Somos un Movimiento Internacional dentro de la Iglesia Católica, en la búsqueda de Justicia e igualdad para mujeres y hombres en la inclusividad según la propuesta de Jesús de Nazaret

Archivo para la Categoría "Liturgia y Pastoral"

COLOMBIA-MEDELLIN: Celebrando en Casa-Iglesia,el dia del Buen Pastor y el dia de la Madre. ARCWP. (Mayo 12/19)

 

Con anticipación Juan Esteban me llamó, para decirme que la abuela, -la señora Carmen Tulia-, queria se le celebrara un Eucaristia, con su familia en la casa. Ví que podia el domingo, y me dí cuenta que coincidia con el Dia de la Madre y el Buen Pastor. La familia aceptó, lo vio muy bien, aprovechar que estaban varios de sus hijos reunidas celebrando el Dia de la Madre.

Nos reunimos a partir de las 5pm. Aunque ya me conocían de una celebración anterior, les dije, que tenia novedades para compartir en esta celebración. Teniamos presente a la abuela, y a Amparo la madre de Juan, les comenté que como la abuela, era la que habia pedido el servicio, a ella le iba a solicitar que me revistiera. ¿Por qué? porque son los laicos, los que empoderados de su papel en la Iglesia, solicitan la celebración.

La abuela, la señora Carmen Tulia, se apresura a revestime, entendiendo ¿por que? lo esta haciendo.
He invitado a la abuela, a concelebrar conmigo en el Altar. ¿Por qué ? Porque ella, asi mismo Amparo estarán conmigo en el Altar, presentandolas ante su familia, diciendo: Ellas, tambien recibieron el Bautismo, la sacramentalidad no es para unos si y otros no, además ellas son las que en sus hogares han conservado la fe y enseñado los valores cristianos.
Colocando la estola a la señora Amparo.
Invitando a iniciar la celebración y preguntando que queremos celebrar y por qué: Acción de gracias, y pedir por las necesidades de la familia, fueron diciendo…hasta Emiliano el niño, pidio por sus necesidades en el colegio.

Comparto y explico los origenes de la celebración Eucaristica. De cara al Evangelio, comentamos, como nuestras abuelas y madres se asemejan al Buen Pastora, capaz de dar la vida por sus hijos. Y como esas abuelas y madres no mueren, porque ellas siguen presentes en nosotras/os.

Una vez realizadas las oraciones del inicio, y haber comentado lo que significaban para primeras lecturas, pasamos a la lectura del Evangelio después de pedirles que escucharan lo que le iba a decir a Juan Esteban: “Purifica Señor nuestros labios y corazón, a fin de que anunciemos tu Evangelio, digna y honestamente”.

Las mujeres tomamos sitio en el Altar y nos disponemos a celebrar.

Los niños no podían faltar. Ahi esta Juana, y trepado en la silla no se quiere perder nada se encuentra Emiliano. Amparo esta pendiente de que se eche el vino en el cáliz.

Motivando para el momento especial de la Eucaristia. “Santifica estos dones, fruto del trabajo de mujeres y hombres…”

“Todo es Tuyo, Dios, y de lo que es Tuyo te damos”

Estamos en la Plegaria Eucaristía.

La Comunidad presente, extiende sus manos y repiten con la celebrante las palabras de la Consagración. ¿Por qué lo hacemos? Porque estamos haciendo nuestro compromiso igual que Jesús de entregarnos al servicio, de compromoternos en ayudar al otro/a y el desafío y mandato fue para mujeres y hombres: “Hagan esto en Memoria Mía” Lucas 22:19

“Los dones de Dios, para el Pueblo de Dios, pan y vino, entregado a ustedes, tomenlos, con fe y agradecimientos. Ellos son para nuestra liberación.”

Las dos mujeres mayores del grupo, abuela y madre, reparten la comunión entre sus hijos y nietos. Aqui Amparo dandole el cáliz a su hijo Juan.
Quienes hemos preparado, y servido en la celebración, somos las últimas en comulgar…

Terminada la Eucaristia, nos disponemos a limpiar los elementos empleados, la señora Carmen Tulia, observa muy cuidadosamente. Hacemos la oración final, bendecimos. He invitamos: “Salgamos con gozo al mundo, a anunciar el Evangelio.

Remitido ale-mail

Anuncios

UNA INQUIETUD MARIANA. Olga Lucia Álvarez Benjumea*

Nos estamos aproximando al mes de mayo, mes para conocer y dar gracias a María, la Madre de Jesús.

Me acerqué a María, con el interés de conocerla personalmente. Pues las imágenes que me han presentado de ella, ninguna corresponde a su identidad como mujer judía, Madre de Jesús y nazarena.

Ella misma, no está muy contenta con la forma y estilo en que la han venido mostrado, esta que se quiere bajar de estos pedestales, esa ropa cargada de oro, plata y perlas, la hacen sentir muy incómoda, el cetro y la corona le pesan.

Mucha, pero mucha gente, la tienen acosada pidiéndole favores, su casillero ya se desborda, tiene fisuras y se revienta, ya Ella, hizo lo que tenía que hacer y lo hizo muy bien hecho. No solo nos enseñó su fiel obediencia al Padre (Dios) aceptando ser la Madre de Jesús, sino que se empoderó de su papel como tal, y como mujer que sabía cuál era su papel y oficio, como mujer y profeta, en la sociedad patriarcal-machista que le tocó vivir.

María como mujer, no solo fue esposa y madre, sino una mujer profeta. Dentro de la realidad que le tocó vivir; el sufrimiento de su pueblo, bajo un emperador (Cesar) hecho tirano, dictador y un rey sicario y homicida (Herodes). Ella, vivió en carne propia la tiranía del imperio romano.

¿Por qué ese afán de mostrarnos a María, como mujer sumisa? Se sabe que Ella, es nuestra lideresa, nuestro ejemplo a seguir, nuestra modelo.

Es Ella, la primera mujer sacerdote (presbitera) que lleva en su seno a su Hijo Jesús, el Liberador, cual custodia misionera.

Es Ella, la mujer rebelde, indignada ante la injusticia y el sufrimiento de su pueblo. Es Ella, la que nos libera de normas, leyes y dogmas, llevando, y mostrándonos la Buena Nueva, que palpita en sus entrañas, y hace saltar de gozo a quien a Ella se acerca (Juan El Bautista).

Es Ella, la mujer que conoce, investiga y nos enseña, la Escritura Sagrada, que su tío político el Sumo Sacerdote Zacarías, en sus manos deja.

Es Ella, la que se apropia de las palabras del Profeta Isaías, y con dignidad serena, a su prima Isabel se revela como mujer inconforme, mujer que protesta, mujer profeta, y de sus labios sale el Canto del Magníficat, (Lucas 1:46-55) que a muchas/os asusta, porque le ven como una arenga.

Es Ella, quien convoca, es Ella, quien da confianza, a las discipulas/os con su presencia.  Fue Ella la primera en el Salón del Cenáculo, junto con sus amigas (Hechos 1:14), y amigos seguidores de Jesús, en aquel Pentecostés, dando inicio a la Iglesia Pueblo de Dios. Por eso Ella, ha sido y es llamada Madre de la Iglesia Pueblo de Dios.

Que sea el mes de mayo, el mes para conocer de María, su identidad, su personalidad, su maternidad, su dignidad, como mujer rebelde y de protesta ante las injusticias.

¡Salve Maria! Te ofrezco mis rosarios hechos Magníficat, para aprender de tu experiencia, de tu compromiso y testimonio, sin clericalismos, sin templos, allí donde viven nuestros hermanos/as, víctimas del desalojo, del desempleo, del sectarismo, del fundamentalismo, marginados, y excluidos de la injusticia.

CANTO DEL MAGNIFICAT

(Lc 1, 46-55)

Proclama mi alma la grandeza del Señor, se alegra mi espíritu en Dios, mi liberador; porque ha mirado la humillación de su esclava.

Desde ahora me felicitarán todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:su nombre es santo, y su misericordia llega a sus fieles de generación en generación.

El hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón, derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes, a los hambrientos los colma de bienes y a los ricos los despide vacíos.

Auxilia a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia -como lo había prometido a nuestros padres- en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.”

¡Salve María! Liberadora nuestra! Tu vida es Buena Nueva, es novedad, tu vida es compromiso y desafío para vivir y anunciar el Evangelio, pleno de energía divina, de gozo y liberación. (Lucas 16:16)

*Presbitera católica

ARCWP-SURAMERICA: PRESBITERAS CELEBRANDO LA EUCARISTIA EN CASA-IGLESIA

 


Nos alegra compartir las diferentes actividades que han venido desarrollando nuestras compañeras presbiteras en sus sitios donde se encuentran: Popayán, (Cauca) Piedecuesta (Santander del Sur-COLOMBIA.

Reverenda Maria Teresa Martinez Maldonado

Rvdda. Maria Teresa celebrando en casa-iglesia

Revda Blanca Azucena Caicedo

Celebrando la Eucaristia en casa-iglesia en Piedecuesta.

Revda Blanca Cecilia Santana, en Popayán, celebrando la Eucaristia en la vereda Culumbito, con vecinos y amigos, en casa-iglesia

 

Comunicado de prensa: Mujeres sacerdotes católicas ofrecen esperanza durante la crisis de abuso sexual, 6 de febrero de 2019

This image has an empty alt attribute; its file name is 479ed-arcwp_logo_color-02.jpg

Contactos: 
Bridget Mary Meehan ARCWP703-505-0004sofiabmm@aol.com 
Janice Sevre Duszynska ARCWP
859-684-4247
rhythmsofthedance1@gmail.com

Olga Lucia Álvarez Benjumera ARCWP-SURAMERICA

apcrsuramerica@gmail.com

Las presbíteras católicas romanas están viviendo una iglesia renovada y le ofrecen sanación a todas las personas durante esta crisis de abuso sexual.

En la medida en que el Papa Francisco  envuelve a la jerarquía en una cumbre durante el mes de febrero de 2019 en Roma para lidiar la crisis de abuso sexual en la Iglesia, nosotras las presbíteras seguimos ofreciendo una estructura nueva con comunidades nuevas incluyentes y una manera nueva de ser Iglesia.

Les damos la bienvenida a todos para que asistan a nuestras comunidades de culto y reciban la comunión.  Ofrecemos un modelo de ministerio nuevo como solución para lidiar con la prevención del abuso sexual en un futuro.  Las mujeres como presbíteras ofrecen comunidades católicas romanas de culto que están dirigidas por el pueblo de Dios.

Tenemos más de 15 años de experiencia ofreciendo un nuevo tipo de sacerdocio que es católico romano, igualitario, en evolución, místico e impulsado por la justicia social. Nuestras experiencias  como presbíteras ofrecen liturgias significativas e incluyentes (misas) en comunidades pequeñas de base que atraen a los jóvenes.

Presidimos en ceremonias de bautismos y bodas que no siempre ocurren en un entorno eclesial sino que se pueden llevar a cabo al aire libre o incluso en una playa. Estamos comprometidas con la creación de la conciencia social y trabajamos con los desamparados ofreciéndoles una vida mejor y una dirección espiritual para mencionar solamente algunos de nuestros ministerios.

Somos un testimonio creciente de una Iglesia más moderna y como señal de los tiempos que  erradicará cualquier abuso sexual futuro.  Nuestras Obispas no controlan a las personas que sirven sino que son las personas las que toman las decisiones y obviamente las mujeres son una parte integral del liderazgo. Nuestras presbíteras son responsables ante sus comunidades de manera que el  abuso sexual por sacerdotes (presbíteros) no está presente en nuestro nuevo modelo.

Creemos que Jesucristo hizo lo más que pudo en su época para tratar a las mujeres como iguales y la iglesia actual dirigida por los hombres tiene que honrar la forma en que Jesús trató a las mujeres y al pueblo que sirvió.

Para ponerlo de forma muy simple, los abusos sexuales que han ocurrido en la Iglesia y que todavía se están llevando a cabo nunca hubieran ocurrido hasta el grado que lo han hecho si las mujeres hubieran estado involucradas en el ministerio presbiteral y el liderazgo igual en la Iglesia. Ya es hora desde hace mucho tiempo de que el liderazgo masculino de la Iglesia reconozca nuestra sabiduría como presbíteras que ya están sirviendo al pueblo de Dios y pedir nuestra ayuda para resolver este enredo en que los hombres se han metido.

 

MEDELLIN-COLOMBIA. CELEBRANDO LA NAVIDAD, CON LOS NIÑOS, SUS ABUELAS Y MADRES DE LA CORPORACIÓN PRIMAVERA, EN EL BARRIO LOVAINA. OLGA LUCIA ÁLVAREZ BENJUMEA. ARCWP. *

Durante el año, ellos han tenido los servicios de la Corporación, a través de la Biblioteca, y Recreación. Las madres de estos niños, venidas de la experiencia de la prostitución.  Con ellas, también la Corporación ha venido desarrollando sus proyectos de capacitación, reinserción y dignificación, dando esperanzas y generando una fresca y nueva primavera en sus vidas. Eran más de 60 niños/as. Lindo bullicio y algarabía solo propios de la edad, que nos invitan a vivir con alegría esta Navidad. Iniciamos la Eucaristía, con un Villancico, cantado por Luisa y los niños/as. Antes de iniciar, hemos preguntado a los pequeños asistentes, si ellos han visto a las mujeres como sacerdotes en la Iglesia. Respuesta todos en coro: ¡Nooooo!!! ¿Ustedes creen que eso es justo? Respuesta unánime: ¡Noooo! ¿Por qué creen que no es justo? Respuesta generalizada: Porque somos hijos de Dios, mujeres y hombres con los mismos derechos. A esta respuesta que nos dejó impactadas/os, además no nos la esperábamos, porque aquí no había nada preparado, ni para hacer las preguntas, y menos entrenamiento para las respuestas! Ante esta respuesta, agregamos: Cierto somos Hijas / os de Dios, y hemos sido bautizados / as. Preguntamos, si querían que nos revistiéramos: Respuesta total: ¡Siiii! Como es el pueblo de Dios, quien nos pide el servicio, pedimos a dos de ellos, un niño y una niña, que por favor vinieran y nos ayudara a revestir. Pedimos a otros niños/as, quién quería servir el vino y el agua. Para todas estas actividades, nos sobraron manitos levantadas para querer participar. REPORTE GRÁFICO DE LOS PARTICIPANTES Y ASISTENTES, NO HAY FOTOS DE LO AQUÍ NARRADO, PORQUE ESTA ES UNA EXPERIENCIA PARA VIVIRLA Y GRACIAS A DIOS PORQUE LA PRIMAVERA ECLESIAL, SE SIENTE QUE LLEGA:
La Laura, les invita a hacer silencio, y empieza motivando les a cantar un Villancico.
*Presbitera católica romana.

CADA EUCARISTIA ES UNA PASCUA, ES LIBERACIÓN.Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*

A partir del siglo III y a través de una serie de vicisitudes históricas que afectan a la Iglesia y a los cristianos, se produjeron cambios de todo tipo que vinieron a afectar a la dirección y sentido primigenio del proyecto de Jesús de Nazareth, al menos en la forma de presentar dicho proyecto. Hay que resaltar que el mismo arameo, que era la lengua de Jesús, se perdió y por ello no conocemos cuáles fueron las palabras auténticas de Jesús en el Evangelio.
La Cena del Señor, que primitivamente fue una comida, comienza a transformarse, y poco a poco va perdiendo la forma y esencia de lo que hizo Jesús y que, en un primer momento, hicieron también las primeras comunidades cristianas. La Cena se fue convirtiendo en un rito en el que difícilmente era posible reconocer aquella cena de Jesús con sus discípul@s. Durante siglos, la Eucaristía se celebró de espaldas al pueblo y en una lengua que era ajena al modo de ser y expresarse de la gente corriente.
Sólo con la celebración del Vaticano II se plantea la necesidad de cambios profundos en los modos y formas de celebrar la Eucaristía, que dicho sea de paso, había cambiado hasta su nombre. La Cena del Señor pasó a ser denominada como Misa, y en el mejor de los  casos, Eucaristía.
Podemos así, de una manera muy somera, comprender que no nos sea extraño que de la Eucaristía no haya quedado sino un rito repetitivo.
Recordemos que Jesús, invitó a sus amigos (mujeres y hombres) a celebrar la Pascua, en aquella Cena, que para los cristianos pasaría a ser la Primera Cena con el Maestro de Nazaret, y que se celebró casi con seguridad siguiendo el rito judío.
En dicha celebración de la Pascua se recordaba y agradecía a Dios por lo vivido por el pueblo de Israel en su Éxodo de Egipto. El pasado, por duro que haya sido hay que recordarlo con alegría, y agradecimiento a Dios, porque es en esos momentos de dificultad en los que más crecemos según la imagen de Dios y maduramos, nos dignificamos y nos acercamos a Dios.
En esta celebración de la Pascua se sabe que tomaban yerbas amargas, miel de abejas, pan y vino. Cada uno de estos elementos con un profundo significado simbólico. Las yerbas amargas, significaban el sufrimiento impreso en el sabor amargo; la miel de abeja, endulzaba y suavizaba el amargo sufrimiento; la esperanza, hacia disfrutar el calor y ternura en la vida.  El pan partido y compartido entre amigos, en la comunidad, implica compartir aquellas necesidades y debilidades humanas, que tod@s de una u otra forma hemos experimentado, y es aquí, en esa experiencia donde cobran pleno sentido las palabras: “Este es mi Cuerpo, esta es mi Sangre”.
Recordar este pasado, compartirlo entre l@s amig@s y en la Comunidad, es disfrutar y generar la admiración y respeto entre herman@s, fortaleciendo los lazos de solidaridad y relaciones humanas fraternas. Por eso es una Celebración Pascual, eso es anunciar la Resurrección hasta que Él vuelva, por eso proclamamos este gran misterio y lo anunciamos.
Cada Eucaristía es una Pascua, es liberación, es un paso hacia adelante, es un cambio, es conversión, es novedad, por eso después de cada Eucaristía, no podemos seguir siendo iguales. ¿Qué nos hace falta para liberarnos y ser felices?
Para entender el valor, la fuerza y el sentido de la Eucaristía, tenemos que recuperar el mensaje de Jesús de Nazareth. ¿Cómo? Orando, reflexionando, compartiendo y actuando en comunidad. Solo así iniciando el cambio entre nosotr@s mism@s seremos capaces de cambiar, situaciones dolorosas en nuestras familias, hogares, vecinos, el edificio, unidades cerradas, el barrio, nuestros pueblos, ciudades, el país y el mundo entero.
“Aun, el hecho que todos pueden comer y beber y disfrutar el bien que resulta de todo su trabajo, es un regalo de Elohim”=Dios [23] Eclesiastés 
En referencia a lo indicado anteriormente sería bueno dedicar  un largo tiempo a leer, reflexionar y orar el texto de Pablo en 1ª. Corintios 11
“Ahora bien, con lo que ahora les voy a decir no los felicito, ya que sus reuniones les causan más daño que ayuda. En primer lugar, he oído que cuando se reúnen como iglesia, hay divisiones entre ustedes, y me temo que hasta cierto punto sea verdad. No hay duda de que habrá diferencias entre ustedes. Así es como se identifica a los que son aprobados. Cuando ustedes se reúnen, en realidad no están compartiendo la Cena del Señor, porque cada uno come sin esperar a los demás. Entonces, unos quedan con hambre, mientras otros beben hasta emborracharse. ¿Acaso no tienen casa donde comer y beber? ¿Es que menosprecian a la iglesia de Dios y quieren humillar a los que no tienen nada? ¿Qué quieren que les diga? ¿Que los felicito? Eso no merece ninguna felicitación.”
*Presbitera católica
 

MOLINEROS-ATLANTICO. REFLEXIÓN Y ORACION, UNGIENDO A ENCO CON EL OLEO DE LA VIDA Y LA SALUD EN SU CUMPLEAÑOS. Olga Lucia Álvarez Benjumea ARCWP*

Molineros, Octubre 27/18 La Comunidad me ha pedido ungir a nuestra hermana Enco, en su cumpleaños, no lo hago yo sola como presidiendo el Rito, he invitado a los participantes a que lo hicieran conmigo y expresaran sus sentimientos de gratitud y admiración hacia esta hija, hermana, y abuela.

ASPECTOS DEL RITO DE LA UNCIÓN CON EL OLEO DE LA VIDA

Y LA SALUD:

La hija mayor, hermosamente, unge a su madre. Fue un momento precioso!

Familiares y amigos se preparan para pasar a ungir a Enco, en su cumpleaños.

 

Tuvimos cantos de alabanza, animados por Tere Garcia, hermana de Enco.

Fue muy emocionante, ver como papá, mamá, hermanos/as fueron pasando uno por uno, a ungir a Enco agradecerle su buena relación con la familia, su testimonio y coraje, a lo largo de la vida. Ungíamos a Enco, con oleo, en señal de reconocimiento en ella, como una de las personas importantes dentro de la familia.

*Presbitera católica romana.

Nube de etiquetas