Somos un Movimiento Internacional dentro de la Iglesia Católica, en la búsqueda de Justicia e igualdad para mujeres y hombres en la inclusividad según la propuesta de Jesús de Nazaret

apcr_color_solid_128pxTuve la oportunidad de acompañar a la familia de Carlos Albeiro con ocasión de su Pascua, el 2 y 9 de Marzo, en diferentes ceremonias religiosas.

El 2 de Marzo, estuve con su familia en la Sala de Velación y en el acto fúnebre en una de los templos más famosos de la ciudad.

Estamos con la familia, para los amigos y paisanos, no es fácil para ellos el desplazamiento, ya que viven en uno de los sectores más marginados…

Me llamó la atención que su funeral no fuera en su barrio, en su parroquia. Pero las condiciones de la sociedad, así imponen sus reglas.

El templo donde estábamos era totalmente ajeno a la familia.  Para mi habia, a una gran distancia entre el altar y  las bancas de los fieles,  casi diría 8 -10 metros de distancia. Distancia no de “respeto” sino de alejamiento.Un sonido un poco acustico. Una señora, sola, cantando. Los cantos desconocidos para los familiares de Carlos Albeiro. Qué pena! Toda la familia, son músicos!

El celebrante hizo “algún” esfuerzo por acercarse a la familia, muy tímidamente: “¿Quienes son los familiares de Carlos Albeiro?” , el hermano que estaba en la primera banca, se levanta y el celebrante le dice: “”Ah! tu eres, un hermano” y no se volvió a escuchar mas nada.

En el saludo de la Paz, bajó del altar, llegó  solo hasta la primera banca y se devolvió rápidamente a continuar la Eucaristía. Ni siquiera salió a recibir el féretro a la puerta del templo y tampoco lo acompañó en su despedida, debe de ser que las cosas están cambiando…

Seguimos acompañando a la familia, en su barrio y en su rancho,en el alto Oriente, se hizo el novenario, según costumbre y tradición en nuestros pueblos.

Estamos en la parte más alta de la casa desde donde se puede divisar los barrios aledaños, por donde hemos pasado, antes de llegar a la casa.

Estamos en la parte más alta de la casa desde donde se puede divisar los barrios aledaños, por donde hemos pasado, antes de llegar a la casa.

WP_20160316_002

Algunos aspectos del barrio donde vive la familia de Carlos Albeiro

Algunos aspectos del barrio donde vive la familia de Carlos Albeiro. Barrio El Pinar-Santo Domingo Savio-.

Hemos llegado a la casa de la Señora Anita, la mamá de Lucero. Nos acompaña Alejandrito

Hemos llegado a la casa de la Señora Anita, la  abuela que lo crió y mamá de Lucero. Nos acompaña Alejandrito un vecino.

WP_20160316_013

La señora Anita y Lucero

Nos acompaña el Obispo Rodrigo Montoya, y el Pueblo inicia los cantos.

Nos acompaña el Obispo Rodrigo Montoya, (Vetero-Católico) y el Pueblo inicia los cantos.

Aquí no hay distancia que nos separe, aqui hay calor humano. Estamos sentados en la cama de la Señora Anita

Aquí no hay distancia que nos separe, aqui hay calor humano. Estamos sentados en la cama de la Señora Anita

Nos disponemos a celebrar la Eucaristía.

Nos disponemos a celebrar la Eucaristía.

Damos inicio a la Eucaristía: concelebramos con el obispo Rodrigo, Olga Lucia y Lucero (diacona)

Damos inicio a la Eucaristía: concelebramos con el obispo Rodrigo, Olga Lucia, Lucero (diacona) y el Pueblo de Dios.

Lucero hace la lectura del Evangelio.

Lucero, (diacona-católica ARCWP)hace la lectura del Evangelio.

Invitamos a los participantes a hacer la homilía dialogada

Invitamos a los participantes a hacer la homilía dialogada

Lucero (diacona) participando en la Eucaristía con su familia

Lucero (diacona-católica ARCWP) participando en la Eucaristía con su familia, hablando de las huellas dejadas por Carlos Albeiro, -su hermano de crianza-

Nada como una rica comida hecha en el fogón de leña

Nada como una rica comida hecha en el fogón de leña

Terminada la Eucaristía,la familia sigue celebrando y nos ha ofrecido compartido una rica comida, hecha con productos de la huerta que cultiva la Señora Anita, cocinada en el fogón de leña, dándole un sabor excepcional a la comida, y el toque de nuestro ancestros campesinos.

Terminada la Eucaristía,la familia sigue celebrando, comparten ofreciendonos una rica comida, hecha con productos de la huerta que cultiva la Señora Anita, cocinada en el fogón de leña, dándole un sabor excepcional, y el toque de nuestro ancestral campesino. (al fondo el P.Luis Eduardo).

En este acto familiar y comunitario, con los vecinos y amigos, si nos sentiamos que estabamos celebrando la Pascua de Carlos Albeiro, porque todos/as estábamos involucrados/as en dicha celebración. Aquí no era un acto de reglas y normas por cumplir. Aquí fue toda una expresión del alma al compartir…

*Presbitera católica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: