Somos un Movimiento Internacional dentro de la Iglesia Católica, en la búsqueda de Justicia e igualdad para mujeres y hombres en la inclusividad según la propuesta de Jesús de Nazaret

logo-arcwp5 

 

Estoy próxima a nuevo aniversario sacerdotal. Cómo no agradecer a DIOS, delante de las Comunidades que acompaño, delante de Ustedes que me conocen, el llamado que me ha hecho, a servir, sanar, consolar, liberar a mis hermanas/os oprimidos y sobre todo a ser más humana? Han sido ustedes quienes han dado sentido a mi ministerio, para la Gloria de Dios! sirviendo en la Iglesia.

Me reafirmo en el que no me he hecho presbitera por voluntad propia, sino por el llamado del Cielo, a través de la Comunidad, no buscando títulos, honores, ni privilegios, ni “dignidades” terrenas. Ha sido la vivencia de mi Bautismo, que me ha colmado de dignidad divina!

El sacerdocio femenino es de servicio,   igual que es el del varón, no para dominar, -como lo acaba de recordar el Papa Francisco a los nuevos obispos-  con la diferencia de no volver a equivocarnos levantando templos. Sin preocupaciones por el ropaje romano a lo Constantino, sin bonetes, sin anillos, sin mitras, ni báculos, de carácter principesco. Sin decretos, ni normas restrictivas de vergüenza!

Absolutamente nada de lo anterior es necesario para anunciar el Reino de DIOS:

“EL ESPIRITU DEL SEÑOR ESTA SOBRE MI, PORQUE ME HA UNGIDO PARA ANUNCIAR EL EVANGELIO A LOS POBRES. ME HA ENVIADO PARA PROCLAMAR LIBERTAD A LOS CAUTIVOS, Y LA RECUPERACION DE LA VISTA A LOS CIEGOS; PARA PONER EN LIBERTAD A LOS OPRIMIDOS”  Lucas 4:18

Quienes ejercemos el ministerio sacerdotal femenino, estamos listas, a ir donde nadie va, listas, a ir donde nos llamen, listas a ir donde el Espíritu de la Ruaj nos lleve. Sin palacios, sin guardas espaldas, sin miedos, sin llaves, sin candados, sin cajas de seguridad, ni elegantes vehículos blindados…

El Espíritu del Señor se ha hecho presente en mí, a través de las comunidades, que sirvo. El día de mi ordenación (Diciembre 11/10) fui ungida, con  aceite, para suavizar mis asperezas a fin de ayudar a mis hermanas/os. Las comunidades de Barranquilla, Soacha, Chapinero y Medellín se hicieron presentes por medio de la Comunidad del Buen Pastor, de Flort Myers, Fl. todas y todos, mujeres, hombres, adultos mayores, jóvenes y niñas/os, sus manos fueron pasando, imponiéndomelas delicadamente, sobre mi cabeza, era sentir la energía divina, dándome apoyo, coraje, paz, tranquilidad y alegría.

Mujeres y hombres al servicio de la Iglesia, no podemos negar el Evangelio en su autenticidad, y menos no vivir y predicar su ejemplo:

 “LAS ZORRAS TIENEN MADRIGUERAS Y LOS PÁJAROS NIDOS, PERO EL HIJO DEL HOMBRE NO TIENE DÓNDE RECLINAR LA CABEZA”  Mateo 8:20

No me siento más santa, ni “convertida” como se quisiera esperar. El ser “santa/o” no es sinónimo de ser perfecta/o, ser santa/o es ser humana/o! Es sentir que me canso, que me enfermo, que me enojo, que soy egoísta,  me angustio y después…cómo me pesa el alma! Más temprano que tarde, busco la presencia de la Esencia Divina, nada me da más paz y sosiego que el saber que el planeta tierra, los astros, las estrellas, el agua, las plantas, las flores, los animales, son el templo de la Esencia Divina de la Vida, que cada hogar, cada familia, cada persona, es un templo de DIOS. Por eso abrazo y beso con profunda veneración, es la Esencia del Amor, de la Paz y la Justicia, haciéndome llegar al que sufre, dulcificándome, suavizándome, recomponiendo mi relación y amistad con Dios.

No tengo palabras para poder decir lo que siento, ante las gracias, las bendiciones y aquel “Mi DIOS se lo pague”, ante detalles tan simples, como un cariñoso abrazo, un beso, el arreglar una almohada, ayudar a comer al enfermo, arreglarle la cama, cogerla del brazo para ayudarle a caminar, o acompañarle a pasar la calle. Escuchar a la abuela, a la madre, los problemas de sus hijos, y nietos, jugar con los niñas/os, ayudarles a hacer la tarea, recordar su cumpleaños, comer un helado juntas/os, orar por ellas/os cuando están enfermas/os, o tienen algún otro problema, sobre todo manifestar que me importan y estar pendientes de sus necesidades, aunque yo misma no las pueda subsanar. Pero, ellas/os me enseñaron a escuchar! Es la mejor medicina para todo ser humano.

Son detalles que no NECESITAN de grandes capitales, es el aprender a dar y recibir.

Somos una Comunidad inclusiva dentro de la Iglesia, al servicio del Reino de los Cielos. En nuestras Comunidades, no hay ninguna persona rechazada, juzgada, marginada, señalada, despreciada o excluida, todas/os son acogidas bajo el Amor de Dios Padre-Madre. Todas/os sentimos que celebramos la Eucaristía conjuntamente, porque al pronunciar las palabras de la consagración, estamos cada una/o entregándonos al servicio de nuestros hermanas/os, haciendo publico nuestro compromiso y entrega al servicio del Reino de Dios.Como Iglesia, y dentro de la Iglesia, somos Iglesia, al servicio del Reino de Dios, más no “usando” el Reino de Dios, al servicio de la Iglesia, hackeando el mensaje del Evangelio, para nuestros intereses personales.

 

 

http://evangelizadorasdelosapostoles.wordpress.com/2013/10/26/para-celebrar-el-aniversario-sacerdotal-olga-lucia-alvarez-benjumea-arcwp/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: