Somos un Movimiento Internacional dentro de la Iglesia Católica, en la búsqueda de Justicia e igualdad para mujeres y hombres en la inclusividad según la propuesta de Jesús de Nazaret

Archivo para noviembre, 2014

¿CÓMO ES UN MINISTERIO SACERDOTAL FEMENINO? Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*

 logo-arcwp5

Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP

 

Según las necesidades del Pueblo de Dios, cada una va desarrollando sus carismas. En esta ocasión vamos a compartir algunas experiencias.

La Rvda Chava Redonnet desarrolla su ministerio de manera especial, con los inmigrantes, en Rochester. Chava cada fin de semana nos hace reflexionar sobre su pastoral con los inmigrantes, lo cuales viven perseguidos por la gente de la migra. Tratándoles como delincuentes comunes, ya que les obligan a colocarse un chip o brazalete en los tobillos. Su delito; haber entrado al país de manera ilegal…a trabajar en los campos duramente, viviendo en condiciones infrahumanas.

Rvda Chava Redonnet +RCWP, en Rochester, EE.UU.

Rvda Chava Redonnet +RCWP, en Rochester, EE.UU.

Chava les acompaña a las audiencias y citas en la Corte, les ayuda a conseguir abogados, consigue la forma de que les prorroguen el tiempo de estadía, y su lucha ahora es acompañarles en la lucha por la reforma de la inmigración en los EE.UU.

Cada 8 días celebra con ellos y sus familias, la Eucaristía, compartiendo con ellos se entera de sus necesidades y en qué condiciones están frente a la situación de la migra.

Ella, con ellos, está avanzando en el uso del español, para poder llegar mejor a ellos. Casi todos los inmigrantes son hispanos, especialmente de Centro América.

Chava, también celebra la Eucaristía en la Casa de la Hospitalidad en San José, el Trabajador Católico, los Domingos a las 11a.m. Cuya comunidad esta vinculada a la proyección pastoral con los inmigrantes.

La Rvda Judy Beamount y la Rvda Judy Lee con la Comunidad del Buen Pastor en Fort Myers

Las Rvda Judy Beamount y  Judy Lee  ARCWP con la Comunidad del Buen Pastor en Fort Myers. FL

 

 dscn1869

Judy Lee con los jovenes de la Comunidad del Buen Pastor.

Judy Lee con los jovenes de la Comunidad del Buen Pastor.

Este par de mujeres sacerdotes, realizan su ministerio en la Comunidad del Buen Pastor. Ellas, atienden a todas aquellas personas indigentes, rechazadas de la sociedad, celebran con ellos la Eucaristía, les orientan y atienden en sus necesidades, de vivienda, salud, educación y guardan de su formación espiritual.

Les acompañan y buscan abogados para ayudarles a tener una mejor calidad de vida, proteger sus derechos.

En estos días nos han compartido la experiencia de acompañar a Mary Anne, en sus últimos alientos de vida, quien pertenece a la Comunidad, ella, ha venido luchando contra el cáncer, además de su enfermedad, su gran sufrimiento, ha sido el alejamiento de su hijo Roy, quien regresa a casa y por primer vez, fue capaz de decirle a su mamá aquellas palabras milagrosas de “Te amo!. El trabajo de una Pastoral Familiar, ha logrado este reencuentro, momento de reconciliación y perdón.

La Rvda Judy Lee, rodeada de la Comunidad del Buen Pastor, en Fot Myers. FL.

La Rvda Judy Lee, rodeada de la Comunidad del Buen Pastor, en Fot Myers. FL.

En esta; Comunidad del Buen Pastor, lleno de amor y ternura, que desborda en calor humano, para muchos afros, y centroamericanos, que han viajado a los EE.UU a buscar mejorar su vida y la de sus familias. Ellas, a través de su ministerio protegen la vida, de discapacitados como el caso del hombre retrasado mental y sin manos, que recién nos compartían.

El estilo y forma de cómo se realiza el ministerio sacerdotal femenino, tiene que ver con una profunda vida espiritual, y vivencia del Evangelio haciendo realidad el Reino de la Divinidad en medio de los necesitados/as sobre todo en aquellos desechados de la sociedad.

En cada Eucaristía, tanto Chava, como las Judys, con la Comunidad celebran dando gracias, por los logros alcanzados en favor de sus hermanos/as desprotegidos, lo comparten y lo viven en Comunidad y nos lo dan a conocer porque en la diversidad, en la inclusividad se hace presente la Esencia Divina en su UNIDAD Trinitaria.

En la postración: rito de humildad y entrega al servicio de la Comunidad.

En la postración: rito de humildad y entrega al servicio de la Comunidad, en total “ob-audire”

El ejercicio en el ministerio sacerdotal femenino, es la Obediencia, que no es sumisión. Tanto el obedecer como el orar, es amar y saber escuchar. Obediencia viene del latín “ob-audire” que significa escuchar con atención. No es obediencia a la “autoridad” jerarquíca, sino obediencia a la voz amorosa de la Esencia Divina, que nos suele llamar insistentemente de muchas maneras. No es obediencia a normas, estatutos, dogmas, constituciones, es el “ob-audire” a su Palabra, a su Evangelio.

 

*Presbitera Católica romana

 

Fuente: http://evangelizadorasdelosapostoles.wordpress.com/2013/07/03/como-es-un-ministerio-sacerdotal-femenino-olga-lucia-alvarez-benjumea/

Anuncios

LA EUCARISTIA: PRESENCIA REAL DE CRISTO EN NUESTRAS VIDAS. Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*

logo-arcwp5

 

Domingo, 14 de septiembre de 2014

jpeg

 

 

¿Cómo puede suceder esto? ¿Será posible, celebrar la Eucaristía, sin pan y sin vino?  ¿Cuál es el efecto del rito y los símbolos en una celebración? ¿Acaso no perderá la liturgia su sentido?  ¿Quién o quienes pueden dar sentido a la Liturgia Eucarística?

Un rito, con símbolos, estáticos, sin motivación, sin explicar, es una liturgia sin vida, y  lleva a que los fieles se duerman.

La Eucaristía, tiene el encanto de lo divino, del saber compartir, con todos los hermanos/as. Es través del rito y los símbolos, hacer presente lo invisible de la Esencia Divina, entre nosotros/as. Esto es posible, si hay una participación activa La Eucaristía además de ser agradecimiento, es un compromiso, en el que todas/os estamos invitados a realizar de manera concreta. La entrega y el compromiso no es solo de quien preside, nos atañe a todas/os.

Todo parte del conocer y vivenciar  nuestro Bautismo. Allí se inicia, el proceso de nuestro crecimiento en la fe y compromiso con la Iglesia Pueblo de Dios.

Es el momento del Ofertorio. ¿Qué vamos a ofrecer? Quien preside, presenta el cáliz y la patena, sin pan y sin vino. “Todos somos responsables de las injusticias, pobreza y violencia que se vive en el mundo. Si hemos venido a celebrar la Eucaristía, qué vamos a ofrecer, a la Esencia Divina, que le vamos a presentar?” El cáliz y la patena, se fue pasando de mano en mano, en silencio…hubo lágrimas.Cada uno de los participantes, fue sintiendo el desafío de su compromiso: “Ofrezco mis debilidades”, “mis temores”, “mis cobardías”, “mi silencio cómplice”, “mi falta de compromiso”, para que la Esencia Divina de la Vida; “me sane”, “me liberé”, “me de coraje”. “La ausencia de pan y vino, nos habla de pobreza, hambre, injusticias, corrupción, egoísmo,  marginación, falta de amor, paz y generosidad.”  Alguien dijo: “es hora a celebrar verdaderamente la Eucaristía y hacerla realidad, es hora de renovar nuestro compromiso bautismal y entregarnos en cuerpo y alma”. Somos cada uno de nosotros/as quienes nos debemos presentar al Cielo, sin intermediarios, que nos estropeen la relación con el Divino.No podemos  desconocer  la Iglesia Pueblo de Dios como comunidad cristiana adulta, como lo expresa  Vaticano II:

“En la Iglesia hay una admirable variedad, pero es uno solo el Pueblo de Dios, sin desigualdades de los fieles en Cristo y en la Iglesia…” L.G 32.

La parábola del Buen Samaritano así nos lo reafirma: no se necesitan sacerdotes, ni intermediarios, espacios sagrados ni instituciones; hombres y mujeres que encontremos en nuestro camino, ellas/os son el templo de Dios. (Lucas 10:30-37).  La Esencia Divina, esta presente en nosotros/as.”Hemos sido creados a su imagen y semejanza”.

A medida que se van escuchando estas intervenciones, sientes la presencia Divina y los pelos se nos ponen de punta. Es hora de hacer los cambios, y no esperar que los van a hacer por nosotros/as. Presentimos que al terminar la celebración, no vamos a salir iguales, en el fondo de nuestros interior, la Esencia Divina no ha estado sacudiendo.

La  Comunidad es invitada a participar en la Consagración extendiendo sus manos sobre el Pan y el Vino, diciendo las palabras de la consagración con la persona que preside la liturgia eucarística.

Cuando todas/os estamos participando, se activa la presencia de Dios, en cada uno de nosotras/os. Su Presencia fluye de manera extraordinaria en cada uno/a inundándonos de energía, coraje, amor y ternura, haciéndonos sentir que todos somos importantes, y todos/as nos necesitamos los unos/as de los otros/as, por eso delante de Dios y de la Comunidad, nos damos el abrazo de Reconciliación y de Paz. Somos hermanos/as, somos una sola familia! Sentimos que se eleva, la autoestima de los presentes. Sienten que ellos/as también tienen algo que decir, algo que compartir, algo que aportar, no son desconocidos/as, son familia reunida convocados/as por la Palabra de Dios, (Mateo 18:20):  “Allí donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, Yo estoy en medio de ellos”.

Cautivando la atención de los presentes, haciéndoles una motivación a participar activamente, rompiendo la timidez y mutismo, en que nos han sumergido, el clericalismo, nos atrevemos a celebrar la Eucaristía, ofreciendo el pan y el vino, símbolos de vida, de alegría, de abundancia, de salud, de energía. Cristo esta presente y nos invita: “hagan esto en memoria mía”: 1 Corintios 11:24.

Mujeres y hombres, con sentido religioso,en todos los tiempo, han buscado su relación con el Dios Creador, en todos los pueblos (indígenas y afros) los  hemos encontrado en sus ritos y símbolos, evocando su Presencia.

Es fascinante descubrir, el poder influyente del rito, sus símbolos y sus beneficios en la Comunidad. El símbolo es capaz de hacernos transcender, al Infinito. Es la unión entre el Cielo y la Tierra, es el acceso a la Esencia Divina. No pueden ser acartonados, o estáticos, exigen flexibilidad y movimiento. Son la presencia de Dios, hecha luz, a través de nuestra fe.

“Que la Iglesia sea el lugar de la misericordia y de la esperanza de Dios, donde todo el mundo pueda sentirse acogido, amado, perdonado, animado a vivir la vida buena del evangelio. Y para que el otro se sienta acogido, amado, perdonado, alentado, la Iglesia debe estar con las puertas abiertas, para que todos puedan entrar. Y nosotros tenemos que salir de aquellas puertas y anunciar el evangelio.”  

Papa Francisco

*Presbitera Católica Romana 

El sacerdote y promotor del zen Pablo d’Ors se declara a favor del sacerdocio femenino

El sacerdote madrileño Pablo D’Ors, recientemente nombrado consejero del Pontificio Consejo de la Cultura (PCC) y promotor del budismo zen, ha mostrado su apoyo a la ordenación de mujeres como presbíteras en el diario italiano La Reppublica. Se da la circunstancia de que el próximo encuentro que organiza el PPC, y que tendrá lugar en Roma el próximo mes de febrero, tratara precisamente sobre el papel de la mujer en la Iglesia. El sacerdote español enviará un informe sobre la cuestión.

6/11/14 7:32 PM | Imprimir | Enviar

(The Irish Times/InfoCatólica) El sacerdote trata el asunto en La Reppublica: «¿Que si estoy a favor (de la ordenación de mujeres? Absolutamente, y no soy el único. El argumento de que las mujeres no pueden convertirse en sacerdotes poruqe Jesús era un hombre y porque solo eligió hombres (como apóstoles) es muy débil. Eso es una cuestión cultural, no metafísica»

Don Pablo asegura que «ha llegado el momento de recorrer otros caminos… es necesario un cambio», porque negar a las mujeres el acceso al sacerdocio representa «una discriminación inaceptable».

El presbítero explica que para preparar su informe para el PCC, ha hablado con muchas mujeres, cristianos y no cristianos por igual, de diferentes estratos sociales, y «todos, salvo uno» estaban a favor de la ordenación de mujeres.

Al mismo tiempo reconoce que hay muchos en la iglesia, sacerdotes y laicos, que se oponen a esta medida, porque, según su opinión, las «cosas nuevas» siempre asustan a la gente. Sin embargo, argumentó que sería un «pecado» resistirse a este cambio porque «la vida es una continua evolución».

Preguntado por las declaraciones del P. Pablo d`Ors, el portavoz de la Santa Sede, P. Federico Lombardi, sj, ha declarado a The Irish Times que no tiene nada que comentar.

D. Pablo d`Ors ha sido «profesor y crítico de teatro y de estética y, desde hace años, dirige el proyecto de `Buscadores de la Montaña´, para profundizar en la dimensión contemplativa de la vida cristiana e iniciar y acompañar a otros en la aventura de la interioridad. Es sacerdote católico, discípulo zen y escritor».

Magisterio de la Iglesia

La Iglesia Católica ha zanjado definitivamente cualquier posibilidad de ordenar mujeres como presbíteras. Así lo hizo San Juan Pablo II, Papa, en su Carta Apostólica Ordinatio Sacerdotalis, que concluyó de la siguiente manera:

Por tanto, con el fin de alejar toda duda sobre una cuestión de gran importancia, que atañe a la misma constitución divina de la Iglesia, en virtud de mi ministerio de confirmar en la fe a los hermanos (cf. Lc 22,32), declaro que la Iglesia no tiene en modo alguno la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres, y que este dictamen debe ser considerado como definitivo por todos los fieles de la Iglesia.

El papa Francisco se ha manifestado en algunas ocasiones en el mismo sentido, asegurando que la cuestión está cerrada.

 

http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=22423&utm_medium=ic&utm_source=nav&utm_campaign=navnot

Nube de etiquetas