Somos un Movimiento Internacional dentro de la Iglesia Católica, en la búsqueda de Justicia e igualdad para mujeres y hombres en la inclusividad según la propuesta de Jesús de Nazaret

Archivo para junio, 2017

¿QUE ES LA EUCARÍSTICA, UN SÍMBOLO, O UN HECHO REAL? Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*

 

…¡Vaya!, pregunta que se han traído para el día de hoy. No tenían sino esta, la más difícil de todas?

…Voy a darles, mi respuesta muy personal y de experiencia vivida.

…Si la Eucaristía fuera únicamente simbólica con los elementos del: pan y vino. No tendríamos Eucaristía,es una realidad a toda prueba.

…La Eucaristía, para mi, tiene sentido en Comunidad.

¿Quien hace que la Eucaristía, sea Eucaristía? ¿Solo hay Eucaristía, cuando el/la celebrante dice las palabras de la Consagración?

…No.

Entonces, explícame ¿qué es lo que sucede?

Primero, que todo leamos el texto de 1 Corintios 11:20-33

20 Por tanto, cuando se reúnen, esto ya no es comer la cena del Señor, 21 porque al comer, cada uno toma primero su propia cena; y uno pasa hambre y otro se emborracha. 22 ¿Qué? ¿No tienen sus casas para comer y beber? ¿O es que deprecian la asamblea de Dios y quieren  avergonzar a los que nada tienen? ¿Qué puedo decirles? ¿voy a alabaros? En esto no puedo alabarlos. 23 Porque yo recibí del Señor lo mismo que les trasmití: que el Señor Jesús, la noche en que fue entregado, tomó pan,24 y después de dar gracias, lo partió y dijo: Esto es mi cuerpo que es para ustedes; hagan esto en memoria mía. 25 De la misma manera tomó también el cáliz después de haber cenado, diciendo: Este cáliz es el nuevo pacto en mi sangre; cada vez que lo beban háganlo en memoria mía. 26 Y así siempre que coman este pan y beban este cáliz, proclamarán  la muerte del Señor, hasta que vuelva. 27 De manera que el que coma el pan o beba el cáliz del Señor indignamente, será culpable del cuerpo y de la sangre del Señor. 28 Por tanto, examínese cada uno a sí mismo, y entonces coma del pan y beba el cáliz. 29 Porque el que come y bebe sin discernir correctamente el cuerpo del Señor, come y bebe juicio para sí. 30 Por esta razón hay muchos débiles y enfermos entre ustedes, y muchos que mueren . 31 Pero si nos juzgáramos a nosotros mismos, no seríamos juzgados. 32 Si nos examinamos nosotros mismos, no seremos juzgados. Y si nos juzga el Señor, es para corregirnos, a fin de que no seamos condenados con el mundo. 33 Así que, hermanos míos, cuando se reúnan para comer, espérense unos a otros”.

.Silencio………………..

…Este texto nos habla por si solo, no tenemos que echar mano de reflexiones ajenas,que nos enreden la vida y no nos permitan realizar la Eucaristía como Jesús lo dejo enseñado.

…Si vamos a celebrar la Eucaristía, en su verdadero significado, no puede ser de otra manera. Jesús, nos ha enseñado enseñado  cómo es que tiene que ser.

…No puede ser solo, comer,  beber, charlar, cantar y danzar, un rato.No se puede rebajar la Eucaristía a un solo compartir de amigos, vecinos o conocidos. (1 Corintios 11:20-22)

…No es para avergonzar, o humillar al otro/a, siendo el primero o la primera en empezar a comer: 1 Corintios 11:33.

…No son palabras mágicas, las que hacen que el Pan y el Vino se conviertan en el Cuerpo y Sangre de Cristo. Es el compromiso de entrega de cada unx de los participantes dentro de la Eucaristía, lo que hace capaz, el realizar ¡el milagro de la Eucaristía!

Cuando se nos invita, a aquella invitación final: “¡Hagan esto en Memoria mía!”. 1 Corintios 11:25. Ese, “Hagan esto en Memoria Mía” ó “Háganlo en Memoria Mía.” esta en plural!!! No queda duda, alguna. Por qué, entonces, nos quedamos en silencio y no repetimos junto con quien preside, el o ella, las palabras de la consagración?

…Esto es fascinante, de todas maneras, la Palabra de Dios, nos hace vibrar, cuando la compartimos, cuando nos la tomamos en serio, cuando la aprovechamos y vivimos, en Comunidad.

Se puede decir, entonces, ¿que el sufrimiento y dolor, que existe en el mundo, en las familias, etc. es porqué no se ha realizado la Eucaristía?

…Con dolor en el alma, me atrevo a decir que, si. Pablo lo deja muy claro en el texto que hemos leído: “Por esta razón hay muchos débiles y enfermos entre ustedes, y muchos que mueren”.  1 Corintios 11:30.

…Ahora, preguntémonos, quienes son “los débiles y enfermos”? Lxs campesinxs, indigenas, afros, desplazadxs, los inmigrantes, lxs refugiadxs, lxs ancianxs abandonadxs, lxs marginadxs, lxs excluidxs, lxs rechazadxs, mujeres y niñxs, abusadxs, violadxs, lxs enfermxs terminales, lxs desempleadxs, lxs sin techo, lxs discapacitadxs, lxs que están en prisión injustamente,  sin educación, sin atención a la salud, todxs aquellxs que de alguna manera están y viven en situación de injusticia y desigualdad.

Somos responsables del dolor del mundo. No podemos seguir creyendo que son las palabras que pronuncia el sacerdote, las que convierten las especies del pan y vino,  eso es seguir manteniendo un freno poderoso para la realización del Reino porque evadimos nuestra responsabilidad, con que cada día se repitan esas palabras y de esa manera se alabe a Dios. Es nuestro compromiso con la comunidad lo que permite que la redención continúe siendo eficaz. Si no nos ofrecemos como Jesús, al servicio de quien nos necesita , si no nos  entregamos totalmente a luchar por la justicia, si no compartimos el pan físico: mi comida, mi tiempo, mis conocimientos, nuestros afectos con quien lo necesita, no tengo derecho a comulgar porque no estoy haciendo real el pan y el vino del sacrificio de Cristo.

Una pregunta. Qué es la transubstanciación?

…Yo creo en la transubstanciación. Creo en el cambio. En todo lo que hemos venido conversando, todavía no te la has pillado, en qué momento sucede? Te invito a leer nuevamente el texto, ora y reflexiona.

Otra pregunta. Entonces, la Iglesia vendría a ser como una Ong?

…Oh! No. La Iglesia no es una Ong, la Iglesia es Eucaristía. Es el anuncio del Reino de Dios en toda su dimensión, solidaria, comunitaria, humana y fraterna como hijxs de Dios.

Se me ocurre otra pregunta. Cuando una mujer preside la Eucaristía, hay Eucaristía, o no?

…Depende. Aquí intervienen varios factores. Según las normas de la Iglesia institucional, dicen que no.

Pero, si, hemos entendido las enseñanzas de Jesús, como nos los señala Pablo en el texto, si hay Eucaristía. Es en Comunidad, es inclusiva, es sanadora, es compartida, los sordos, aprenden a oír, los ciegos aprenden a ver, los cojos, andan, los que no hablaban, ahora hablan y participan.

Voy a decir, algo más que puede chocar. Jesús es un laico, no hizo curso de preparación para hacer la lecturas en la Sinagoga, sin embargo tomo el libro del profeta Isaías y leyó.  Por hoy, con esto termino:

“El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido

para que dé la Buena Noticia a los pobres;

me ha enviado a anunciar

la libertad a los cautivos

y la vista a los ciegos,

para poner en libertad a los oprimidos,

para proclamar

el año de gracia del Señor” Lucas 4:18-19

—————————-

Gracias, por haber venido, y seguimos con nuestras reflexiones y comentarios, para que todxs seamos Eucaristía. Seguimos reflexionando y avanzando hasta descubrir, la presencia de Cristo en cada unx de nosotrxs, aprendiendo a amarnos lxs unos a los otrxs, como nos  fue mandado, en “Un solo Señor, una sola fe, un solo Bautismo” Efesios 4:5

 

*Presbitera católica.

Anuncios

¿QUIENES PUEDEN SER SACERDOTES Y SU PAPEL DENTRO DE LA IGLESIA? Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*

Gozo, con todo lo positivo que veo que sucede en mi Iglesia.

Me ha parecido fascinante, lo que esta sucediendo en estos momentos, en que los Cardenales asesores de Francisco, comentan, reflexionan y sugieren que los laicos, puedan participar en la elección de los Obispos.

(Ver: https://www.ncronline.org/news/people/cardinal-francis-considers-mandating-consultation-laity-bishop-selection)

Es muy interesante, que los jerarcas de la Iglesia, se esten planteando el papel del laico dentro de la Iglesia.

¿Quienes pueden ser diáconos, sacerdotes, obispos?

Por el Bautismo, todos somos sacerdotes. Es un don divino. Todxs, mujeres y hombres bautizados. Todxs estamos llamados a servir. Se le conoce y llama como el “sacerdocio común”. El “sacerdocio común” últimamente ha estado muy devaluado, yo diría que ha estado olvidado. No se habla, no se promociona, no se reflexiona sobre este hermoso don. Ha perdido su importancia. Parece, como si se le tuviera miedo.

Por eso, me gusta, lo que ahora esta sucediendo en la Iglesia. Es hacernos sentir a todxs, mujeres y hombres responsables de la Iglesia. Es no dejar que unos que se creen “privilegiados” se apropien de la Iglesia. ¡La Iglesia somos todxs! Si la Iglesia, se cae, se hunde, es responsabilidad de todxs.

De manera especial, hay quienes han sido llamadxs de manera personal  a prestar un servicio, para dar a conocer a Dios, y ser Maestrxs de Ceremonia, enseñando y guiando al Pueblo de Dios, hacia el encuentro con Dios, a través de su Iglesia.

Uno de los principales papeles del sacerdote, es enseñarnos a hacer Eucaristía. ¿Qué es eso? Si, enseñarnos a hacer Eucaristía, es decir; enseñarnos a entregarnos al servicio de los más necesitados. Como Jesús, el sacerdote, nos enseña a entregar nuestro cuerpo y sangre, lo parte y comparte. Como lo hizo, Jesús. “Hagan esto en memoria mía”. Es saber, ¡hacernos pan!.

Perdón? Dije: ¿”lo parte y comparte”?

Si, eso dijiste.

…¡Ah caramba! No, no es así, aunque, debería ser así. Pero, lo que vemos es que el sacerdote, “parte y la consume” no reparte.

¿Cómo que no? ¿Después no salen a repartir la Eucaristía?

¡Eso!: “después”, tu, lo has dicho.

Si  es verdad, que todos somos sacerdotes, no nos deberíamos  sentir unos menos que otros. El compromiso de entrega no es para unos “privilegiadxs” nos corresponde a todxs, por igual.

¡Tienes toda la razón!

El sacerdote ministro, es quien preside y sirve. Nos enseña a servir, a entregarnos en solidaridad, y compromiso. Si esto, no sucede, en la Comunidad que se ha reunido, para aprender a compartir, discúlpenme, pero, allí no ha habido Eucaristía.

Si todxs, fuéramos conscientes de nuestro ser sacerdotes, y en cada Eucaristía, participáramos, y no fuéramos meros espectadores, nuestros problemas sociales ya los hubiéramos resulto poco a poco y de carácter sostenible, en equidad y justicia, sin discriminaciones, sin devaluaciones. No habría falta de empleo, no habría falta de vivienda, no se careciera de servicios de salud, ni de educación, no se abusaría de nuestra “Casa Común”, el planeta tierra.

¿Pero, eso es un cambio total dentro de la Iglesia, dentro de nuestra Comunidad?

Ahí, les dejo la inquietud del vivir en plenitud nuestro Bautismo y lo que nos significa ser “sacerdotes” comprometidxs en un verdadero cambio social cristiano: “Hagan esto en memoria mía”.

 

*Presbitera católica

 

Si, el sacerdocio común, es común, no es propiedad privada de “algunos”. Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*

Es verdad, ¿por qué no lo había pensado antes?

Como cristianxs y cristianxs, les invito a busca, a desempolvar y a enmarcar la partida de Bautismo. Este sacramento antes que una fiesta social, como lo han querido convertir, es un compromiso.

¿Por qué, querer ignorar, esconder, secuestrar el “sacerdocio común”, haciéndole privilegio solo de algunos?

El Bautismo, es la carta de presentación, nuestra tarjeta de  identidad, como hijas e hijos de Dios. Regalo, don, que hemos recibido de Dios, gratis. Gratis lo debemos dar.

¡Es el sacramento que da brillo a nuestra dignidad!

Nos hace: “sacerdotes, profetas y reinas-reyes”=jefes. Es decir somos responsables cada una/o de nuestras vidas, de nuestra búsqueda de Dios. Somos responsables de dar a conocer a Dios. Nadie nos manda a “buscar” a Dios, somos cada uno/a invitados, llamados a encontrarnos con El, descubrirlo y anunciar con alegría que le hemos encontrado.

Dios, esta en todas partes y aun no le vemos. Se le ignora. En su nombre, la institución de la mafia, la corrupción y la mentira, han decidido salir del Paraíso, llevándose y acaparando las tierras, el agua, las semillas, las cosechas, animales, arrebatando la vida misma de los seres humanos.

Dios, se ha quedado con nosotros/as, su creación no ha terminado, nos la sigue entregando, para ser sus administradores y cuidar de ella. La responsabilidad es nuestra.

La hora es nuestra, saquemos nuestro escudo bautismal, libre, único e invensible ante la maldad. Hagamos uso de nuestro “sacerdocio común” para el servicio del Reino de Dios, de la Iglesia y nuestros/as hermanos/as, con orgullo y dignidad.

Te dejo y sigue descubriendo el valor y los méritos de nuestro Bautismo y “sacerdocio común”.

 

*Presbitera católica.

ESPAÑA: “No invoquemos la tradición para excluir a las mujeres” MARIA JOSE ARANA.

Jornadas “Mujeres y diaconado. Sobre los ministerios en la Iglesia”

ATE

Mª José Arana: “El diaconado es un ministerio que debe cambiar. ¡Reinventémoslo juntxs!”

Carlos Osoro apadrinó el simposio “Mujeres y diaconado” de la Asociacion de Teólogas Españolas

Asociación de Teólogas Españolas, 09 de junio de 2017 a las 12:33

“Estamos siempre entre el espacio de la concesión y el de la exclusión”, lo que hace urgente que “imaginemos otros espacios posibles”

Osoro, en las jornadas mujeres y diaconado/>

Osoro, en las jornadas mujeres y diaconado

(Asociación de Teólogas Españolas).- A la escucha, a la fidelidad creativa, y a compartir y a invocar al Espíritu. Con esta invitación del cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, dimos comienzo a las Jornadas Académicas “Mujeres y diaconado. Sobre los ministerios en la Iglesia”, que nosotras, la Asociación de Teólogas Españolas, celebramos el pasado fin de semana.

El objetivo de este encuentro entre teólogas italianas y españolas fue el de reflexionar sobre las mujeres, el diaconado y los ministerios en la Iglesia, con todo ello cobrando importancia especial en el contexto de la apertura hacia las periferias de la comunidad eclesial que continúa impulsando el Papa Francisco.

Marinella Perroni, profesora extraordinaria de Nuevo Testamento en el Pontificio Instituto Ateneo San Anselmo de Roma y profesora invitada en la Facultad Teológica Marianum, fue la encargada de presentar la primera intervención del día del sábado 3, la cual dedicó a lanzar una propuesta para una comprensión crítica entre los ministerios ordenados y la organización comunitaria.

“No invoquemos la tradición para excluir a las mujeres” fue la idea que enseguida quiso trasmitirnos Fernando Rivas, profesor del Departamento de Sagrada Escritura e Historia de la Iglesia en la Universidad Pontificia Comillas. “La cuestión del diaconado de las mujeres no es un problema en la antigüedad”, sostuvo Rivas en su intervención, ya que tal ministerio está documentado en textos canónicos y eclesiales que abarcan el período al menos desde el Concilio de Nicea en 325 hasta bien entrado el siglo XII.

Todo esto llevó al catedrático a plantear repensar la relación entre el ascetismo y el poder y el cuerpo y la política, dado que los modelos de poder terrenal que se desarrollaron en la Edad Media hicieron uso de categorías masculinas, con la correspondiente marginalización de las mujeres en el plano espiritual.

Moira Scimmi, religiosa de la diócesis de Milán y profesora de teología en el Liceo ITT Molinari, luego respaldó la tesis de Rivas de que hubo un protagonismo femenino importante en la Iglesia ya desde el inicio de la Iglesia antigua, pero a diferencia del catedrático español, quiso destacar la pluriformidad en la que apareció y luego fue desarrollándose.

Scimmi asimismo hizo hincapié en sus palabras en la importante idea de que, aunque normalmente pensamos que la exclusión de las mujeres en la Iglesia es consecuencia de una jerarquía eclesiástica rígida y estricta, hay de hecho “jerarquías anteriores al diaconado, sacerdocio o episcopado” que han de ser desmanteladas antes de las mujeres fieles puedan sentirse emancipadas. Como la del hombre y la mujer, por ejemplo: jerarquía que sigue haciendo tanto daño incluso en todos los ámbitos de la sociedad actual.

Después de la intervención de Scimmi, tuvimos ocasión en las jornadas de “soñar Iglesia” con María José Arana y Serena Noceti. Arana, religiosa del Sagrado Corazón, doctor en teología y miembro del Foro de Estudios de la Mujer, destacó que “el diaconado es un ministerio que debe cambiar, pero no queremos que se nos de ya cambiado”. “¡Reinventémoslo juntxs!”, fue su llamamiento apasionado en este sentido. Noceti, por su parte -profesora de teología sistemática en el Instituto Superior de Ciencias Religiosas “I. Galantini” en Florenci-, nos animó a repensar la diakonía en el contexto de una transformación global de la institucionalidad de la ministerialidad eclesial.

El segundo día de las jornadas empezó con una mesa redonda con Adelaide Baracco, Carmen Peña, Roser Solé y Cristina Simonelli sobre las condiciones de posibilidad de cambios en la eclesialidad y los ministerios.  Peña, de la Facultad de Derecho Canónico de Comillas, nos habló del valor de los ministerios laicales.

Solé, miembro del Colectivo de Mujeres en la Iglesia y de la Asociación Europea de Mujeres Investigadoras en Teología (ESWTR), insistió en la necesidad de pensar una “sinodalidad no-jerárquica” desde una perspectiva feminista que consiga salir de las contradicciones diarias en las que las mujeres se encuentran, tanto dentro como fuera de la Iglesia.

Por último, Simonelli -profesor de teología patrística en Verona y en la Facultad de Teología del Norte de Italia, en Milán- lamentó que, en la Iglesia, las mujeres “estamos siempre entre el espacio de la concesión y el de la exclusión”, lo que hace urgente que “imaginemos otros espacios posibles”. Una conclusión más que apropiada a dos días de intenso trabajo en los que, efectivamente, hemos imaginado los nuevos lugares que las mujeres sí podemos empezar desde ya a situarnos, si es la voluntad del Espíritu y de la Iglesia.

Mensajes de apoyo a nivel internacional

Terminamos esta crónica compartiendo los mensajes de apoyo a nivel internacional que nos fueron llegando a medida que íbamos terminado las preparativas de estas jornadas.

La miembro de la Comisión Vaticana encargada de la Reflexión sobre el Diaconado de la mujer en la Iglesia, Phyllis Zagano, nos envió un mensaje en inglés cuyo contenido traducimos a continuación:

Amigos y amigas,

Dejadme ofrecer mis mejores deseos y esperanza de que vuestra conferencia sobre las mujeres y el diaconado sea un éxito. Os doy las gracias por lo que hacéis.

Kristin de Troyer, presidenta de la ESWRT, European Society of Women in Theological Research, nos envió un vídeo desde Salzsburgo, del que trascribimos algunas ideas a continuación:

He visto que el tema de las Jornadas es Mujeres y Diaconado. Muchas de nosotras ya somos diáconas. Nosotras ya trabajamos en la Iglesia. Algunas de nosotras ya anunciamos, predicamos en la Iglesia, atendemos a los enfermos, a los niños/as… pero lo más importante es que nosotras somos ejemplo de la fe católica… Espero que tengan unas buenas jornadas y por favor, comuniquen los resultados…


Desde Colombia, el grupo de presbíteras católicas, APCR América Sur, nos trasmitió estas palabras:

Desde Colombia-Sur América, reciban nuestro saludo fraterno y solidario, con los mejores deseos en las Jornadas de Trabajo que van a realizar: “Mujeres y Diaconado. Sobre los Ministerios de la Iglesia”. ¡Qué buena fecha, han sabido escoger! ¡Pentecostés! Es la fecha, en que por el Bautismo hemos sido invitadas mujeres y hombres a levantar el Acta de Fundación de la Iglesia, no ha sido fácil asentar el registro público y oficial, de nuestro testimonio, sobre todo sin nuestra presencia en Ella. Con paciencia, ese registro algún día se hará.Acciones y actitudes como las labores que se realizan en ATE, nos llenan de orgullo y esperanza, que la Luz y Coraje de Pentecostés, les acompañe e ilumine siempre. ¡Bendiciones!

Fraternalmente, Marta Aida Soto Bernal, Olga Lucia Álvarez Benjumea, Maria Sofia Caro, Blanca Cecilia Santana Cortés y Lucero Arias Manco

Con estos apoyos llegados de diferentes partes del mundo, y con las palabras del apoyo del cardenal Osoro, podemos afirmar sin reservas que nos sentimos respaldas en nuestro trabajo y, sobre todo, en nuestro sueño de construir espacios más inclusivos para todos y todas en la Iglesia.

http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2017/06/09/religion-iglesia-espana-mujeres-teologas-el-diaconado-es-un-ministerio-que-debe-cambiar-pero-no-queremos-que-se-nos

ESPAÑA. ATE: Ha llegado el día: Mujeres y diaconado

June 3, 2017

 Ya hemos dado comienzo a las Jornadas Académicas organizadas por nuestra asociación; este encuentro entre teólogas italianas y españolas para reflexionar sobre las mujeres, el diaconado y los ministerios en la Iglesia.

Y por eso queremos empezar a compartir ya los mensajes de apoyo a nivel internacional que nos han ido llegando.

La presidenta de la Comisión Vaticana encargada de la Reflexión sobre el Diaconado de la mujer en la Iglesia, Phyllis Zagano, nos envía este mensaje en inglés:

Friends,

May I offer my best wishes and hopes that your conference on women in the diaconate is a success. Thank you for what you are doing.

Kristin de Troyer, presidenta de la ESWRT, European Society of Women in Theological Research, nos envía un vídeo desde Salzsburgo, del que trascribimos algunas ideas a continuación:

He visto que el tema de las Jornadas es Mujeres y Diaconado. Muchas de nosotras ya somos diáconas. Nosotras ya trabajamos en la Iglesia. Algunas de nosotras ya anunciamos, predicamos en la Iglesia, atendemos a los enfermos, a los niños/as… pero lo más importante es que nosotras  somos ejemplo de la fe católica… Espero que tengan unas buenas jornadas y por favor, comuniquen los resultados…

Desde Colombia, el grupo de presbíteras católicas, APCR América Sur, nos trasmite estas palabras:

Desde Colombia-Sur América, reciban nuestro saludo fraterno y solidario, con los mejores deseos en las Jornadas de Trabajo que van a realizar:  “Mujeres y Diaconado. Sobre los Ministerios de la Iglesia”. ¡Qué buena fecha, han sabido escoger! ¡Pentecostés! Es la fecha, en que por el Bautismo hemos sido invitadas mujeres y hombres a levantar el Acta de Fundación de la Iglesia, no ha sido fácil asentar el registro público y oficial, de nuestro testimonio, sobre todo sin nuestra presencia en Ella. Con paciencia, ese registro algún día se hará.Acciones y actitudes como las labores que se realizan en ATE, nos llenan de orgullo y esperanza, que la Luz y Coraje de Pentecostés, les acompañe e ilumine siempre. ¡Bendiciones!

Fraternalmente, Marta Aida Soto Bernal, Olga Lucia Álvarez Benjumea, Maria Sofia Caro, Blanca Cecilia Santana Cortés y Lucero Arias Manco

Con estos apoyos llegados de diferentes partes del mundo  y con las palabras del arzobispo de Madrid, Don Carlos Osoro, que nos han invitado a la escucha, al diálogo, a compartir y a invocar al Espíritu, en esta víspera de Pentecostés, porque es maestro de la unidad en las legítimas diferencias, hemos dado comienzo a estas Jornadas Académicas.

Alvaro Cantera

Desde Mujeres y Teología de Zaragoza nos sumanos a los ánimos y felicitaciones que estáis recibiendo. Cansadas a veces del tema, aburridas otras, seguimos con gran esperanza lo que sucede hoy en vuestras Jornadas. Estamos con vosotras. MyT Zaragoza

Luis Gutierrez ·

Ya es hora, le era patriarcal ya ha pasado. Necesitamos mujeres sacerdotes y mujeres obispos. Oremos.

Nube de etiquetas