Somos un Movimiento Internacional dentro de la Iglesia Católica, en la búsqueda de Justicia e igualdad para mujeres y hombres en la inclusividad según la propuesta de Jesús de Nazaret

Archivo para marzo, 2018

ARCWP. UNA HOMILÍA EN CASA-IGLESIA: ME HE HECHO PRESBITERA PARA ANUNCIAR LA PASCUA. Olga Lucia Álvarez Benjumea*

 

Tengo dentro de mi dos motivos muy grandes para mi realización como presbitera dentro de la Iglesia Católica Romana: 1) Mi bautismo, 2) Celebrar la Pascua.

Por mi bautismo, acepto mi sacerdocio, potencio mi dignidad y me pongo al servicio de los más necesitados: marginados, engañados/as, violados/as, ignorantes, excluidos. Reclamando la inclusividad para mujeres y hombres en equidad dentro de la institución de origen cristiano, como es nuestra Iglesia Católica Romana.

Por mi bautismo, siento dentro de mi, una energía grande, así sea en medio de la oposición.

Me emociona y hace vibrar el sentido de poder vivir mi Bautismo y la Pascua. Me explico:

El acontecer de la Pascua, nos es de gran repercusión, tanto para judíos, nuestros hermanos, como para los cristianos. A los judíos, porque para ellos, era el celebrar la salida de la opresión del pueblo hebreo de Egipto. Celebración, que Jesús, a pesar de ser judío, no alcanzó a celebrar…para ellos era y es, celebrar la libertad, la vida. Para los primeros cristianos, se une la liberación del pueblo judío, con el testimonio, de la vida de Jesús, su ejecución sin un juicio, su resurrección y el sufrimiento del pueblo durante el imperio romano. Esto es algo para nunca olvidar. Significándonos, la acción divina de todo un Dios Madre-Padre protector de su pueblo, a quien no le falto con el maná en la travesía del desierto hacia su liberación, y hoy, a través de la eucaristía, todo un Dios, hecho pan y vino, en el acontecer del proceso pascual=cambio, sigue velando por su pueblo, en una dimensión universal inclusiva, a la par con la historia, anunciando la liberación total,  para los oprimidos, mujeres, hombres, ancianos y niños, en nuestra sociedad. Su mensaje pascual, no es de resignación ni de conformismo, es abrir los ojos a los ciegos, dar dignidad, al marginado y excluido. (Isaías 61:1)

Celebrar la Pascua nos compromete hacia la realización del cambio en equidad y justicia verdadera, para quienes sufren de abusos, opresión y manipulación, miedo y violencia, amenazas e intimidación, subvalorados y humillados.

Celebrar la Pascua, es elegir, pensar, decidir en libertad, poder opinar sin peligrar la vida y la amistad.

Celebrar la Pascua es soñar, tener esperanza, ilusiones, ¡vivir en PAZ! Es poder celebrar en comunidad la reconciliación filial con Dios Madre-Padre, la reconciliación fraterna, entre familia y amigos, la reconciliación con la naturaleza y el universo en pleno.

Celebrar la Pascua, es el rechazo, a la corrupción, al pecado y a la injusticia.

Has quedado limpio/a. Ven a celebrar la Pascua conmigo.

Celebrar la Pascua es reconocer en la cultura, sociedad y jerarquía eclesiástica, la equidad en justicia y verdad de la presencia y toma de decisiones de la mujer dentro de la Iglesia.

Celebrar la Pascua es abolir el canon 1024 que margina y deja por fuera de la realidad bautismal de las mujeres.

Celebrar la Pascua es anunciar el evangelio conjuntamente con todos los credos y religiones.

Celebrar la Pascua es no latea sentencie, a las y mujeres presbiteras, anunciando el Evangelio.

Celebrar la Pascua es transparencia y reconocer los abusos y errores pidiendo perdón, a las victimas.

Celebrar la Pascua es anunciar el Evangelio sin miedo.

“Y ahora, vayan y cuenten a sus discípulos y a Pedro que Jesús va a Galilea para llegar antes que ellos. Allí podrán verlo, tal como les dijo antes de morir.» Marcos 16:7

“Así que no temas, porque yo estoy contigo;
no te angusties, porque yo soy tu Dios.
Te fortaleceré y te ayudaré;
te sostendré con mi diestra victoriosa”.

Isaías 41:10

 

*Presbitera católica romana.

Anuncios

“Mujeres sacerdotes entonces y ahora”, Bridget Mary Meehan ARCWP

https://www.youtube.com/watch?v=2WTs3rhaZKw&feature=youtu.be

Las Sacerdotes de las Mujeres Católicas Romanas es un movimiento internacional dentro de la Iglesia Católica Romana. La misión de las Sacerdotes de las Mujeres Católicas es preparar, ordenar en sucesión apostólica y apoyar, principalmente a las mujeres, que son llamadas por el Espíritu Santo y sus comunidades a un ministerio sacerdotal renovado, enraizado en la justicia y la fidelidad al Evangelio. La misión de la Asociación de Mujeres Religiosas Católicas Romanas es promover una comunidad de iguales en nuestra organización y comunidades de fe. http://www.arcwp.org

Nube de etiquetas