucia-alvarez-benjumea-arcwp/

 

Haciendo Historia de nuevo: La Primera Mujer ordenada en América Latina Por La Asociación de Mujeres Sacerdotes Católicas Romanas.

Sacerdote Católica Mujer, Martha Aida Soto, Recién ORDENADa Sacerdote a la Derecha, SI Presentación a la asamblea Por:la obispa Bridget María Meehan de Izquierda a Derecha: Olga Lucia Alvarez, la primera mujer latinoamericana ordenada Sacerdote en Sarasota, Florida, Judy Lee, Coordinadora del Programa Para América Latina, Bridget María Meehan, y Martha Aida Soto, la primera mujer Ordenada Sacerdote en América Latina De Izquierda a Derecha: Olga Lucia Alvarez , Judy Lee, Bridget María, Martha Aida Soto  Haciendo Historia de nuevo: La Primera Mujer católica ordenada en América Latina Por La Asociación de Mujeres Sacerdotes Romanos El 20 de marzo 2011 Martha Aida Soto ordenada  Por la obispa Bridget María Meehan. Esta ordenación Histórica Tuvo Lugar En Un Centro Ecuménico por la Justicia y la paz en barrio POBRE de la ONU, Donde la Propiedad está Protegida Por vallas Altas. Cuando entramos en las Pequeñas habitaciones estafa sillas de Salón de Clases de EDAD y mesas de madera, parecia Que Ser Un lugar de DE como Nessun Otro. Nos saludamos al pueblo Reunido y FORMAMOS Una procesión vecinales Donde Los Lideres, monjas, Niños, Sacerdote Católico pecado pastor presbiteriano de la ONU y en Sí unieron a Nosotros. Los Reunidos nos dio La Bienvenida Con La calidez, el Entusiasmo y la Anticipación alegre de la Historia a realizar. A continuación, el director del centro, Sacerdote de la ONU, SI Acerco Una saludarnos y explicar los artefactos en la habitación. Las sillas están etiquetados Con Los Nombres de las Personas Que se convirtieron en mártires. La gran pintura Detrás de nuestro de altar de improvisado, Cubierto estafa tela Una Porción del del hecha de los Indígenas, Revelo Rostros inquietantes de “los Desaparecidos”, Los Que los de los muchas mujeres y Hombres Que fueron Tomadas Durante Una Época del Holocausto en “Zonas de guerra” ya Que los Agricultores ProteGen sus tierras. El Sacerdote nos mostró Una Gran Roca Que se utilizó Para asesinar a Los Que resistieron la Opresión y Los Que Estaban Con Ellos. monjas Muchas, Sacerdotes, ministros Y misioneros Laicos Esteban Entre Ellos. Mostró reliquias y compartieron Historias de los mártires y santos de Hoy en Dia. El silencio y la emoción nos rodearon de de como nos dimos Cuenta de Que estabamos englobados Por Una gran nube de Testigos Que siguen Apoyando La Igualdad y la Justicia Para Todos. Se nos Recordó la Declaracion de la Conferencia de Obispos de América Latina, celebrada en Medellín, Colombia en 1968 de Mi justicia es Una dimensión constitutiva del Evangelio: “La búsqueda cristiana de la justicia es Una exigencia Derivada de la Enseñanza Bíblica … TENEMOS FE En que Nuestro Amor a Cristo del ya de Nuestros Hermanos y hermanas no SÓLO Sera La Gran Fuerza de liberarnos de la injusticia y la Opresión, Pero también la Inspiración de la justicia social, el de la entendida de como el de conjunto de la vida y de COMO HACIA Impulso pecado el Crecimiento integral de los países Nuestros “. http:// personal. stthomas.edu / gwschlabach / docs / medellin.htm La Asociación de Mujeres Sacerdotes católicos romanos afirman esta visión Profética y Dedicar Nuestras Vidas de Servicio a la Justicia Para Todos, la Justicia para los POBRES y la Justicia para las Mujeres, Incluidas las Mujeres en la Iglesia Católica Romana, la Cual encomienda a la ordenación de Mujeres en el ministerio sacerdotal Renovado unidos Con La Gente Que Servimos. Judy Lee, RCWP, coordinador de Programas Parr América Latina, conmovió del del hasta las lágrimas, respondio en español Que estabamos muy agradecidos de compartir este Espacio Sagrado, Y Nos Unimos A por Ellos en solidaridad en Esta tierra sagrada. Vamos A INCLUIR EN ESTOS santos nuestra Letanía de los Santos baño ordenaciones NUESTRAS. El Sacerdote respondio de mí Cuestión de la mujer en la Iglesia es Un excelente EJEMPLO de la injusticia, y Expreso hacer Solidaridad con las Mujeres que estan Llamados a Sacerdotes SER. Tenia Que Regresar a Trabajo hacer y no era Capaz de Mantenerse a la ordenación. Otro Sacerdote estába Con Nosotros. EL ES UN prominente Teólogo y educador Que, de Hecho, enseñó teología a nuestra ordenanda y Otras Mujeres presentes. EL nos Ayudo Durante Toda la Ceremonia. Aquí, abrazado Por Aquellos Que sufrieron y dio TODO Lo Que Dio Un paso adelante Parr ordenar a la Segunda mujer Sacerdote sudamericano. La Primera, Olga Alvarado, FUE ORDENADO Sacerdote en diciembre en Sarasota, Florida. Antes de la Liturgia de la Palabra, de Como Olga Presento las Razones por las que Martha  Debia ser ORDENADa, Todos los Presentes pecado Hizo Gesto de asentimiento y Afirmación. Martha estába RODEADO Porción dos de Sus Hijos Adultos y MUCHOS AMIGOS partidarios y. Despues De Una homilía apasionada Entrega Porción Bridget María y traducido Porción Olga, era emocional la Gente, respondiendo Con lágrimas y aplausos mientras Martha Aida Soto fue ORDENADa. Todos los presentes Sí Dieron Estudio de la ONU de mí bendijera Con la imposición de Manos. Durante El Tiempo de dar gracias Por los partidarios, pastor pecado De Una Iglesia Cristiana Sí LOCALES Adelanto, dio la Bienvenida a Martha en la comunidad ecuménica, y fuertemente Afirmo el Apoyo a Nuestras Mujeres Sacerdotes. ella Martha termino la hora de dar las gracias sin aire poema Que escribio Que habla de HACER Realidad El Sueño de La Igualdad y la Justicia MEDIANTE la activation de Resistencia. Despues de la BENDICIÓN Porción dada definitiva Bridget María y Marta, abrazo a todos Usuario Usuario, bailando Entre Sí en la Compasión y la Solidaridad. Más Tarde en la noche, nep reunimos Con Los partidarios Candidatos Cinco y Suspensiones. estabamos emocionados y nos trasladamos a Aprender de COMO SUS Ministerios de Justicia y la Compasión Hijo orientados en Solidaridad con los POBRES y marginados. Además señaló de mí Preparación Teológica de Mujeres ESTAS FUE excepcional. La UNIVERSIDAD Católica local es progresivo y el heno de los de los muchas Otras Oportunidades de Aprendizaje DISPONIBLES para Nuestras Mujeres. Se DIJO Que pecado Arzobispo local respondio la pregunta De Una Joven mujer en Relación Con La ordenación diciendo Que se prepara El Terreno y la aceptación de la ordenación de Mujeres al Sacerdocio Florerias tardar diez Jahr, Pero Que Vendrá en la vida de la joven El de El! La Cosecha no no está Lista, y Las Mujeres Estan Dando Un paso adelante en Cuanto católica romana Mujeres Sacerdotes! Judy Lee, RCWP judyabl@embarqmail.com Bridget María Meehan, RCW P sofiabmm@aol.com http://www.associationofromancatholicwomenpriests.org/

LATINOAMÉRICA TIENE SU PRIMERA MUJER PRESBÍTERA CATÓLICA ROMANA

23 DE DICIEMBRE DE 2010

Hace casi cincuenta años, en 1963, analizando los signos de nuestro tiempo el
Papa Juan XXIII constató en su encíclica Pacem in terris (sobre el
establecimiento de la paz en la verdad, la justicia, la CARIDAD y la libertad) :
La mujer ha adquirido una conciencia cada día más clara de su propia dignidad
humana. Por ello no tolera que se la trate como una cosa inanimada o un mero
instrumento; exige, por el contrario, que, tanto en el ámbito de la vida
doméstica como en el de la vida pública, se le reconozcan los derechos y
obligaciones propios de la persona humana. (41)
La ordenación se celebró en las catacumbas. Porque hoy como en los tiempos de la
Iglesia primitiva el Imperio Romano ha publicado edictos y lanzado el anatema
sobre quienes creen en la Buena Nueva de la Liberación de los y las Oprimidas y
quieren construir un mundo en el que “ya no hay ni Judío ni griego, no hay ni
señor ni esclavo, no hay ni varón ni mujer; pues todos y todas sois uno en
Cristo Jesús” (Gal 3:29) Porque hoy como en los días de la Iglesia primitiva el
Imperio Romano se siente amenazado por las comunidades nacientes de quienes
siguen las enseñanzas de Cristo y obran por superar estructuras institucionales
pecaminosas por sacralizar la discriminación de género.
La ordenación se celebró en las catacumbas. Porque hoy como en los tiempos de la
Iglesia primitiva es en las catacumbas donde se reúnen los y las feligreses para
crear comunidad y celebrar que DIOS está con nosotras y nosotros en nuestra vida
de cada día. Es en pequeñas Iglesias de casa que se reúnen para partir el Pan en
memoria del Ungido que nació en un establo y murió como un paria. Porque hoy
como en los tiempos de la Iglesia primitiva es en las catacumbas que buscan
PROTECCIÓN de la ira de aquellos que detentan el poder el cual se complacen en
desplegar en el circo con gran pompa y esplendor.
La ordenación se celebró en las catacumbas. Porque la recién ordenada fue ungida
para un ministerio renovado: un ministerio de inclusión y empoderamiento que
buscará animar a cada bautizado y a cada bautizada (y más allá del bautizo a
toda persona que anhele encontrar el sentido de su vida) a estar a la altura de
la dignidad que Dios le dio y a asumir responsabilidad por su propia vida
espiritual y por la vida de su comunidad. Un ministerio que visibilice el rostro
femenino de Dios Padre y Madre que nos creó a imagen y semejanza suyas,
creándonos como varón y mujer, según relata Génesis (1:27). Un ministerio de
unidad en la Fe que en este mundo globalizado de fronteras cerradas, visas
rechazadas, migraciones ilegales y situaciones humillantes de ciudadanías de
segunda y tercera clase será testimonio de acogida: sin “visas de denominación
religiosa”, así como de hospitalidad sin fronteras de raza, clase, estado civil,
orientación sexual, edad, etc… para poner en práctica la enseñanza de Cristo que
murió para que todas y todos – sin excepción – tuvieran vida y la tuvieran en
plenitud (Jn 10:10)
Esta ordenación es válida, porque fue otorgada mediante la imposición de las
manos en sucesión apostólica. Sin embargo es contra legem, viola la Ley canónica
vigente que estipula: “Solo el varón bautizado recibe válidamente la sagrada
ordenación” (can 1024). Pero basta con abolir este canon 1024 pecaminoso, creado
por hombres, para que esta ordenación sea legal, y para que la institución de la
iglesia católica romana empiece a ponerle fin a la sacralización de la
discriminación de género.
Anhelando y alegrándose desde ya, que llegue ese día, esta ordenación constituye
una trasgresión, una trasgresión profética. Se trata de la VIOLACIÓN de una ley
injusta, en el espíritu de Cristo quien al curar a los enfermos el sábado
enseñaba que la Ley estaba hecha para el ser humano y no el ser humano para la
Ley (Mc 2:27)
Esta ordenación constituye una trasgresión profética que compagina con la
tradición de las transgresiones proféticas tan características para nuestra fe.
El Todopoderoso siempre elige a los y las impotentes, rechazados, rechazadas y
parias, a los y las humildes y empobrecidas para mostrar su gracia y
misericordia. DIOS no respeta el estatus social ni las instituciones o
tradiciones que son obra de los hombres, como recuerda Jesús citando al profeta
Isaías (Mc 7:8-9).
Las amenazas y los anatemas de la cúpula del poder en la Iglesia católica romana
logran cada día menos intimidar a las mujeres que en Europa, Estados Unidos y
Canadá están en número creciente respondiendo “SI” al llamado que han recibido
de Dios para atender a las necesidades espirituales de su pueblo, desatendidas
por falta de obreros en la Viña del Señor.
Hoy como en los tiempos de la Iglesia primitiva, Dios está llamando a las
mujeres a servir. Las Febes, Priscas, Apollonias, Teklas, Junias y demás de hoy
que Pablo ya menciona en sus cartas, están creando comunidad, reuniéndola en sus
casas o llevándoles la Buena Nueva del Amor de Dios a los hospitales,
ancianatos, barrios empobrecidos, cárceles, escuelas, chozas, y demás lugares
olvidados en donde ejercen su ministerio y en donde las comunidades y las
personas las acogen con gratitud y las llaman para sentirse recordadas por Dios,
para recobrar su dignidad de hijas e hijos del Creador.
Estas mujeres ven en María su gran ejemplo: aquella mujer que aceptó valiente el
llamado de Dios a traer al mundo a su Hijo, aunque significara la trasgresión de
la Ley. Pues María aun no estaba casada. Aquella mujer que al contemplar a Jesús
entre sus brazos en el miserable establo de Belén pudo pronunciar, maravillada,
por primera vez las palabras eucarísticas: “Esta es carne de mi carne!” – Y:
“Esta es sangre de mi sangre. Servirá para el perdón de los pecados.” María,
quien junto con las otras mujeres acompañó a Jesús en su pasión y muerte, cuando
los discípulos varones se habían escondido, dominados por el temor y la
cobardía. María alrededor de quien, después de la Ascensión del Resucitado, se
encontraban reunidos los discípulos en el cenáculo cuando bajó el Espíritu Santo
como en una segunda Anunciación, naciendo entonces la Iglesia.
Y cada día va creciendo el número de varones que reconocen la legitimidad del
llamado que Dios les ha hecho a estas mujeres y la legitimidad de su ministerio.
Entre estos también ya se cuentan muchos miembros del clero que asienten en voz
baja, pero aun son solo pocos los que han superado el temor frente al terror de
Roma y se pronuncian en voz alta. Son aquellos que comprenden que la
discriminación de las mujeres en el sacramento de la ordenación es una
profanación y desfiguración del Cuerpo de Cristo. Son aquellos que asumen que al
solidarizarse públicamente con sus hermanas se les excomulgue. Porque Roma
considera – como lo dejó plasmado en un reciente edicto – que al APOYAR la
ordenación de la mujer han cometido uno de los crímenes más graves, junto con el
de la pederastia. Aunque para Roma el pecado de la pederastia no merezca una
pena tan grande como la solidaridad con las mujeres: la excomunión. Mientras el
acto pederasta es un pecado contra un Hijo o una Hija de Dios, el apoyo brindado
a la ordenación de una mujer es un “pecado” contra la institución.
Pero si bien el acto pederasta siempre será una gravísima ofensa llegará el día
en que Roma admita que las mujeres, por quienes Jesús también murió en la cruz,
y que por lo tanto también pueden ser bautizadas y recibir la Eucaristía,
también pueden ser llamadas por Dios a recibir el sacramento de la ordenación.

http://catolicasporelderechoadecidir.net/noticia.php?idn=295

CELEBRANDO: UNA EUCARISTÍA, UN BAUTISMO Y UN MATRIMONIO EN LA  DIMENSIÓN  DE LA ECCLESIOLOGIA.   Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*

 

logo-arcwp5

 

Uy! Que palabra tan rara y extraña a la vista y  los oídos de mucha gente; “ecclesiología”, eso no se escucha sino en los seminarios y se lee en los tratados de teología. Pero, ¿qué quiere decir? ¿Por qué es importante que la conozcamos?

Dicen, que es una parte de la teología, que nos AYUDA a no borrar el desarrollo histórico de la Iglesia. Aclaremos un poco para no enredarnos. Esa palabra salió del griego ekklesia (ἐκκλησία), si la pasamos al latín, tenemos ecclesia. Así ya se nos va pareciendo a una palabra más conocida: IGLESIA!  Que quiere decir reunión de gente, asamblea. ¿Quiénes formamos la Iglesia? Todos los bautizados, mujeres y hombres. ¿Dónde nació la Iglesia? ¿No sabes? Te lo voy a contar. En casas de familia. En las casa de Febe, (Romanos 16:1-2), En casa de la pareja Priscila, Aquila;(Hechos 18), Junia, (Romanos 16:7) Lidia, (Romanos 16:14) sin ir muy lejos la mayoría son mujeres, que se nos menciona en las cartas  Apóstol Pablo y en Hechos de los Apóstoles. La Iglesia, nunca fue una ONG, nunca fue una institución, como tal, nació sin personería jurídica, es decir sin papeles, porque aquí lo que importaba e importa es nuestra relación con la Esencia Divina!

En el Evangelio de Mateo 16:13-19, Jesús nos habla muy claramente, cuando le dice a Pedro: “sobre esta piedra edificaré mi iglesia” (Mateo 16:18). ¿Escuchamos bien? No es la Iglesia de Pedro, es la Iglesia de Jesús, y sin papeles legalista. Cada bautizado/a somos piedra para ir edificando la Iglesia de Jesús, como El, la quiere, a pesar de nuestras debilidades, igual que Pedro, quien  es un ser humano no perfecto.

Es absurdo pretender creer que Jesús a través de esta frase haya fundado una Iglesia, la Iglesia está en construcción continua, no está terminada, nos toca a nosotros fortalecerla y sostenerla, petrificando nuestra fe, para que no se pierda la propuesta eclesial de Jesús. Ser Iglesia, es ser servicio, no somos columnas de poder, piedras de poder, somos una Asamblea con derechos; voz y voto a fin de construir la Iglesia, según el Evangelio.

Aunque parezca extraño, es a partir de estos parámetros que hemos celebrado la Eucaristía, el Bautismo y el Matrimonio, con la Comunidad.

Nos hemos reunido para celebrar la Eucaristía unas 60 personas, de diferentes denominaciones; anglicanos, testigos de Jehová y católicos eran; abuelos/as, padres de familia, hijos/as, nietos/as primos, tías/os, cuñados, para dar gracias a la Esencia Divina por la Vida de Samuel Esteban y por el Matrimonio de sus padres: Ana Valencia y Ramiro Franco.

Saludo de Bienvenida e inicio de la celebración Eucarística

Una vez realizadas las lecturas del día y la homilía compartida, procedimos al Rito Bautismal.

En la puerta de entrada, saludamos y damos la bienvenida al niño, padres y padrinos.

 

Padres y padrinos en el momento de signar en la frente a Samuel Esteban

 

Padres, padrinos y la Comunidad extienden sus manos en el momento del Bautismo

Compartimos el Ritual del Bautismo:  http://evangelizadorasdelosapostoles.wordpress.com/2014/07/03/rito-bautismal-participativo-e-inclusivo/

Ramiro y Ana después de haber intercambiado joyas, y haber dicho la formula del matrimonio , enciende su luz en al cirio Pascual. La comunidad extendiendo las manos, los aceptan y declaran marido y mujer acompañados de un estruendoso y emotivo aplauso.

Con la Comunidad consagramos, damos gracias y entregamos nuestros dones a la Esencia Divina de la Vida

Las abuelas sirviendo la Eucaristía. Han sido ellas, las que han sembrado y cultivado la fe, desde sus hogares, enseñando los valores cristianos.

Terminada la Eucaristía,la abuela Gladys madre del novio, nos preparó un delicioso almuerzo, para todos los invitados.Le ayudaron a servir las tias Ninfa, Cecilia y los muchachos.

 

Hemos dado luz verde y entendido que esa palabra que antes nos era rara y extraña: ecclesiología, nos la podemos apropiar e ir asumiendo, a fin de tener una mayor participación en nuestra Iglesia, en todos los sentidos. Los niños/as en el altar, los jóvenes haciendo las lecturas, todos consagrando, los ancianos/as, sirviendo la Eucaristía, aquellas personas de las que en nuestra familia y HOGARES nos han ido formando en la fe y en los valores cristianos, tal como sucedió en las primeras comunidades cristianas. Son ellas/os los que eligen a sus servidores como obispos/as y presbiteras/os, o diáconos/as, haciendo la ecclesiología en la dimensión de una Iglesia, abierta, e inclusiva, donde nadie se siente rechazado/a, discriminado o marginada/o. ¿Estaremos asistiendo al crecimiento de una  ecclesiología en la “pluriversalidad”?. La Iglesia tiene rostro de mujer, es esposa, es madre. Hombres y mujeres estamos invitados a servir en Ella.

“No hay Judío, ni Griego; no hay siervoni esclavo; no hay varón, ni hembra: porque todos/as ustedes son  uno en Cristo Jesús”:

Galatas 3:28

* Presbitera católica romana.

 

 

http://evangelizadorasdelosapostoles.wordpress.com/2014/07/02/celebrando-una-eucaristia-un-bautismo-y-un-matrimonio-en-la-dimension-de-la-eclesiologia-olga-lucia-alvarez-benjumea-arcwp/

22 de JULIO/14 DIA DE NUESTRA PATRONA SANTA MARIA MAGDALENA

22 de Julio
Icono oriental de Santa María Magdalena. Clic aquí para ver tema.
María Magdalena tuvo un privilegio único e imponderable: ¡Fue la evangelizadora de los evangelizadores y de los apóstoles! Ella, por mandato de Jesús, fue la mensajera de Su resurrección.La Magdalena, la resucitada a la gracia es la primera en verlo. En este sentido, María Magdalena nos recuerda al apóstol San Juan.

Los dos fueron objeto de la predilección de Jesús. Los dos le amaron con ardiente corazón. Los dos estuvieron junto a María Santísima, en amorosa compañía, al pie de la Cruz…

MI ANIVERSARIO SACERDOTAL Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP

logo-arcwp5 

 

Estoy próxima a nuevo aniversario sacerdotal. Cómo no agradecer a DIOS, delante de las Comunidades que acompaño, delante de Ustedes que me conocen, el llamado que me ha hecho, a servir, sanar, consolar, liberar a mis hermanas/os oprimidos y sobre todo a ser más humana? Han sido ustedes quienes han dado sentido a mi ministerio, para la Gloria de Dios! sirviendo en la Iglesia.

Me reafirmo en el que no me he hecho presbitera por voluntad propia, sino por el llamado del Cielo, a través de la Comunidad, no buscando títulos, honores, ni privilegios, ni “dignidades” terrenas. Ha sido la vivencia de mi Bautismo, que me ha colmado de dignidad divina!

El sacerdocio femenino es de servicio,   igual que es el del varón, no para dominar, -como lo acaba de recordar el Papa Francisco a los nuevos obispos-  con la diferencia de no volver a equivocarnos levantando templos. Sin preocupaciones por el ropaje romano a lo Constantino, sin bonetes, sin anillos, sin mitras, ni báculos, de carácter principesco. Sin decretos, ni normas restrictivas de vergüenza!

Absolutamente nada de lo anterior es necesario para anunciar el Reino de DIOS:

“EL ESPIRITU DEL SEÑOR ESTA SOBRE MI, PORQUE ME HA UNGIDO PARA ANUNCIAR EL EVANGELIO A LOS POBRES. ME HA ENVIADO PARA PROCLAMAR LIBERTAD A LOS CAUTIVOS, Y LA RECUPERACION DE LA VISTA A LOS CIEGOS; PARA PONER EN LIBERTAD A LOS OPRIMIDOS”  Lucas 4:18

Quienes ejercemos el ministerio sacerdotal femenino, estamos listas, a ir donde nadie va, listas, a ir donde nos llamen, listas a ir donde el Espíritu de la Ruaj nos lleve. Sin palacios, sin guardas espaldas, sin miedos, sin llaves, sin candados, sin cajas de seguridad, ni elegantes vehículos blindados…

El Espíritu del Señor se ha hecho presente en mí, a través de las comunidades, que sirvo. El día de mi ordenación (Diciembre 11/10) fui ungida, con  aceite, para suavizar mis asperezas a fin de ayudar a mis hermanas/os. Las comunidades de Barranquilla, Soacha, Chapinero y Medellín se hicieron presentes por medio de la Comunidad del Buen Pastor, de Flort Myers, Fl. todas y todos, mujeres, hombres, adultos mayores, jóvenes y niñas/os, sus manos fueron pasando, imponiéndomelas delicadamente, sobre mi cabeza, era sentir la energía divina, dándome apoyo, coraje, paz, tranquilidad y alegría.

Mujeres y hombres al servicio de la Iglesia, no podemos negar el Evangelio en su autenticidad, y menos no vivir y predicar su ejemplo:

 “LAS ZORRAS TIENEN MADRIGUERAS Y LOS PÁJAROS NIDOS, PERO EL HIJO DEL HOMBRE NO TIENE DÓNDE RECLINAR LA CABEZA”  Mateo 8:20

No me siento más santa, ni “convertida” como se quisiera esperar. El ser “santa/o” no es sinónimo de ser perfecta/o, ser santa/o es ser humana/o! Es sentir que me canso, que me enfermo, que me enojo, que soy egoísta,  me angustio y después…cómo me pesa el alma! Más temprano que tarde, busco la presencia de la Esencia Divina, nada me da más paz y sosiego que el saber que el planeta tierra, los astros, las estrellas, el agua, las plantas, las flores, los animales, son el templo de la Esencia Divina de la Vida, que cada hogar, cada familia, cada persona, es un templo de DIOS. Por eso abrazo y beso con profunda veneración, es la Esencia del Amor, de la Paz y la Justicia, haciéndome llegar al que sufre, dulcificándome, suavizándome, recomponiendo mi relación y amistad con Dios.

No tengo palabras para poder decir lo que siento, ante las gracias, las bendiciones y aquel “Mi DIOS se lo pague”, ante detalles tan simples, como un cariñoso abrazo, un beso, el arreglar una almohada, ayudar a comer al enfermo, arreglarle la cama, cogerla del brazo para ayudarle a caminar, o acompañarle a pasar la calle. Escuchar a la abuela, a la madre, los problemas de sus hijos, y nietos, jugar con los niñas/os, ayudarles a hacer la tarea, recordar su cumpleaños, comer un helado juntas/os, orar por ellas/os cuando están enfermas/os, o tienen algún otro problema, sobre todo manifestar que me importan y estar pendientes de sus necesidades, aunque yo misma no las pueda subsanar. Pero, ellas/os me enseñaron a escuchar! Es la mejor medicina para todo ser humano.

Son detalles que no NECESITAN de grandes capitales, es el aprender a dar y recibir.

Somos una Comunidad inclusiva dentro de la Iglesia, al servicio del Reino de los Cielos. En nuestras Comunidades, no hay ninguna persona rechazada, juzgada, marginada, señalada, despreciada o excluida, todas/os son acogidas bajo el Amor de Dios Padre-Madre. Todas/os sentimos que celebramos la Eucaristía conjuntamente, porque al pronunciar las palabras de la consagración, estamos cada una/o entregándonos al servicio de nuestros hermanas/os, haciendo publico nuestro compromiso y entrega al servicio del Reino de Dios.Como Iglesia, y dentro de la Iglesia, somos Iglesia, al servicio del Reino de Dios, más no “usando” el Reino de Dios, al servicio de la Iglesia, hackeando el mensaje del Evangelio, para nuestros intereses personales.

 

 

http://evangelizadorasdelosapostoles.wordpress.com/2013/10/26/para-celebrar-el-aniversario-sacerdotal-olga-lucia-alvarez-benjumea-arcwp/

UN ANIVERSARIO SACERDOTAL DIFERENTE.

 

OLGA LUCIA ÁLVAREZ BENJUMEA. ARCWP

 ¿Cómo celebrar un aniversario sacerdotal?

Recordando que; ser “sacerdote” no es un título, ni una mención de honor o un privilegio reservado, para quienes reconocemos o dicen ser “sacerdote”.

Ser sacerdote es un ministerio de servicio, bien sea ejercido por hombre o mujer. Esa es la esencia del ministerio sacerdotal. Cristo, es servicio. El es el primer sacerdote, según Pablo: Hebreos 7:11-12. Él, es modelo sacerdotal, es con Él, en Él y por Él (Doxología) que estamos todos/as llamados al ministerio sacerdotal de los fieles.

Existe el ministerio sacerdotal, que podríamos llamar; el de carácter profesional  sin que esto sea para confundir su carisma y su servicio. Las diferentes profesiones, llámense como se llamen, ejercen un servicio particular, según la necesidad requerida por la comunidad.

Voy a referirme de manera especial al sacerdocio femenino, aclarando, no es que sea diferente en su esencia como servicio, más sí en sus manifestaciones.  Se escuchan comentarios  por los pasillos y en reuniones ecuménicas; que dicho ministerio ha sido un fracaso, que no se ve progreso en las iglesias. Razón por la cual, aquellas instituciones que “ordenaban” mujeres sacerdotes, han decidido no promocionar más la ordenación de mujeres en sus espacios. ¿Interesa el crecimiento de la institución o llevar la Buena Nueva?

No es que se rechace el ministerio femenino. Se rechaza el modelo de sacerdocio femenino, que ha sido enmarcado en las normas y rasgos del patriarcado, en que se ha ido gestando a través de los años.

Muchos hechos testimoniales han dejado marcadas las huellas, de inicio del sacerdocio femenino en los primeros siglos del cristianismo: La suegra de Pedro, una vez liberada de la fiebre, se puso a servirles: Lucas 4:28-44. Está, la historia de la comunidad que se reunía en la casa de Lidia, la vendedora de púrpura: Hechos 16:12-15. Sin olvidar, el papel que desempeñaron las hijas de Felipe: Hechos 21:8-9. En cada historia de éstas, se refleja el empoderamiento al laico que Jesús, nos ha dejado por legado, y el Apóstol Pedro muy bien lo recoge en su Carta:(1ª de Pedro: 2:9).

El ser sacerdote y servir, están fuertemente ligados a que sea real y efectivo el empoderamiento al laico, a fin de que todas/os seamos responsables del Reino de Dios: «Denles ustedes de comer». (Lc. 9,12-13). Para que lo entendamos mejor: atiéndales, sírvanles. “Pues yo estoy entre vosotros como el que sirve”(Lucas 22:27). Que nos quede claro; el mensaje en el ministerio sacerdotal, es igual tanto para el hombre como la mujer. Tanto hombres como mujeres tenemos el desafío de ser tiernos/as, humanos, sencillos, y recordar: “no he venido a ser servido, sino a SERVIR” Marcos 10:45.

Que no se acepte y reconozca el sacerdocio femenino, como tal, es otro asunto, pero negarlo no se puede, tratar de ignorarlo menos. Echarla la culpa a Otro, absurdo!

El ministerio sacerdotal femenino, debe de romper el paradigma machista y patriarcal. Ése, que en algún momento, patrocinamos muchas de nosotros/as. Mientras no se libere de ese molde, se le verá como un fracaso y, no tendrá éxito, como los comentarios que hemos escuchado.

De ahí la importancia de volver a las fuentes del ministerio sacerdotal femenino, de los primeros siglos del cristianismo, que aunque siendo un servicio, no es igual al del hombre, somos diferentes. Tampoco es competencia. No es la vestimenta, ni los títulos: Pastor/a, Rvdo/a, Padre/Madre, Monseñor/a, Obispo/a, (Mateo 23:8-10)  lo que hace al sacerdote, como dice el refrán popular: “no es el hábito, el que hace al monje”.

El sacerdocio femenino no nació en un altar, con incienso, flores y velones. El sacerdocio femenino nació, al calor de un hogar con varios/as vecinos/as, amigas/os. Alrededor de las experiencias, de la familia, del barrio, del pueblo. Conversando acerca de la situación que se vive; de los enfermos/as, de los desempleados, de las presiones del Estado, de los niños, de los desplazados, de las injusticias, de la violencia, del invierno, de las ansias de paz y añoranzas de los abuelos. Se celebra y se comparte la vida, todos/as tienen la palabra, reparten y comparten, lo que ahí todos/as  están haciendo.

No es el templo ajeno y frio, es la Casa/Iglesia. Es tu casa, es mi casa, aquí  nos conocemos, es el calor de un hogar, donde la vida, la fatiga, el ansia, la tensión, los sueños, se sienten.

En la mesa del hogar; Casa/Iglesia, todo está por hacer. Los niños/as quieren participar, llevar las OFRENDAS, leer y danzar. Los abuelos, “invisibles” no se pueden quedar. Ellos, quieren compartir su sabiduría y sus experiencias. La familia se hace presente con algo para ofrecer a los asistentes, hacen alguna lectura y comparten sus vivencias.

El pan, el vino, el aceite, el agua, la sal, el perfume, el chal, la bufanda de colores, las flores, las luces,  la danza, el tambor, la flauta, el canto, signos y símbolos, compartidos, estáticos no se quedan, cobran vida, cada uno de ellos presenta su energía, contagiando a todos/as de la chispa divina de la Vida.

La liturgia celebrada al calor de la Casa/Iglesia, no puede ser acartonada, ni lineal, repetitiva, es un rito de compromiso vivo, cuestionador, desafiante, y revolucionario, donde el compartir se hace vida!

Es aquel pasaje de Jesús, con Zaqueo, espontaneo, creativo, original, sencillo, humano, que nos enseña a celebrar la Eucaristía:

«Zaqueo, baja pronto; porque conviene

que hoy me quede yo en tu casa.»

Lucas 19:1-10

 

Cuántas veces, por la lejanía, lo tarde de la hora, la falta de transporte. Quien comparte la vida, y concelebra en la Casa/Iglesia, y acompaña la Comunidad, ha dicho a alguno/a: “conviene que hoy me quede yo en tu casa…”

Las novedades, los cambios estructurales, no son los llamados a desbordar los templos, como se ha creído.


El ministerio sacerdotal femenino, se realiza “a pie”, dando confianza, amor, TERNURA, concelebrando con el pueblo de Dios la vida, caminando con ellas/os en sus afanes cotidianos, jugando con los niños/as, acompañándoles  en el Internet, comiendo un helado, mirando sus cuadernos, visitando al enfermo/a, conociendo los cambios que han realizado y sus avances, estimulándoles, felicitándoles, aconsejándoles.

Ser sacerdote, es ser una/o de ellas/os, con ellos/as, en la casa, en el parque, en las calles, en el hospital, en la cárcel, en el trabajo, en el bus, allí donde se vive la vida!

“HAY MUCHO REINO DE DIOS FUERA DE LA IGLESIA INSTITUCIÓN”

 

 

Remitido al e-mail

 

LA PRIMERA MUJER CURA COLOMBIANA. Por Maria Ximena Plaza

Rate This

DONJUAN presenta la controversial historia detrás de estas mujeres que se rehúsan a esperar la BENDICIÓN del Vaticano para que ellas puedan ejercer una nueva posición en el altar.

Ni monja, religiosa o misionera: Olga Álvarez se niega a desempeñar otro rol en la iglesia católica que no sea el de cura. Ella es la primera latinoamericana en unirse al movimiento de sacerdotisas católicas, integrado por 230 mujeres alrededor del mundo. DONJUAN presenta la controversial historia detrás de estas mujeres que se rehúsan a esperar la BENDICIÓN del Vaticano para que ellas puedan ejercer una nueva posición en el altar.

Timbraron. Antes de girar el pomo de la puerta, tomó un respiro y se repitió a sí misma: “Estoy segura y cada vez me siento más segura”. No era la primera vez que repetía esas palabras. Eran la traducción literal de la fuerza interior que la impulsó a tomar la decisión que cambió su vida. Dos obispos cristianos presionaron por segunda vez el timbre. Olga Álvarez, la mujer que se convertiría en la primera sacerdotisa católica colombiana, no los hizo esperar más y abrió.

Una vez acomodados en la sala de su casa -sin muchos preámbulos-, uno de ellos le preguntó:

-¿Tú sabes en que te has metido?
Olga notó que la entonación del clérigo no era la de una pregunta, sino la de una advertencia.
 El segundo obispo continuó:

-Yo me opongo a la ordenación de mujeres -citando, de alguna manera, los casos de las sacerdotisas de las iglesias presbiterianas, anglicanas y luteranas-. No voy a ordenar mujeres porque la experiencia ha demostrado que no tienen éxito. La gente no las acepta.

La colombiana trató de dar una respuesta contundente:
– Sí, yo sé en qué me he metido y mi experiencia ha sido distinta.

Un mes antes de su ordenación en los Estados Unidos, los obispos ya la habían llamado por teléfono. Los jerarcas de dos iglesias de la fe cristiana habían manifestado su preocupación por los rumores alrededor de su intención de asumir el rol de sacerdotisa católica. La reverenda Judy Lee, coordinadora del Programa de Preparación del movimiento, confiesa que el camino de iniciación en el sacerdocio empezó a comienzos de 2010, cuando Olga contactó a la organización vía Internet. Desde 2008 Álvarez conocía el movimiento a través de Elfriede Harth, una amiga colombo-alemana, pero no estaba convencida.

Buscó publicaciones que explicaran en detalle la noticia revolucionaria del clero femenino dentro del catolicismo, y un artículo publicado en la Revista Concilium de España le dio todas las respuestas. Pero dos años más tarde, y tras un breve paso por la Iglesia anglicana, esta mujer de 70 años se dio cuenta de que su verdadero llamado era ser cura y en ninguna otra iglesia que no fuera la católica. El proceso para lograrlo no fue nada simple.

Tuvo que certificar su EDUCACIÓN religiosa y teológica y una experiencia pastoral. Más allá de la preparación espiritual, en este documento, en caso de tenerlo, también tenía que demostrar el apoyo de esposo o compañero, acreditar cartas de referencia de profesores, un chequeo del pasado criminal y una constancia médica sobre su buen estado físico y mental.

El encuentro entre Olga y los obispos se llevó a cabo cuando no había marcha atrás. Ella ya había seguido al pie de la letra todos los pasos para ingresar al movimiento, incluyendo una visita en julio de la reverenda Judy Lee a la comunidad de la sacerdotisa católica en Colombia. Los dos obispos, sin embargo, todavía tenían la esperanza de hacerla desistir. Le dijeron que para servir a Dios había otros caminos y no el de la traición. No hubo caso. Cuando el prelado se disponía a salir de la casa, uno de los obispos dijo:

– Lamentamos que te hayamos perdido.

El primer acercamiento a la vida de una comunidad religiosa de Olga tuvo lugar en Santa Marta.

-Estaba muy joven, tenía unos veinte años y trabajaba como vendedora en Tejicóndor. Un día decidí que era el momento de tomar dos años para darle un aire nuevo a mi vida. Me fui a la Costa con una compañera misionera. El plan era encontrarnos con otras misioneras de la Unión Seglar de Misioneros.

En la sierra, se sentaron junto a misioneros e indígenas alrededor de una fogata.
– Escuché acusaciones de los indígenas contra los misioneros. La líder de la aldea, Dionisia Izquierdo, le decía enérgicamente al padre Lorenzo, el misionero capuchino, que su pueblo no estaba en contra del desarrollo, pero que no podían estar de acuerdo con la construcción de carreteras en tierra sagrada y tampoco con que se hubieran llevado a varios niños al Orfanato San Sebastián de Rábago.

Esa conversación no la dejó tranquila. Sintió que ella debía ser un puente entre la religión católica y las creencias y los valores de los indígenas y los afrocolombianos. Se unió a misiones en el Cauca y el Chocó. Los dos años de viajes se convirtieron en 40 años de procesión religiosa, que empezaron con misiones lideradas por el obispo católico Gerardo Valencia Cano y la Fundación Unión Seglar de Misioneros, para luego echar raíces en un cargo administrativo como secretaria de la oficina de la Teología de la Liberación en Bogotá, fundada por el mismo obispo, y que ahora es conocida como el Servicio Colombiano de Desarrollo Social.

Pero la vocación de Olga viene -prácticamente- desde la cuna. Su mamá fue religiosa carmelita y su casa marchaba con una “disciplina de convento”. Fue tanta la influencia cristiana en todas las actividades diarias de la familia, que sus tres hermanos y dos hermanas jugaban a celebrar la misa y realizaban procesiones por toda la casa. En la huerta, los entierros de los animales, especialmente de sus pájaros, desplegaban la imaginación religiosa de toda la familia: su mamá elaboraba ornamentos en papel periódico y todos sus hermanos transformaban tarros en campanas y desataban una feroz competencia con los ladridos de los perros y la música de los vecinos.

Los padres de Olga usan la preparación religiosa de su hija soltera como un eficaz rompehielos de cualquier conversación. Empiezan por narrar los años de bachillerato en el Colegio de la Presentación, varios cursos y seminarios en catequesis para luego resaltar los dos diplomados en teología y pastoral juvenil en la Universidad Javeriana.

La curia colombiana es bastante precavida para compartir detalles puntuales de su vida personal y de su familia, porque no quiere “incitar conflictos generados por la interpretación errónea de una competencia entre el movimiento de sacerdotisas con los roles preexistentes en la Iglesia católica”. También, porque considera que las mujeres sacerdotes atraviesan “la época de las catacumbas”, como la vida clandestina que vivieron los primeros cristianos ante la constante amenaza de persecución por parte del Imperio romano.

“Esta memoria cobra aún más

… vigencia con el aumento del fanatismo en la religión. En los tiempos de la presidencia de Turbay Ayala tuve que salir seis meses fuera del país debido al allanamiento de la oficina de la Teología de la Liberación y los del Centro de Investigación y Educación Popular (CINEP), la Casa de la Juventud y la Parroquia Alemana. En esa época también detuvieron a los padres jesuitas Jorge Arango y Luis Alberto Restrepo”.Vestida con un alba blanca y una estola roja, el 11 de diciembre de 2010 Olga caminó hacia el altar. Elfriede Harth, su amiga durante más de 15 años, presentó a Olga a los cientos de asistentes. Sobre el sagrario, la reverenda Judy dio la bienvenida y explicó el orden de la eucaristía. Allí sacerdotisas y curas católicos -algunos de ellos casados- escucharon las lecturas de la Biblia en la voz de afroamericanos y latinos. Ellos eran representantes de comunidades provenientes  de otra ciudad en la Florida, que habían sido transportados por el movimiento exclusivamente para participar en la eucaristía.A través de letanías se honró la memoria de mártires latinoamericanos como monseñor Óscar Romero y los jesuitas en San Salvador. Llegó el momento del acto más solemne del día: la obispa Bridget Mary hizo entrega del cáliz y la patena, mientras todos los feligreses pronunciaron las palabras de consagración. Ya al final de la misa, la obispa levantó las manos y se dispuso a tomar las de Olga y así presentarla como sacerdotisa ante la comunidad. Ellos fueron quienes concluyeron la celebración, mediante la imposición de manos sobre la cabeza de quien ahora es la primera cura latinoamericana.Según la obispa Bridget Mary, este momento fue un hito para el movimiento, porque marcaba la apertura de un espacio para crecer en Latinoamérica. -Olga -dice la obispa- quiere servir a la población colombiana, ama la teología católica, apostólica y romana, trabaja en solidaridad con los POBRES y por el final de la opresión de los marginados. 

La obispa Mary inició su ministerio en la primera ordenación de sacerdotisas en los Estados Unidos, llevada a cabo en 2006, en la que por primera vez defendió vehementemente que en el catolicismo existe un “gran movimiento de justicia social” para los POBRES y las mujeres en la Iglesia católica, basado en la creencia de que Jesús llamó tanto a hombres como mujeres a que recibieran en igualdad de condiciones todos los sacramentos.

– Nosotras debemos tener mayor visibilidad en el altar -dice la obispa-, no vamos a esperar más, no vamos a rogar más por permiso, no vamos a dejar la Iglesia que amamos. Nosotras vamos a liderar la Iglesia siguiendo la palabra de DIOS.
La alta jerarca justifica la existencia de mujeres curas al recurrir a los anales de la historia, que indican que las mujeres sirvieron en ministerios durante los primeros 1.200 años de la Iglesia.

– Lee Romanos 16: Pablo saluda a Phoebe y se refiere a ella como diácono, de la misma manera en que menciona a Timoteo, otro líder de la Iglesia. Por favor no dejes que los curas y obispos hombres te insistan en que no había mujeres apóstoles: Junia, María Magdalena, Johana son nombradas en Lucas 8.

Para Mary, una de las cuatro primeras obispas en los Estados Unidos, el carácter comunitario de la Iglesia cambió en la era del emperador romano Constantino, cuando adquirió una estructura formal y los hombres religiosos empezaron a ser líderes en el espacio público.

– De repente solo estos hombres contaban con algo similar a poderes mágicos, que les otorgaban la autoridad para presidir la eucaristía. Así mismo la prohibición de hombres casados era una precaución para que sus hijos no heredaran la propiedad de la Iglesia.

Las fotografías de Janice Duszynska, la mujer que escandalizó al clero al colarse en varias ordenaciones de sacerdotes y retar a los obispos quitándose su ABRIGO y exhibiendo su alba y estola para ser ordenada sacerdote, han sido recurrentes en los medios norteamericanos.

Pero la noticia en julio, publicada en la versión en línea de The New York Times, de la apertura de la ordenación sacerdotal para mujeres, fue la verdadera bomba. El padre Roy Burgeois, de la orden Maryknoll, participó en 2008 durante la ordenación de Janice, una de las asistentes a la ceremonia religiosa para Olga en la Florida. El Vaticano le dio 30 días a Burgeois para retractarse de sus declaraciones públicas a favor de la ordenación de mujeres, pero él nunca lo hizo.

El medio anunció durante el verano de 2011 que la orden Maryknoll le instó al padre parar su campaña por las sacerdotisas católicas o de lo contrario sería expulsado. Al cierre de esta edición, Burgeois viajaba a Roma para conocer la decisión final del Vaticano respecto a su excomunión.

El movimiento de mujeres sacerdotisas espera que el acto simbólico de apoyo del padre Burgeois siente un precedente. En un correo electrónico interno de la organización informan a los miembros que Janice también viajará a Roma, donde pedirá un nuevo modelo de iglesia no-autoritario, patriarcal y jerárquico, el retiro de la obligación al celibato y obediencia al obispo, autosuficiencia financiera para que “no hayan salarios, ni trabajos formales en la iglesia” y una inclusión ecuménica, es decir, la de todos los sectores de la religión cristiana.

El secretario general de la Conferencia Episcopal de Colombia, monseñor Juan Vicente Córdoba, le dijo a DONJUAN que “es posible que la Iglesia católica, apostólica, romana acepte que la mujer sea sacerdotisa, dado que no es un asunto de esencia dogmática de la doctrina y el evangelio”.

Para monseñor Córdoba el problema de la participación directa de la mujer no es religioso, sino uno cultural. La religión y la fe, según el prelado, van insertadas dentro de los pueblos; por ejemplo, todo el Antiguo Testamento está relacionado con una sociedad judía en que el hombre es el más preponderante, él es quien lleva la genealogía y la herencia.

“En los Estados Unidos, actualmente, las esposas adquieren el apellido de sus maridos, están casadas con Mr. Smith y dejan de llevar su nombre de solteras. Aunque la Iglesia ha ido ampliando la idea de que a la mujer hay que darle una mayor oportunidad, estos cambios no pueden ser abruptos, pues están ligados a transformaciones en la cultura”. Para él es imposible imaginar que en una sociedad de tipo judeocristiana una mujer presida un culto. Quizá, con la persecución de los cristianos por parte de los romanos, las mujeres asumieron temporalmente distintos roles como leer la Biblia en las catacumbas.

Monseñor, miembro del equipo facilitador de la entrega del cabo Moncayo, dice que su mensaje para los católicos en Colombia es que no asistan a las ceremonias celebradas por estas mujeres. Y lo explica con la siguiente parábola: en una familia -presidida por el papá y la mamá- se trata de incluir una norma distinta a las que ellos mismos han infundado para PROTEGER al grupo filial. Por ende, los papás les dirían a los hijos que no asistan a lo que su hermano se está inventando, porque eso no es de la familia.

Se rompería la unidad y comunión con el apóstol Pedro y su sucesión por medio del papa Benedicto XVI. En últimas, se dispersaría el rebaño y originarían varios pastores, en otras palabras, se convierte en una doctrina confusa que no tiene claridad y los fieles también emprenden distintas rutas.

– Las mujeres le pueden pedir el sacerdocio al papa con amor y respeto. Pero otra cosa es que hagan huelga o asuman posiciones en contra del papa, con lo que desafían su autoridad y la normativa de la Iglesia -sostiene el prelado.

Expertos y periodistas han visto la expansión del movimiento de mujeres sacerdotisas como un “efecto dominó”, que empezó en 2002 cuando siete mujeres fueron secretamente ordenadas por dos obispos hombres de la Iglesia católica romana en Alemania.

A lo largo de un ensayo académico, escrito por la profesora de Cornell University, Mary Fainsod Katzenstein, desde los años setenta se han realizado varias conferencias por la ordenación de curas católicas en el mundo y algunos movimientos se han formado para defender esta causa, pero solo a comienzos de esta década algunas mujeres decidieron dar el primer paso para tomarse el altar.

La obispa Bridget Mary dice que cada vez que el Vaticano las denigra, el movimiento crece.

– Tan solo búscanos en Youtube y en nuestros blogs. En mi página web puedes ver más de 88.000 visitas.

Ella atribuye el aumento de sacerdotisas a cerca de 100 mujeres en los Estados Unidos y más de 130 en Europa al activismo digital.

– Mientras la Iglesia católica trataba de cubrir los abusos a niños, el campo de juego se fue nivelando al ganar más visibilidad en Internet. Así, más mujeres se acercaron a nosotras, para asumir el sacerdocio. Esa fue la gota que derramó el vaso.
Karen Jo Torjesen, profesora de Estudios de las Mujeres en la Religión, en LA ESCUELA DE POSTGRADO Claremont y columnista del medio electrónico Hufftington Post, le reiteró a DONJUAN que en la parte nórdica del mundo se evidencia una desilusión con el clero, especialmente frente a los temas de sexualidad, y eso crea una ventana para las mujeres sacerdotisas. En América Latina, considera que la presión hacia la Iglesia está originada en movimientos pentecostales exitosos.

Desde su ordenación en diciembre del año pasado, Olga Álvarez ha realizado más de cuarenta celebraciones eucarísticas en el país. La reverenda Lee la llama cariñosamente “Pablita”, porque como el apóstol Pablo se ha movido por todo el territorio nacional para llevar su palabra. Una segunda mujer colombiana fue ordenada en marzo, pero esta vez dentro del país.

Ella no revela su nombre debido a que teme que pierda su trabajo.
Al viajar a Colombia para la ordenación de Marta*, la obispa Bridget Mary vio por televisión la instalación de un obispo y tanto niños como personas de escasos recursos lo abrazaban. Tenía entendido que el obispo asumía su ministerio en un área amenazada por el conflicto, por ello regresó a los Estados Unidos con el alivio de saber que “Colombia era tierra fértil para el movimiento”.

En esta misma línea, monseñor Córdoba anunció como buena noticia que la Iglesia católica fue designada por el gobierno para realizar la veeduría y distribución de recursos para SOCORRER a las personas afectadas por la ola invernal, dada su presencia en sitios remotos de la geografía nacional.

Las misas más recientes de la cura colombiana fueron para un plantel estudiantil de más de 800 estudiantes. Con una sonrisa, Olga cuenta que la comunidad le compró el pasaje para que viajara a cerrar las jornadas en derechos humanos organizadas por el COLEGIO.

-Llevaba puesta una estola con muchas caritas de niños. Algunos estudiantes se acercaron, fijaron su mirada hacia mis ojos y después la bajaban por la estola, ¡esa estola los deja fascinados!

Para ella no hay duda de que estos niños y adolescentes ya sienten curiosidad por el sacerdocio y por la encarnación de un cura en la imagen de una mujer. Olga ya puso en marcha su revolución.

CONTENIDO RELACIONADO:

– Galería de fotos: Ólga Álvarez. la primera mujer cura colombiana

http://www.revistadonjuan.com/interes/la-primera-mujer-cura-colombiana/10595504

 

http://evangelizadorasdelosapostoles.wordpress.com/2013/11/02/59283/

COLOMBIA: ¿Por qué la Iglesia católica no permite mujeres sacerdotes?: Olga Morales Burgos

La Iglesia anglicana de Inglaterra acaba de decidir que habrá obispas.

Por: OLGA MORALES BURGOS

11:41 p.m. | 21 de julio de 2014

Mujeres sacerdotes
 

Foto: Archivo particular

Mujeres sacerdotes

 

 

A mediados de los años 60, con el Concilio Vaticano II, que modificó el rumbo pastoral de la Iglesia católica, quedó estipulado cuál es el puesto que le corresponde a la mujer en la sociedad moderna y en la Iglesia. El sacerdote Pedro Salamanca, de la Arquidiócesis de Bogotá, subraya que en dicha asamblea, que reunió a 2.450 obispos de todo el mundo, se reiteró que el ministerio apostólico es para los varones, pues así lo dispuso Jesús al elegir solamente hombres entre sus apóstoles.

“Hay que anotar que en la época de Jesús había cultos entre las religiones paganas que admitían a las mujeres en el desarrollo de celebraciones religiosas y, sin embargo, Jesús no llamó a ninguna a la hora de FORMAR su ministerio apostólico –dice Salamanca–. Además, Él mostró una gran libertad frente a las costumbres culturales y religiosas de su tiempo. No podemos pensar, entonces, que obrara determinado por un condicionamiento cultural”.

Cuando Pablo de Tarso plasmó en sus epístolas que había mujeres diaconisas que trabajaban con él a favor del Evangelio, dejó ver una considerable evolución respecto a las costumbres del judaísmo. Sin embargo, en ninguna parte de la Biblia se habla de alguna ordenación de estas mujeres.

“En la Iglesia hay varios ministerios o servicios, entre los cuales sobresalen el diaconado, el presbiterado y el episcopado –explica Carlos Novoa, sacerdote jesuita y profesor titular y doctor en Teología de la UNIVERSIDAD Javeriana–. Y Pablo, en efecto, nos dice que había mujeres diaconisas. En la Iglesia primitiva hubo ministras ordenadas porque en ese entonces no estaba tan delimitado. Son asuntos de evolución de los tiempos”.

En las Escrituras quedó registrado cómo durante el ministerio itinerante de Jesús se hace acompañar, además de los apóstoles hombres, por un grupo de mujeres, entre ellas María Magdalena, pero ninguna fue investida del ministerio apostólico, siendo este factor definitivo para los llamados Padres de la Iglesia como el ejemplo perfecto de la voluntad de Cristo. El Concilio Vaticano II confirma que el título de cooperadores de DIOS quedó reservado en las cartas paulinas para Apolo, Timoteo y para el propio Pablo.

En la actualidad

Durante su primera exhortación apostólica, Evangelii gaudium, el papa Francisco mencionó que debemos reflexionar sobre el puesto que se merece la mujer en la Iglesia; sin embargo, nunca se ha hablado sobre la posibilidad de un ministerio femenino, pero es un tema que podría cambiar. Por ejemplo, vemos que existe la obligatoriedad del celibato sacerdotal en la Iglesia católica, apostólica y romana de Occidente, mientras que en la Iglesia católica, apostólica y romana de Oriente, que comparte la misma fe y comulga con el papa Francisco, los sacerdotes sí se pueden casar.
Javier Darío Restrepo, periodista con ESTUDIOS en teología y filosofía, dice que “es una cuestión cultural, pues no hay ningún fundamento dogmático que permita decir que las mujeres no puedan ser sacerdotes. Si vemos el hecho histórico, era una gran cantidad de mujeres las que seguían y atendían a la predicación de Jesús”.

El papa Francisco afirmó también en su primera exhortación que “las funciones sacerdotales no dan lugar a la superioridad de los unos sobre los otros. De hecho, una mujer, María, es más importante que los obispos”.

Precisamente, este argumento que ofreció el papa Francisco de que la mujer, en cabeza de María, es más importante que un obispo es “el llamado a entender que la mujer debe ser convocada a prestar un servicio mucho más importante que el dado hasta la fecha”, dice Restrepo.

“De hecho, deseo ardientemente ver a la mujer en los puestos de dirección, porque creo que esto les daría mucho más aire a la vida de la Iglesia y, sobre todo, a la evangelización –agrega el periodista–. Con la mujer entrarían unos nuevos factores que hasta el momento no tenemos. A la Iglesia le ha hecho mucho daño el patriarcalismo de su institución”.
En un sentido opuesto, según el padre Salamanca, “la Virgen María no tuvo participación en el ministerio apostólico, del cual se derivan los diferentes ministerios ordenados en la Iglesia, como el episcopado o el presbiterado. Sin embargo, Ella es el miembro más importante de la Iglesia, pues su excelencia radica no en tener mando sobre otros, sino en cómo se acogió a Cristo. Y esa obediencia a Él se puede realizar en cualquier estado o condición de vida”.

Además, dice: “Hay cabida para otros ministerios que son de gran influencia en la vida de la Iglesia, como el estudio y la enseñanza de la teología o la animación de las comunidades de base”.

El padre Novoa afirma que “aunque la Virgen María tiene una consideración especial, pues es la Madre de DIOS y Madre nuestra, debemos reconocer que en la comunidad católica no le hemos dado a la mujer el puesto que se merece. Y cuando yo estoy discriminando a una mujer o a cualquier persona, estoy discriminando a Jesús. En Jesús todos somos radicalmente iguales. Somos sujetos de una radical dignidad e igualdad”.

Aunque la Iglesia católica, apostólica y romana no ha anunciado que tenga alguna agenda sobre el ministerio femenino, sí existe un llamado a revisar el papel de la mujer en la Iglesia.

Sin embargo, las transformaciones se construyen en la comunidad para ser acogidas por todos los que conforman la Iglesia católica y, mientras cambios como la aceptación de un ministerio femenino no sean consignados de manera oficial, ellas no serán tenidas en cuenta para el sacerdocio.

La pregunta que queda en el aire es qué tantos feligreses católicos estarían dispuestos a aceptar a las mujeres en el sacerdocio o si, como sucedió en la Iglesia anglicana una vez incorporaron a las mujeres al mismo, habrá quienes se rebelen.

‘No es justo con las niñas’: madre Angélica

La madre Angélica, fundadora del emporio Eternal World Television Network (EWTN), nunca ha ocultado estar en contra de la ordenación de las mujeres. En la biografía escrita por Raymond Arroyo, en 1993, cuando el papa Juan Pablo II estaba por anunciar el permiso que iba a conceder a las niñas para que ayudaran en el altar en el momento de la celebración litúrgica, la madre fue la primera en oponerse: “Creo que no es justo para las niñas, porque qué pasa si ella AYUDA EN la misa día tras día, semana tras semana, y llega a pensar igual que el niño: ‘Creo que me gustaría ser sacerdote’. Y entonces no puede. ¿No sería eso una decepción? ¿Por qué exponer a una niña a eso?”.

Para sorpresa de todos, y a pesar de ser bastante ortodoxa frente a los cambios de la Iglesia, cuando la noticia fue confirmada, nunca volvió a criticar la presencia de las niñas en el altar. No obstante, siempre ha dejado en claro que no está de acuerdo con el manejo de un lenguaje inclusivo y los cambios drásticos que se puedan presentar, teniendo en cuenta la tradición de más de veinte siglos en la Iglesia católica.

Caso de desobediencia

El 29 de junio del 2002, el arzobispo argentino Rómulo Braschi, no reconocido oficialmente por el Vaticano, ordenó a siete mujeres como sacerdotes de la Iglesia católica, apostólica y romana, en una ceremonia que tuvo lugar a bordo de un barco que navegaba sobre el río Danubio, en Alemania. El objetivo de hacer la ceremonia en este lugar era que ninguna arquidiócesis pudiera invalidar el sacramento.

El entonces cardenal Joseph Ratzinger, quien era prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, excomulgó a las mujeres y decretó la invalidez del sacramento dos meses después del singular evento. Este grupo de mujeres hizo caso omiso y creó la Asociación Católica Romana de Mujeres Presbíteras. Ellas se han establecido en la ciudad floridana de Sarasota (EE. UU.) y ya han ordenado a más de 180 mujeres en todo el mundo, de las cuales tres son colombianas. Una de ellas, Olga Lucía Álvarez, de 72 años, afirma que desde que tuvo conciencia de su bautizo como católica, es decir, a los 20 años, sintió el llamado a servirle a DIOS.

“Fui formada por un religioso muy abierto, conocido como el ‘obispo rojo’, monseñor Gerardo Valencia Cano. Como no podía ordenarme en la Iglesia católica, me fui para la anglicana, pero allá tuve algunos problemas. Fue entonces cuando fui contactada por la Asociación y me ordené con ellas”.

Cuenta Olga Lucía que en 1976 el papa Pablo VI pidió a una comisión un informe sobre por qué las mujeres no eran ordenadas. Para la ‘religiosa’, en el texto quedó estipulado que no había ningún argumento, ni bíblico ni teológico, que impidiera la ordenación de las mujeres y que nunca se ha especificado algún tema de género en las escrituras.
Lo que ha establecido la Iglesia católica en el Código de Derecho Canónico, numeral 1024, es que “solo el varón bautizado recibe válidamente la sagrada ordenación”. La pregunta que formulan Olga Lucía y su comunidad es: “¿Existe alguna diferencia entre el agua con que bautizan a los hombres y las mujeres. ¿O es que las mujeres no necesitamos bautizo?”.

OLGA MORALES BURGOS
ESPECIAL PARA EL TIEMPO

*Autora del libro ‘No solo de pan vive el hombre’, de Intermedio Editores.

 

http://www.eltiempo.com/estilo-de-vida/gente/por-que-la-iglesia-catolica-no-permite-mujeres-sacerdotes/14282417

 

http://evangelizadorasdelosapostoles.wordpress.com/2014/07/22/por-que-la-iglesia-catolica-no-permite-mujeres-sacerdotes-olga-morales-burgos/

Nube de etiquetas