Somos un Movimiento Internacional dentro de la Iglesia Católica, en la búsqueda de Justicia e igualdad para mujeres y hombres en la inclusividad según la propuesta de Jesús de Nazaret

Archivo para diciembre, 2017

“¿Por qué las mujeres ya no son sacerdotes? El diaconato femenino, una astucia para distraer”:Antonio Aradillas.

26 de diciembre de 2017. Crítica del sexismo de la Iglesia Católica Romana en referencia a las mujeres sacerdotes

http://www.periodistadigital.com/religion/opinion/2017/12/26/por-que-no-son-ya-sacerdotes-las-mujeres-religion-igllesia-dios-jesus-papa-francisco-fe- esperanza-diaconado-femenino-san-jeronimo-san-crisostomo.shtml

Mi respuesta: este artículo establece la postura ridícula del sexismo de la Iglesia Católica Romana de una manera clara. La buena noticia es que las mujeres ya son sacerdotisas y sirven a las comunidades católicas inclusivas en Europa, América del Norte, América del Sur, África y Asia como sacerdotes mujeres católicas romanas. El Vaticano necesita afirmar el carisma de nuestro movimiento guiando a la iglesia hacia su futuro ahora. Somos un nuevo comienzo para la iglesia, ofreciendo un modelo de presencia sacerdotal que honra a todos los miembros de los bautizados como miembros iguales. Todos son bienvenidos a celebrar los sacramentos y a servir como testigos proféticos de la justicia en nuestras comunidades inclusivas, empoderadoras, transformadoras y amorosas. Bridget Mary Meehan ARCWP, www.arcwp.org

“… En el tema concreto del  sacerdocio femenino  , se remonta a Génesis, Levítico, los patriarcas y sacerdotes de Israel, y concluyó que las mujeres están excluidas del sacerdocio, y que Jesús eligió doce hombres, y no mujeres, para constituir y continuar su Iglesia, afirmando que la jerarquía no tiene el poder de cambiar el plan de Jesús, todo  envuelto en una nube de afirmaciones, frases, razonamientos, humillaciones e insultos  contra la mitad de la raza humana. Su intención de silenciar la mujer, dedicando a las madres, hermanas, hijas e incluso monjas, una floritura de frases tomadas de los Santos Padres de la Iglesia, hasta “ofensivo a los oídos piadosos”, como el siguiente:
“Las mujeres fueron creadas esencialmente para satisfacer la lujuria de los hombres  “. “No permito que las mujeres enseñen, ni que tomen la autoridad frente a sus maridos, sino que guarden silencio”. (San Juan Crisóstomo)
“Las  mujeres no deben ser ilustradas o educadas de ninguna manera, de  hecho, deben ser segregados, ya que son causa de erecciones insidiosas e involuntarias (!) En los santos varones”. “La mujer es un ser inferior y no ha sido creada a la imagen y semejanza de Dios”. Corresponde, entonces, a la justicia, así como al orden natural de la humanidad, que las mujeres sirvan a los hombres, solo el orden ocurre cuando el hombre ordena y la mujer obedece “(San Agustín)
“Si la mujer no se somete al hombre, que es su cabeza, se convierte en culpable del mismo pecado que un hombre que no se somete a Cristo”. ”  Nada más impuro que una mujer en el período  . Impuro” (San Jerónimo)
“La mujer es inferior al hombre en virtud y en dignidad”  . “En todo lo que se refiere al individuo es defectuoso y mal nacido, porque el poder activo de la semilla masculina tiende a producir un parecido perfecto en el sexo masculino, mientras que la producción de una mujer proviene de la falta de poder activo” (Santo Tomás de Aquino)
“Como es obvio, continúa el autor de” Roma Veduta “, la negación del sacerdocio femenino no es atribuible al Opus Mi testimonio no va más allá de una anécdota curial Al igual que en otros temas doctrinales o disciplinarios, el Opus ha dejado su huella en este intrascendente nada, Pablo VI puede tener alguna esperanza de cambio en el asunto, al proponer su estudio al Santo Oficio. “La conclusión del” Coetus consultorum “, confirmada por los cardenales, sirvió al Papa Wojtyla para reafirmar y resolver el asunto y en su “Ordinatio Sacerdotalis” de 1944, se atreve a afirmar que  “la Iglesia carece de la facultad de conferir la ordenación sacerdotal a las mujeres, y que esta opinión debe ser definitiva para todos los fieles” . Así fue como terminó Álvaro del Portillo. Y el antiguo Santo Oficio en 1995 aclaró que “la imposibilidad del sacerdocio femenino ha sido” propuesto infaliblemente por el magisterio ordinario y universal y exige asentimiento incondicional “.


… “Y aquí, y ahora, a nuestros teólogos y teólogos, les pregunto, entre otros, preguntas como estas:  ” Roma locuta, causa finita ” con cambios socioculturales tan profundos, profundos y predecibles que en relación con las mujeres revela felizmente historia y sociología, ¿no es concluyente que la Iglesia se opone tan radicalmente, sin la más mínima humildad, por la aceptación, inspiración y urgencia de los mismos, y aún otros?  ¿Dejarán de ser hijos e hijas de la Iglesia, que no está de acuerdo con las interpretaciones anexas al Opus, incluso si se han convertido oficialmente en “la palabra de Dios”?¿Qué límites tiene la afirmación pontificia de que la imposibilidad del sacerdocio femenino ha sido infaliblemente propuesta por el magisterio ordinario y universal y exige un asentimiento total? ¿Qué argumentos de la teología ficción se pueden aportar hoy para su demostración y demostración?
¿Qué  consecuencias  , en esta vida y en la otra, traerá a los católicos la no aceptación o duda de esta “doctrina”? ¿Se subordinará también la salvación eterna de tantos miembros de la Iglesia, la creencia o la incredulidad de tales afirmaciones pontificias? En el caso, con bastante frecuencia, en la historia eclesiástica, que un día cambie de opinión, y otros “pontífices” corrijan tal disgusto y negligencia, se le pedirá públicamente perdón a la humanidad, y cómo tratarán de corregir los graves daños causados tantas veces, incluso en el orden social y familiar, y no solo “religioso”?
¿En qué proporción y medida  está la fiabilidad de una institución como la Iglesia, dogmática e intolerante en sí misma, expuesta a la irresponsable insensibilidad de los consultores y “expertos” interesados, “de acuerdo con la voluntad del Señor y el servicio”?de los fieles “(¡)?
El tema  es relevante  , y además, y en este punto, sobre la viabilidad histórica del diaconado femenino y su posible reactivación, sacramental o no, nunca será la solución necesaria y urgente. La “metanoia” -reconversión, cambio y penitencia- de todo lo relacionado con las mujeres y la institución de la Iglesia es decisiva y perentoria. Es y hace a la Iglesia verdadera Iglesia, que se dice “nuestra, santa, madre, católica y apostólica “.

ARCWP-Colombia. Y FUNDACIÓN BORDADO A MANO EN LA NOVENA CON LOS NIÑOS. Olga Lucia Álvarez Benjumea*

 

Hoy nos tocaba el Día Quinto de la Novena de Aguinaldo.

“Habia en la misma región unos pastores que vivían en el campo y cuidaban por turno los rebaños durante la noche. Un ángel del Señor se les apareció y les dijo: “Les traigo una buena noticia que será motivo de alegría para todo el pueblo” Lucas 2:8-10.

° Dios escoge para anunciar la nueva manera de relacionar con la humanidad, el sitio de trabajo del grupo más pobre de la sociedad judía. De ahí en adelante el sitio para encontrar a Dios es la realidad humana, toda la realidad humana principiando por su sitio de trabajo.

1.- Qué ha significado para ti la vida cotidiana en especial el sitio de trabajo de toda persona, es decir, la vida que lleva todo ser humano? Qué valor le has dado? la ves como una rutina sin valor? Por qué? ¿no te das cuenta que es allí donde la persona recibe lo que la va a marcar toda la vida?

2.- Iluminar esta reflexión con la palabra del Señor:

Lucas 2:39-40 y 51-52

° Qué tipo de vida humana llevó Jesús durante 30 años?

° Qué significa la manera como describe Lucas,las circunstancias ordinarias y normales en que la vivió?

° Cómo ilumina esto lo que has reflexionado. Cómo ahí se te revela el Señor. Qué enseñanzas sacas para vivir y anunciar tu fe?

3.- Oración comunitaria.

Adviento y Navidad, es una invitación para cambiar. Sino cambiamos no habrá Navidad.

REPORTE GRÁFICO DE LA NOVENA EN LA FUNDACIÓN

BORDADO A MANO.

Los padres de familia madrugaron a la Fundación, para arreglar el salón y hacer el sancocho. Eran 25 niñas, 25  niños y dos bebitas, acompañados/as de las abuelas, y las mamás.

Socorro y Maria, no han dejado de trabajar para alistar el sancocho.

En el anden de la calle, se improviso el fogón para el sancocho. Los niños, que no se acerquen por acá…

Parece que ya esta el almuerzo!

Mamá sirviendo los almuerzos.

En el pequeño salón, con paciencia esperamos.

Humm, qué rico tendremos natilla y buñuelos.

Daniel, quiere leer la Novena, y esta feliz de poder hacerlo.

Olga Lucia invita a la reflexión:. Dónde estaban los pastores, qué estaban haciendo?

Rosita, nos invita a un juego. “tingo,tingo….tango”.

Todo muy rico. ¿Cuándo nos dan los regalos?

Dieguito dice: este es el mio, ¿qué será? Lo abro o lo guardo?

El mejor regalo mi hermana!

 

 

Isabelita, no pierde oportunidad de aplaudir. Esta felíz!

Que felicidad! y que atentos están! Qué juicio, en semejante espacio tan pequeño.

Wow! No habíamos visto las bombas de colores en el techo!

*presbitera católica.

Los laicos, presidentes de la eucaristía y de la comunidad

Escrito por  Jesus Martinez Gordo , el 18 de Octubre, 2017

Si es incuestionable, como regla general de la comunicación eclesial, que no tiene hijo las decisiones unilaterales, también lo es la defensa de un modelo presbiteral, al precio de condenar a la desaparición a muchas comunidades. Por eso, conviene reconocer que cuando los colectivos cristianos siguen proponiendo la presidencia extraordinaria de la comunidad europea y de la comunidad por laicos o cuando el gobierno eclesial defiende una capa y espada una determinada manera de sacerdocio ministerial como “el” modelo indiscutible, es evidente que peligran la unidad en la fe y la comunión. Y, como consecuencia de ello, no solo desaparecen comunidades, sino que también se resiente la catolicidad. Esta -como la unidad y la comunidad, ciertamente, responsabilidad de todos los bautizados, pero,

La propuesta, hace unos años, de los dominicos en Holanda (2007) y de tres trescientos en Austria (2011) defendiendo la presidencia de la eucaristía por laicos en comunidades que cuidaban el presbítero desde hace mucho tiempo son dos preocupantes señales de que el equilibrio -creativo y plural- de lo “católico” viene emitiendo señales de fatiga. Y no sólo por la posible carga de unilateralidad que encierran estos dos hechos, sino también por la defensa de un modelo de presímetro que presenta síntomas de agotamiento y que, en su institucionalización actual, podría coexistir perfectamente con otros.

Este es el espíritu y el contexto desde el futuro que recupera el debate teológico sobre la posibilidad de que los laicos presiden la eucaristía y la comunidad cristiana en circunstancias excepcionales. Es, como se indica, una propuesta “excepcional” que tiene cabida en la invitación, formulada en su día por el papa Francisco, un estudio nuevas formas “normalizadas” de sacerdocio ministerial que responde a las necesidades de las comunidades. Semejante posibilidad “excepcional” no solo debería estar teológicamente fundamentado, sino también sobre todo, ser una decisión eclesialmente consensuada que, adoptada por el obispo de Roma en comunión con los sucesos de los apóstoles, específica las circunstancias y condiciones en las que soy una conexión activa Se trata, como se puede apreciar,

Ello no obsta para que se recuperen algunas de las contribuciones a las teorías más interesantes cuando se hablaba de la Constitución para la Doctrina de la Fe en las formulaciones Propuestas por H. Küng y L. Boff; pero no, de las argumentaciones aportadas por W. Kasper, Y. – M. Congar, C. Vogel, C. Vagaggini, P. Grelot, P. – R. Tragan y J. Dupont.

Concretamente, estos tres últimos desautorizaron la consistencia escriturística invocada por H. Küng cuando propuso y defendió la posibilidad: es -sostenía, P.Grelot- una especulación defensora del fundamento solo carismático del ministerio “eucarístico”, la palabra exclusivamente a los dones o las personas mociones interiores del Espíritu y sin intervención del apóstol Pablo. Exegéticamente, hay que decantarse, más bien, por la hipótesis contraria, es decir, un favor de algún tipo de inversión como la imposición de manos o la designación pública por parte del apóstol. o, después de él, por los responsables en funciones) o la vinculación directa de la celebración eucarística con el “ministerio”, etcétera. Por tanto, no es consecuente al sacerdocio común de los campos que la viabilidad teológica de la cuestión planteada no gira sobre la condición sacerdotal de los bautizados, sino sobre su habilitación para el servicio de un servicio o ministerio: el de la presidencia de la eucaristía y de la comunidad. Y esto no es posible marginando la autoridad de Pablo, sus espaldas, su conocimiento o el hecho de que tenga cuentas de responsabilidad al apóstol fundador de la comunidad.

Sin embargo, esta crítica escriturística no quería decir que la propuesta careciera de fundamento teológico. Es lo que defendieron en su día, entre otros, W. Kasper, Y. M. Congar, C. Vogel, C. Vagaggini y el mismo P. Grelot. Y lo que aportan diferentes y complementarios argumentos al respecto.

Probablemente, una de las aportaciones más llamativas fue la misma del P. Grelot (1917-2009). En nuestros días, apuntó, se acrecienta la posibilidad de una presidencia “extraordinaria” de la eucaristía que crece el número de comunidades que no pueden celebrar la cena pascual, por falta de un orden ordenado. Estar en la situación, no es imprescindible encontrarse con un grupo de autores auténticos que decidan celebrar la eucaristía sin sacerdote. Son cristianos que toman esta decisión porque desean guardar la comunión con la Iglesia y los significantes significan el recuerdo de la muerte del Señor. Consecuentemente, eligen de entre ellos una persona que -habida cuenta de su capacidad para ser referencia de unidad- presiden la eucaristía (y la comunidad) por ausencia de un ministro ordenado.

¿Qué hay que pensar de esta decisión y de la eucaristía en estas condiciones? ¿Qué valor merece la función que desempeña este ministro improvisado y la celebración que preside?

Es necesario reconocer, señaló P. Grelot, que faltan algunos elementos necesarios para que pueda presentar “plenamente” la forma requerida. Pero también hay que reconocer que cuentos elementos no faltan por voluntad de los participantes, sino como consecuencia de una dificultad práctica que no es responsabilidad suya. Más aún, toma esta decisión con la firme voluntad de afirmar su unidad con la Iglesia en un estado que es precisamente su signo y realización. Y lo hacen como último recurso. No hay, por tanto, ninguna transgresión voluntaria del derecho ni tampoco deseo de afirmarse contra las autoridades eclesiales o fuera de ellas o intención de apropiarse de un poder sacramental que está más allá de sus capacidades. Existe, más bien, el deseo de caminar en comunión con la Iglesia.

Pues bien, si tiene el principio general del bien común de la Iglesia, tiene que reconocer la bondad y la consistencia de la decisión adoptada cuando se ha elegido -en circunstancias excepcionales- un ministro extraordinario de la eucaristía y de la comunidad. Evidentemente, reconocía P.Grelot, estamos en las antípodas de las celebraciones “salvajes” que pueden promover algunos grupos y el mar para afirmar su independencia ante los responsables eclesiales o el rechazo del ministerio ordenado tal y como está configurado en la actualidad. Nos encontramos, más bien, ante un caso de necesidad en la que la fe misma gravemente, corriéndose el riesgo de que acabe no necesitando la eucaristía y finalizar desapareciendo.

En una situación como la descrita, no es necesario recurrir al axioma de “ecclesia supplet” (por la perspectiva jurídica que entraña), sino al deseo de la Iglesia – cuerpo constituido y articulado sobre los ministerios pastorales – de participar en los sacramentos. No se trata de un problema jurídico, sino sacramental y espiritual. Estaría hablando de una situación similar a la de una comunidad de bautizados perseguidos ya que les resulta imposible acceder a la eucaristía. Nadie en esta comunidad tiene la certeza de que puede ceder el sacramento contando con la presidencia de un sacerdote. Por eso, nadie tiene la singularidad de la decisión tomada ni la negativa a la nocividad que se anida cuando se pretende normalizar esa decisión. Pero no se puede obviar que se trata de una decisión excepcional tomada en circunstancias extraordinarias, el discernimiento del jardín de los particulares concedidos por el Espíritu Santo a los fieles. Por eso, también era originario del presidente y presidente excepcional de estas eucaristías -igualmente excepcionales- se integrara -una vez verificada su idoneidad- en el presbiterio del que ha formado parte extraordinariamente.

Como es evidente, concluyó P. Grelot, en el caso propuesto se supone la existencia de una comunidad formada por campos instruidos, es decir, una comunidad no solo capaz de transmitir los fundamentos de la catequesis o de administrar el bautismo y practicar la caridad y la justicia, la competente para dirigir la oración común y la presidir una celebración eucarística, siendo consciente del carácter excepcional de su situación y de la decisión tomada. E, igualmente consciente, de hacer cualquier intento de “normalizar” esta decisión sería inaceptable.

http://iviva.org/los-laicos-presidentes-de-la-eucaristia-y-de-la-comunidad/

Sacerdotes con hijos y mujeres curas en Portugal

La mujer cura Claudia Rocha, de la parroquia de Carrapatelo (Alentejo)
La mujer cura Claudia Rocha, de la parroquia de Carrapatelo (Alentejo)
La Iglesia católica del país vecino no especifica si son síntomas de apertura o una tolerancia motivada por la escasez de vocaciones

LisboaActualizado:

La Iglesia católica lusa vive en los últimos meses episodios que llaman la atención de los ciudadanos, como los cerca de 20 sacerdotes que continúan ejerciendo a pesar de tener hijos o la presencia de al menos una decena de mujeres curas.

¿Síntomas de apertura o tolerancia motivada por la escasez (alarmante) de vocaciones? El presidente de la Conferencia Episcopal Portuguesa (CEP), Manuel Clemente, no ha concretado ninguna respuesta en este sentido, pero la práctica diaria revela que ambas circunstancias se manifiestan día a día.

Los casos de padres religiosos que son padres han vuelto a salir a la luz a causa del revuelo generado en Madeira por Giselo Andrade. Se trata del párroco de Nuestra Señora del Monte, cinco kilómetros al norte de la capital de la isla, Funchal.

Allí, justo donde la caída de un gigantesco roble provocó 13 muertos el pasado agosto, saltó la sorpresa tan solo unos días después: Andrade reconocía públicamente ser el progenitor de una niña nacida en un hospital de las proximidades. Y más de uno se acordó de una de las novelas cumbre de la literatura portuguesa: ‘El crimen del padre Amaro’, publicada en 1875 por Eça de Queirós.

La polémica no tardó en estallar, aunque los feligreses le muestran su apoyo en todo momento porque su relación con la gente siempre ha sido buena y cariñosa.

El patriarca Clemente salió a la palestra para declarar: «Hay que verificar con el sacerdote cuál es la situación, cuál es la disposición, y también las responsabilidades que ha de asumir en relación a la niña».

A su juicio, casos como este deben ser abordados con el «respectivo obispo», por lo que se ha remitido una y otra vez al dictamen de la Diócesis de Funchal, cuyo obispo, António Carrilho, se pronunció con estas palabras: «El sacerdote puede proseguir con su ministerio en la fidelidad al celibato, sin vida doble».

Una frase reforzada por el propio Manuel Clemente: «La Iglesia es un espacio de misericordia y Dios perdona todo, pero no puede admitir una vida doble. Corresponde al propio sacerdote discernir, en diálogo con el obispo, si pretende continuar con el ejercicio del ministerio, según las exigencias y normas de la Iglesia, o si pretende abrazar otra vocación».

Más declaraciones suyas al respecto: «El sacerdote es una señal viva de lo que era la vida de Cristo, que escogió no formar familia para ser familiar de todos»… Antes de concluir: «La niña sabe, y sabrá, quién es su padre».

Por si acaso, la Diócesis madeirense también puntualizó que sigue al minuto la situación «en el respeto por la delicadeza del caso, de la dignidad de las personas y de las consecuencias que las mismas tienen en la parroquia y en las demás comunidades cristianas».

En cualquier caso, la paternidad de Giselo Andrade era un secreto a voces en los alrededores de Funchal. Nació en secreto la pequeña, pero los vecinos conocían la historia desde hacía tiempo, sin que nadie se planteara solicitar la destitución del padre. Tampoco han cesado de acudir a misa cada domingo.

Hasta un cura bloguero, José Luís Rodrigues, se permitió terciar en la controversia para defender al aludido: «Parece que vivimos en una sociedad tan perfecta que dejó de haber traición, adulterio, infidelidad, hijos fuera del matrimonio. Una sociedad donde todo es tan impecable, tan honesto, tan bonito, tan fiel, tan feliz».

Mujeres

En cuanto a la otra cara de la moneda, la Iglesia católica del país vecino tiene constancia de que los poco más de 2.500 sacerdotes existentes no resultan suficientes en todo el territorio, por lo que determinadas zonas rurales del Alentejo y del Algarve han comenzado a acostumbrarse a la presencia de algunas mujeres (cerca de una decena) que ofician misa.

Una de las más activas, Claudia Rocha, no ha dudado en presentarse abiertamente ante la población desde su púlpito en Carrapatelo, cerca de los viñedos de Reguengos de Monsaraz.

«Si no estuviese aquí, esta iglesia estaría cerrada. Poco importa que yo sea una mujer, lo importante es que la comunidad mantenga los vínculos con el padre, incluso aunque no esté», dijo ella.

Otras, no obstante, prefieren ejercer su actividad bajo el anonimato, especialmente en esos rincones del Portugal profundo.

A pesar de todo, no faltan voces que reclaman una mayor transparencia de la Conferencia Episcopal Portuguesa, con el objetivo de que se traduzca en una postura diáfana de cara a la población. Es decir, si se aceptan realmente estas situaciones, tanto en el caso de los curas con hijos como en el de las mujeres que toman las riendas. Hasta ahora, la cautela se ha impuesto cuando se han registrado eventualidades de uno u otro signo.

 

 

http://www.abc.es/sociedad/abci-sacerdotes-hijos-y-mujeres-curas-portugal-201712152156_noticia.html

ARCWP-Colombia: FELIZ NAVIDAD Y AÑO NUEVO 2018 EN PAZ Y RECONCILIACIÓN

Imagen integrada 1

Queridas / os hermanas / os:
La Asociación de Presbíteras Católicas Romanas, les deseamos una FELIZ NAVIDAD   y nuestros mejores deseos para el 2018.

La Navidad nos enseña

que a Dios se lo encuentra

en la periferia y no en el centro,

en el pesebre y no en el palacio,

pequeñito y frágil, como la esperanza,

y en pañales, es decir,

aguardando hacer crecer

su presencia y su mensaje

en nuestro mundo.

ARCWP-Colombia. 4a Parte. Participando en las Comunidades Eclesiales de Base. Diciembre 7-10/17

https://evangelizadorasdelosapostoles.wordpress.com/2017/12/12/arcwp-colombia-cronica-cuarta-parteparticipacion-en-las-comunidades-de-base-diciembre-7-10-17-olga-lucia-alvarez-benjumea/

ARCWP-Colombia 3a Parte. Participando en las Comunidades Eclesiales de Base. Diciembre 7-10/17

https://evangelizadorasdelosapostoles.wordpress.com/2017/12/12/arcwp-colombia-cronica-tercera-parteparticipacion-en-las-comunidades-de-base-diciembre-7-10-17-olga-lucia-alvarez-benjumea/

Nube de etiquetas