Somos un Movimiento Internacional dentro de la Iglesia Católica, en la búsqueda de Justicia e igualdad para mujeres y hombres en la inclusividad según la propuesta de Jesús de Nazaret

 

Sucedió el 28 de Julio / 18, en Villavicencio-Meta, llamada “La Puerta al Llano”. Hermosa ciudad, cargada de recuerdos, de múltiples desafíos y aventuras misioneras. Yendo de Bogotá, por la carretera antigua se gasta muchas horas de viaje, pero atravesando los temerosos túneles entre 2 horas y 3 horas se llega, siempre y cuando la ruta no esté cerrada por los frecuentes derrumbes, provocados por las lluvias.

Hemos sido convocados / as por la pequeña Ana, a la celebración de su bautismo. Ella no vaciló en convocar a los abuelos de Cali y el Llano, Merceditas, Nancy y Eduardo, sus cosas y las cosas venidas a diferentes puntos del planeta, a los primos / as, de Mosquera, Choaqui y amigos / as de Bogotá y de Villavo. Eramos muchos / as más de 80. Allí, en esa hermosa casa, conocida como Cinaruco Caney con huellas ancestrales profundas, bañada por el sudor de los tatarabuelos, abuelos, rodeada de frondosos, árboles; el “Martin Galvis” palmas, guaduales, moringa, morichal, y lindas flores, que nos dieron oxigeno y energía celestial.

El espacio donde se puede celebrar la ceremonia está listo, las sillas están colocadas en forma circular, indicando que la Iglesia es circular, todos / as nos podemos ver, y compartir y participar activamente. Todos somos Iglesia: laicos / as, seglares, mujeres, hombres, la tercera edad no es invisible, jóvenes, niños / as, diáconos, presbiteros / as, obispos / as. Al lado izquierdo de la mesa, se ha colocado la fotografía de los abuelos y los seres queridos que ya han partido al encuentro en la plenitud con el Dios de la Vida. En el lado derecho una luz encendida, indicando la presencia Divina.

Inicia la ceremonia, la mamá de la pequeña, dando una emotiva bienvenida dando gracias a Dios, por tan hermoso regalo e invitando a los presentes a desearle lo mejor.

Luego me presenté, Presbitera Católica Romana, quien fue llamada e invitada para celebrar con todos los presentes la llegada de Ana.

Cada uno de los pasos importantes y trascendentes del ritual, fui explicando: Él pidió a los padres, ellos me revistan, porque el servicio, lo han pedido ellos. Es la comunidad que me llama, acepta y pide ejercer con el ministerio que presbiteral, que es un servicio, así como estamos reunidos / como en una pequeña comunidad, como las primeras comunidades cristianas, que dio inicio a la Iglesia.

Sus tías, saludan a los presentes, manifiestan, solicitan y se comprometen a cuidar y vigilar a sus sobrinas para que no sean atropelladas por el sistema machista y patriarcal, que están “enterrando”. Que Ana y Angie no sufrieron lo que muchas mujeres han sufrido en esta época, y que también lo han hecho, sin condiciones del sistema. Es en este acto que queremos reivindicar la dignidad de las mujeres en la sociedad y en la Iglesia.

El abuelo, emocionado, también se manifiesta, pidiendo lo mejor para su nieta.

En el acto de manifestación de nuestra fe y apoyo a la pequeña Ana, pedimos a sus padres, sean ellos mismos quién la bauticen. ¿Por qué? Porque es el hogar, en la familia, delante de la comunidad, como estamos celebrando, los padres, padrinos, abuelos / as, tías, nos educan en la fe y en los valores cristianos.

Es el Bautismo el sacramento más lindo que nos da la Iglesia, para tomarnos conciencia de nuestra dignidad, como hijas e hijos de Dios. Tomamos una vela, la que está encendida de la Luz, la principal que tiene en la mesa, y la entrega con la ayuda de la mamá, a la pequeña, significando que ella es luz y presencia de Dios en medio de nosotros, su familia , la luz que tiene de permanecer encendida, a lo largo de su vida.

Ana, es un mensaje enviado del Cielo. Ella tiene una misión que cumplir, aquí estamos para decir que no estamos solos, que nos acompañamos, que nos apoyamos y estamos solidarios / como, en su misión de darnos a conocer la imagen de Dios, hecho ternura y amor en medio de nosotros / como.

Preguntamos: ustedes, padres, padrinos, abuelos, tías, tíos, amigos / como se compromete a proteger, velar y cuidar por Ana?

Respuesta: Nos comprometemos!

Ustedes, padres, padrinos abuelos, tías, tíos, otros familiares y amigos, se comprometen a vigilar y cuidar para que Ana sea instruida en la FE, en los valores y principios del cristianismo?

Respuesta: Nos comprometemos!

Los padres de la niña, la bautizan. Su padre, es Pastor de la Iglesia Unitaria, compartimos con él, nuestra fe y valores cristianos.

Hemos ungido a la niña, explicando en que consiste la Unidad con el Oleo: Se trata de las personas importantes; emperadores y reyes. Ana es para nosotros / as tambien una persona importante, ella bautizada es declarada: sacerdote, profeta y servidora.

Ungimos su cabeza, para que no falte la Sabiduría, mar creativa, y siempre de pensamientos positivos.

Ungimos su corazón, para que no falte el Amor, y la Ternura.

Ungimos sus manos, para que sean manos cuidadoras, tiernas, energía sanadora y equipadaras.

Ungimos sus pies, para qué nunca se puede usar, dando Paz, Amor y Reconciliación.

Los abuelos, también pasaron a tener una nueva, reforzando todos los mejores deseos para ella.

Una amiga querida de la familia, pide la palabra y vivamente emocionada, nos comparte el regalo que ella ha querido traer para la pequeña, derrama sobre ella y todos los presentes, pidiendo cerrar los ojos, y concentrarnos en la Presencia Divina, que habita en nuestro interior, nos ama y protege …

Luego de la comunidad, hemos proclamado nuestro Credo, de manera espontánea y libre, anunciado que crece en un Dios Todopoderoso, Creador del Cielo y la Tierra, que es amor, que es Ternura, que nos arropa y protege!

Terminamos con una bendición cósmica: Desde el corazón del Cielo, al Corazón de la Tierra, al corazón de las yeguas, al corazón de las mareas, que tu Presencia Divina nunca nos falte. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Terminada la ceremonia, pasamos a compartir las bendiciones del Cielo y de la Tierra en una buena comida, la torta y el vino, agradeciendo a Dios el reencuentro de toda la familia, es un disfrute fraterno, familiar, alegre, positivo, como todo el ambiente positivo que nos rodeaba en el lugar de hospedaje y celebración.

INFORME GRÁFICO DE LA CELEBRACIÓN (FOTOS QUE ESPERAMOS COMPARTIR MAS ADELANTE.

 

* Presbitera Católica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: