Somos un Movimiento Internacional dentro de la Iglesia Católica, en la búsqueda de Justicia e igualdad para mujeres y hombres en la inclusividad según la propuesta de Jesús de Nazaret

 Logo en español

 

Todavía hay muchas preguntas sobre el sacerdocio femenino para responder y dar a conocer. Es el compartir de algunos diálogos que he tenido con las personas que se nos acercan y formulan sus inquietudes.

-Qué pretende el sacerdocio femenino dentro de la Iglesia Católica Romana?

Las mujeres sacerdotes estamos pidiendo el reconocimiento pleno de nuestro Bautismo. Concretamente estamos solicitando la anulación o reforma del Canon 1024 que hasta ahora limita el sacerdocio solo para los varones bautizados. Las mujeres también hemos sido bautizadas.

-Para qué pretender ser cura mujer, si ya tenemos bastante con lo que conocemos de los curas hombres?

No pretendemos reemplazar al cura-varón. No estamos en competencia. Estamos al rescate del mensaje del Evangelio al igual que lo hiciera nuestra patrona y la Apóstol de los Apóstoles, María de Magdala, llevando el mensaje a todas/os. Juan 20:17

-Qué sentido tiene ser mujer-cura? Para repetir el mismo esquema: vestir igual, celebrar igual, todo igual. Cuál sería la diferencia?

Mujeres y hombres somos diferentes. No tenemos por qué parecernos. No queremos ni vestir, ni celebrar como ellos. Somos no al clericalismo. La Eucaristía concelebrada con la Comunidad, en la expresión femenina, tiene su perfil muy diferente. Nuestras albas, símbolo de nuestro Bautismo es blanca y de modelo femenino. La  Estola, símbolo del servicio, para enjugar el sufrimiento de los pobres necesitados y marginados. Para nosotras no es símbolo de poder.  Es símbolo de servicio.

-Cuál sería el cambio de cara a la Jerarquía?

Para nosotras la Jerarquía, es la Esencia Divina, en medio de la Comunidad: “primero obedecer a Dios antes que a los hombres” Hechos 5:29.

-Cuál sería el papel de los laicos dentro del esquema jerárquico?

Hombres y mujeres somos hijos e hijas de Dios, en la Esencia Divina, todos somos iguales. Todas/os somos UNO/UNA.

-Todo sería igual como en Roma?

Aquí no es ser iguales a Roma o no. Lo importante es el trasfondo teológico que tiene nuestro Bautismo dentro de la Iglesia.

-Seguirían las divisiones? Hombres a un lado, mujeres al otro.?

Si hemos entendido el mensaje del Evangelio y el sentir de la Iglesia, para la realización del Reino de Dios, la marginación, la exclusividad, el rechazo, el abuso del poder, contra las mujeres, jóvenes, niños, ancianos/as, contra el LGTBI, etnia, prepotencias, divorciados/as  injusticias y egoísmo, esas actitudes no tienen cabida en el Reino de la Divinidad.

-Dónde tienen la “iglesia” para ir a verlas? Mejor dicho dónde “dicen” la misa?

La Iglesia eres tú. Quizás quisiste decir “templo”. Nosotras no tenemos templos. No cuidamos ladrillos, cuidamos personas en Comunidad. Primero entendamos que es la Misa. La Misa, significa envío, un mensaje que hay que llevar, en la Eucaristía, los presentes aceptamos el compromiso del envío: Marcos 16:15-18;  Mateo 28:19.

-Ustedes tienen permiso del Obispo?

Trabajamos donde nos aceptan, buscan y apoyan. “Donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy YO en medio de ellos” Mateo 18:20

 

-Cuántas son? Donde estudiaron, es decir dónde tienen el Seminario?

El número no es lo más importante, ya somos muchas…en los 5 continentes y en 13 países. No tenemos Seminarios. En la Universidad, se estudia la teología. Todas mujeres casadas, viudas, abuelas, solteras, llegan con toda la experiencia de la vida, sin haberse alejado de ella, para compartirla y darla a conocer, en toda la dimensión humana de la Vida.

-Quien las ordenó?

Tenemos la Sucesión Apostólica. No es la Sucesión Apostólica del poder. Es la Sucesión Apostólica del Servicio. Qué quiere decir eso? Aunque aún no hemos sido reconocidas por Roma, contamos con la Sucesión Apostólica, la cual será dada a conocer en su momento indicado.

Entonces, ustedes están excomulgadas?

Nosotras no aceptamos la excomunión. Nosotras no hemos abandonado la Iglesia. Nosotras no hemos renunciado a nuestro Bautismo.

-Ustedes se pueden casar?

Conoces lo que dice Génesis 1:18; Génesis 9:7 ? Nos podemos casar. El celibato es opcional.

-A ustedes, quien les paga?, cuánto ganan? ¿De qué viven?

Somos personas mayores que hemos trabajado y seguimos trabajando. En el Reino de la Divinidad, nadie se jubila o pensiona. Algunas hemos sido pensionadas por el Estado y otras aún trabajan en sus profesiones. No vivimos de las ofrendas, ni se cobra por los sacramentos.

-Si son casadas, tienen permiso del marido? Quien les apoya?

Los maridos, los hijos/as, nietos, demás familiares y amigos/as, muchos de ellos nos apoyan.

-La misa de ustedes, si tiene valor?

¿A qué te refieres?   La Eucaristía es de valor infinito!

 

Ustedes, son otra secta, de mujeres únicamente?

No nos hemos salido, ni hemos abandonado la Iglesia. Tampoco somos un Movimiento de solo mujeres.

 

-Por qué se dicen católicas romanas?

Hacemos parte de la Iglesia Universal, no somos un ghetto o grupo aislado. Aceptamos y seguimos los principios y valores de la catolicidad en toda la extensión de la palabra, donde se acepta a todo ser humano, que busca el Reino de Dios y su justicia.

 

Hasta aquí les dejo, nos vemos en otra oportunidad.  Sigamos orando, reflexionando y averiguando, nos queda todavía mucho por compartir. Gracias por sus preguntas.

*Presbitera católica romana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: