Somos un Movimiento Internacional dentro de la Iglesia Católica, en la búsqueda de Justicia e igualdad para mujeres y hombres en la inclusividad según la propuesta de Jesús de Nazaret

Molineros, Octubre 27/18 La Comunidad me ha pedido ungir a nuestra hermana Enco, en su cumpleaños, no lo hago yo sola como presidiendo el Rito, he invitado a los participantes a que lo hicieran conmigo y expresaran sus sentimientos de gratitud y admiración hacia esta hija, hermana, y abuela.

ASPECTOS DEL RITO DE LA UNCIÓN CON EL OLEO DE LA VIDA

Y LA SALUD:

La hija mayor, hermosamente, unge a su madre. Fue un momento precioso!

Familiares y amigos se preparan para pasar a ungir a Enco, en su cumpleaños.

 

Tuvimos cantos de alabanza, animados por Tere Garcia, hermana de Enco.

Fue muy emocionante, ver como papá, mamá, hermanos/as fueron pasando uno por uno, a ungir a Enco agradecerle su buena relación con la familia, su testimonio y coraje, a lo largo de la vida. Ungíamos a Enco, con oleo, en señal de reconocimiento en ella, como una de las personas importantes dentro de la familia.

*Presbitera católica romana.

Anuncios

El 11 de Diciembre 2010, en la ciudad de Sarasota, Fl, fui ordenada presbitera dentro de la Iglesia Católica Romana, por la obispa Bridget Mary Meehan, en compañía de mis hermanas presbiteras y la presencia de la Comunidad Afro del Buen Pastor, que venían acompañados de las Rvdas Judy Beaumont y Judy Lee.  Sigue viva en mi la emoción que sentí al verles, pues para mi eran la presencia de mi familia y mis hermanos afro, tanto del Pacifico, como del Atlántico.

No me era ajena la víspera de la celebración de la fiesta de la Virgen Morena, Nuestra Señora de Guadalupe patrona de América.

Resultado de imagen para iMAGEN DE LA VIRGEN DE GUADALUPE

Añoraba celebrar con Ella, agradecerle su testimonio y coraje, como la primera mujer presbitera, que llevó a Jesús en sus entrañas y nos lo entregó: “este es mi Cuerpo, esta es mi Sangre…”

Con mi madre y la familia, le honramos con la devoción del Rosario en familia, sé que Ella, nos lo ha agradecido siempre.

Es Ella, como mujer presbitera, la que hoy me desafía a vivir, proclamar, anunciar y denunciar, lo que conocemos como Canto del Magníficat.

Es Ella, con los pies en la tierra, denunciando el sufrimiento y la realidad de su pueblo, no mujer tímida, ignorante. Ella, había aprendido en el Templo con su tío político Zacarías, Sumo Sacerdote (esposo de Isabel) hacer el análisis de la realidad en su tiempo, el cual la hace conocer las torturas y opresión de su pueblo, y ante su sensibilidad humana, no puede quedarse callada. Es Ella, la que reacciona a diferencia de los Sumos Sacerdotes, que habían escuchado en el Templo, las mismas enseñanzas de Zacarías.

Ella, vivió y conoció la opresión, humillación y marginación de la mujer en su tiempo. Ella misma, si José no la protege, hubiera sido apedreada hasta la muerte.

No se quedó callada, no se escondió. Salió por caminos peligrosos, minado por bandas delincuenciales, asaltadores de caminos, los atravesó, para llegar a hasta donde su prima y anunciarle la Buena Nueva, que llevaba en sus entrañas.

Ella sabe que el Espíritu de Dios, la Ruah, está en Ella y con Ella, haciendo vibrar su ser femenino en sed de Justicia y Vida. Ella le conoce, le siente y le descubre en su interior, con gozo y dignidad proclama:

“Desde ahora me felicitarán todas las generaciones porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí.”

Es esa fuerza divina, que no puede esconder, la que la impulsa y mueve, anunciar el Evangelio.

Es Ella, la que denuncia la corrupción del Imperio Judeo-romano, y como mujer sacerdote, profetisa:

Él hace proezas con su brazo, dispersa a los soberbios de corazón. Derriba del trono a los poderosos y enaltece a los humildes. A los hambrientos los colma de bienes y a los ricos despide vacíos.”

Es Ella, María, mujer espejo, en la que me puedo mirar. Es Ella, la que me motiva a vivir mi sacerdocio, me interpela, me hace comprometer, me desafía, me empuja, me anima, me apoya, me guía.

¿Cómo no saludarla?:

Dios te salveMaría, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Jesús, ruega por nosotras/os, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.”

Gracias, Madre mía, me haces vibrar y vivir mi ministerio presbiteral femenino.

*Presbitera católica romana.

Este maravilloso grupo conocido como las Mujeres Espejo, como su nombre lo indica, nos reunimos para conocernos y apoyarnos las unas a las otras, para descubrirnos como espejos, el gozo y el sufrimiento de mi hermana es igual al mio. Lo que le pasa una, nos pasa a todas. En esta ocasión, estamos dando a conocer Historia de la Iglesia, y dando a conocer nuestro Movimiento Asociación de Presbiteras Católicas Romanas. Agradecemos la invitación y convocatoria a Rosiris Murillo nuestra hermana y anfitriona.
*Presbitera Católica Romana.
REPORTE GRÁFICO DE LA CELEBRACIÓN EN CASA-IGLESIA. EN CASA DE LORENZA RAMOS Y SU FAMILIA, CON OCASIÓN DE LA PASCUA DE SU ESPOSO HUMBERTO GARCIA.
La comunidad invocando la presencia de Dios, me pide presidir la Eucaristía, para celebrar la vida de Enco, con su familia.

Hago un breve resumen de la Historia de la Iglesia en Latinoamerica.

Valga la pena recordar, que el Consejo Episcopal Latinoamericano, nace antes que el Concilio Vaticano II, con el apoyo del Papa Pio XII, hombre abierto hacia la catolicidad.

Al terminar la segunda guerra mundial, el Mensaje de Navidad de Pio XII, había dejado huellas imborrables, dentro de la Iglesia, mensaje lleno de paz, y reconciliación que aún hoy nos llega:

“La Iglesia es un todo indivisible y universal. Supranacional porque abraza con un mismo amor a todas las naciones y a todos los pueblos (…), en ninguna parte es extranjera. Vive y se desarrolla en todos los países del mundo y todos los países del mundo contribuyen a su vida y desarrollo. En otros tiempos, la vida de la Iglesia en su aspecto visible desplegaba su vigor preferentemente en los países de la vieja Europa, desde donde se extendía, como río majestuoso, a lo que podría llamarse la periferia del mundo; hoy día, se presenta, al contrario, como un intercambio de vida y energía entre todos los miembros del Cuerpo Místico de Cristo sobre la Tierra”.

Siguiendo la Historia, el Celam tiene su primera reunión en 1954, juegan un papel muy importante, en la creación y fortalecimiento del CELAM, personalidades como; el Cardenal Antonio Samoré, ex Nuncio en Colombia,  Mons Manuel Larraín (obispo chileno de grata memoria) Dom Hélder Cámara (Brasil).

Son claras e inolvidables las recomendaciones que hizo Pio XII a los Obispos de América Latina, cuando les dijo:

“no malgastar valiosas energías, sino multiplicarlas con apropiada coordinación”, adoptar “nuevos métodos de apostolado” y abrir “caminos nuevos (…)”, acordando “un plan y un método concreto para poner por obra, con solicitud y competencia, todo cuanto exijan las necesidades de los tiempos”

Acontecía en ese entonces la Primera Conferencia General del Episcopado Latinoamericano.

Cuando Juan XXIII convocó al Concilio Vaticano II, fueron invitados y asistieron los Obispos de América Latina. Nuestros Obispos, se sintieron extraños y desconocidos, por cultura, lengua y costumbres.

Terminado el Concilio, Mons. Manuel Larraín, primer Presidente del CELAM, en diálogo con Pablo VI quien venía impulsando el fortalecimiento del mismo,  visto el impacto del Concilio Vaticano II, piden al Papa autorización para reunirse en lo que hoy conocemos como Celam-Medellín 1968. Propuesta no ajena a malos entendidos, pues no faltó quien dijera que se corría el peligro de un gran cisma.

Antes de celebrarse la IIa. Conferencia Episcopal Latinoamericana, en Medellin-68, en abril 21 al 27, en la población de Melgar-Colombia, tuvo ocasión el “Primer Encuentro Continental de misiones en América Latina”, convocado por Mons. Gerardo Valencia Cano, presidente del Departamento de Misiones del CELAM.

En su discurso inaugural, Mons. Gerardo Valencia Cano, de manera profética, y con todo el dolor y sentir en su carisma pastoral y misionero nos dejó dicho:

“Desde mis primeros contactos con las culturas indígenas del Vaupés tuve la inquietud de que los misioneros nos veíamos forzados muchas veces a intuir o improvisar nuestra acción pastoral, por falta de un mayor conocimiento antropológico. He tenido la impresión de que nuestra labor pastoral fracasa muchas veces por falta de un planteamiento adecuado. Continuamente he añorado el día en que pudiéramos afrontar juntos un estudio y reflexión a fondo de nuestra común problemática particular. Hoy puede ser el comienzo de ese nuevo día.”

Monseñor, comparte en este Encuentro, el que algo ha venido fallando en la evangelización.

El documento de Melgar, con sus conclusiones, no fue aprobado por Roma debido a las intrigas del Nuncio Sergio Pignedoli, quien informa, que lo acontecido allí, no había estado “dentro de las normas y doctrina de la Iglesia”.

Tanto en el Encuentro de Melgar, como en Medellín-68, era latente, ir dando a conocer e ir practicando las enseñanzas sugeridas en el Concilio Vaticano II, Gaudium Spes, Ad Gentes.

Dentro de la Iglesia, ha existido y existe una gran preocupación, por la Evangelización de nuestros pueblos, sin pretender atropellar, sus tradiciones, lenguas, cultura y costumbres. Desafortunamente aún nos falta mucho para aceptar que en la diversidad esta la unidad. Se da más importancia a las devociones foráneas, a la defensa del Santoral, dogmas y normas, que, al anuncio del Evangelio, en el esplendor del proyecto de Jesús de Nazareth.

Es así como en nuestro Movimiento, iluminado por la presencia de la Ruah, el Espíritu Santo, siguiendo las sugerencias de la Iglesia Católica, en el Concilio Vaticano II, Melgar y Medellín-68 reafirmándonos en el Evangelio, siguiendo el proyecto de Jesús de Nazareth, un grupo de mujeres afro, que han sentido el llamado vocacional al ministerio sacerdotal femenino, piden ser aceptadas y ordenadas en nuestro Movimiento, dentro de su tradición, cultura y costumbres, sin usar las vestimentas clericales conservando el rito de la Eucaristía en el momento de la consagración, dejando el resto de la celebración abierta a las formas y modos propios de su cultura.

Es el momento de permitir todo aquello, que en cierta forma ha sido rechazado y dejarlo entrar y expandirse tanto como nos sea posible, haciendo que se integre en el TODO. No permanezcamos neutr@s, es hora de definirnos.

*Presbitera Católica

La señora Prisciliana, se encontraba delicada de salud, y había soñado con una Eucaristía en su casa, con toda su familia. Es así como ella alcanzó a invitar a su familia y amistades, y pidio se hiciera chocolate y un sanduche de jamón y queso. Cuando llegamos, estaba haciendo una crisis y se le comentó que yo estaba ahí y que si queria la aplicación de la Unción de la Salud, dijo que sí. Cuando entré, me dijo: la estaba esperando…Le aplique la unión y una vez terminada me dijo: “Muchas gracias”. Estaba muy consciente, la llevaron a la Clinica de Urgencias y los invitados, nos quedamos en su casa, celebrando la Eucaristía.

REPORTE GRÁFICO DE ALGUNOS MOMENTOS DE LA EUCARISTÍA EN CASA DE LA SEÑORA PRISCILIANA ACEVEDO J.

Prisciliana Acevedo Jarana
La Comunidad presente, ha sido invitada a compartir y a concelebrar juntos diciendo las palabras de la Consagración.
Hemos invitado a las personas mayores de la Comunidad en esta caso a Gladys Acevedo (hermana de Prisciliana) y a su cuñado, que sean ellos quienes reparten la Eucaristía, en señal que han sido ellos en sus hogares, quienes han transmitido a la familia los valores y principios cristianos de nuestra fe.
Oración final, de la Eucaristía, invitando a los participantes, a seguir anunciando el Evangelio! *Presbitera Católica.

Nube de etiquetas