Somos un Movimiento Internacional dentro de la Iglesia Católica, en la búsqueda de Justicia e igualdad para mujeres y hombres en la inclusividad según la propuesta de Jesús de Nazaret

Algo de Historia, para reflexionar.

Nosotras las mujeres, siempre hemos sido un ejemplo en el cumplimiento de las normas, expertas en el cumplimiento de manuales y folletos de comportamiento, aunque en realidad hemos sido las “peores” en cumplir normas, leyes, cánones, constituciones, hemos aprendido a ocultar aquellas acciones que se ponen como prohibidas, pero que en realidad hemos superado, por un profundo deseo de vivir la libertad, la verdad y la igualdad. Algunos ejemplos que nos permiten comprender estas afirmaciones las tenemos en mujeres que como aquellas que en la medievalidad y modernidad para poder publicar sus obras asumieron el nombre de un varón, aquellas Cumplidoras de la ley.

Déjenme decirles que, en todas las normas prescritas por el género masculino, hemos sido nosotras las que hemos aceptado sin chistar los preceptos e imposiciones establecidas como verdades de obligatorio cumplimiento. Todas esas leyes han sido para que, de manera “especial”, nos comportemos bien, además para que la sociedad y la religión, se vayan desarrollando como ha sido dispuesto.

Muchas no conocemos dichos códigos o normas, nos las han manifestado casi siempre de palabra, con un grito, una nota, o de una vez la sanción, el golpe, la tortura, la violación o el feminicidio

La situación aquí no es contra el género masculino, menos contra el Papa o la Iglesia. No hay culpabilidad, ellos viven la formación que les dieron, incluso nosotras con esa misma formación recibida, les hemos apoyado y nos vamos contra nosotras mismas. Cada vez descubrimos y encontramos varones “feministas” que se solidarizan y apoyan nuestra causa de justicia y equidad, tanto dentro de la Sociedad como de la Iglesia institucional. Me emociono y quisiera cantar sus nombres con alegría.

Para nosotras las “peores” de todas, como mujeres creyentes, no existe sino un solo código, el del Amor expresado en el Evangelio. Aquí no cuenta tener una Personería Jurídica, como legalidad, que nos avale como tal, pues en este momento según las normas expuestas lo que hacemos es “ilegal” y más cuando, es desde el referente de justicia se quiere hacer legal y consciente, en favor de las mujeres. Cuándo entenderemos que la “Personeria Jurídica” para las mujeres ha sido y es nuestro Bautismo?

Nos duele en el alma darnos cuenta que existen mujeres, aunque de muy buena voluntad, critican el que contemos y aceptemos con el apoyo de “masculinos” que nos ofrecen su solidaridad a la causa. Lo que nos hace pensar que no se ha entendido lo que es el concepto de incluir y ser incluyentes. Reconocemos que estamos muy verdes para llegar a la unidad, pues no vacilamos en desacreditarnos, destruyéndonos las unas a las otras, sembrando divisiones, levantando muros y fronteras. No en vano, ha dicho Francisco, que “el feminismo es un machismo con faldas”. ¿Pero, acaso, será tan malo el “feminismo” como tal, no será más bien eso “un hembrismo”?

Error ha sido la confección de las leyes y normas que no se han realizado para proteger a la mujer, y mucho menos sin consultar o tenido en cuenta. Se tiene que reconocer y afirmar desde aquí que los logros de las mujeres han sido siempre conseguidos luchando para que brille la justicia, rompiendo leyes, normas y códigos que no nos favorecen, como ha sido y es el conocido Código Napoleónico que nos niega el derecho a manejar nuestros propios recursos, recordemos las historias de abuelas y madres al respecto, y esto es solo un ejemplo, reflejo que vivimos y sentimos en la aplicación del Código de Derecho Canónico el Código 1024. que pretende aislarnos de nuestras responsabilidades en el papel de la Iglesia.

Si escrudiñamos las Escrituras Antiguo y Nuevo Testamento, nos encontramos con mujeres luchadoras siempre protectoras de la vida, valga la pena mencionar, las parteras de Egipto, Débora, Nohemí y Ruth, Hulda, Ester, la madre de Sansón, la Madre de los Macabeos; muchas de ellas sin nombre tan siquiera, solo se les menciona como esposa de fulano. Lo mismo en N.T. ¿quién nos habla del valor y el mérito del Magnificat, sino Maria la Madre de Jesús? Todavía no se le ha dado el crédito suficiente al papel de María, en la formación de las Primeras Comunidades del cristianismo y de la Iglesia, como fue su presencia en el Encuentro de Pentecostés, junto con otras mujeres. Hechos 2:1-21. Texto que casi ni se menciona, y menos para hacer énfasis de la presencia visible en la construcción inicial de la Iglesia.

Conocemos la historia de los celos y la división entre Pedro y la Magdalena, narrada en los Evangelios Apócrifos. División que subyace aún entre nosotros. De ahí, que las mujeres no seamos dignas de ser representantes de Dios en la Tierra, como dicen que lo es el varón, negando Génesis 1:27. También, las divisiones de Pedro y Pablo. La Escritura dice: “creó al hombre a su imagen y semejanza”. ¿Qué conocemos de traducciones, de la misma lengua de Jesús (el Arameo)? Situación que hace más difícil nuestra compresión a la Palabra de Dios, ya que nos toca depender de traductores.

Es triste que a estas alturas de la Historia, todavía tengamos que escuchar acerca de envidias, polarización que hacen más distante la Unidad, tanto entre mujeres como varones. Porque todavía nos pesa mucho el patriarcado y sin querer, usamos las mismas estrategias y armas del sistema, contra nosotras mismas.

Si queremos el cambio en la Sociedad, Cultura e Iglesia, empecemos por cada de una/o de nosotras/os mismas si deberás queremos la Unidad, y hacer posible el Reino de Dios entre nosotros/as.

“para que todos sean uno. Como tú, oh Padre, estás en mí y yo en ti, que también ellos estén en nosotros, para que el mundo crea que tú me enviaste”. Juan 17:21

FELIZ DÍA DE LA MUJER, CADA VEZ MÁS UNIDAS!!! SIN LOS RESABIOS MACHISTAS.

*Presbitera católica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: